martes, 29 de diciembre de 2009

Nuevo articulo

Teneis nuevo artículo en www.diarioabierto.es "Gente ajena al PP"

Y felicidades. Por un año mejor!!!!!

lunes, 28 de diciembre de 2009

Fui feliz

Fui feliz como sólo saben serlo
los niños y los tontos.
Yo –y a las pruebas me remito-
pertenezco sin duda a la segunda
de las categorías.

Pero he sido feliz y no me importan
las causas ni razones que me hicieron
apurar esos tragos de la vida. Amé.
Y sé que algunas veces, como un sueño,
me amaron y me abrieron
el corazón y las piernas
maravillosas mujeres de piel
y carne y hueso. Y os recuerdo.

Cada instante recuerdo de vosotras,
las que hicisteis los días más azules
y las noches más cortas y más dulces.
Aquellas que dejasteis como espadas
vuestras heridas calientes en mi pecho.

Recuerdo a cada una que me distéis
esa felicidad de la inconsciencia,
la mirada de niño ante los cuerpos,
el calor en la punta de mis dedos.
Recuerdo a cada una y, sin embargo,
a ti, te quiero aún.
A tí que me arrancaste
toda felicidad cuando te fuiste.

lunes, 21 de diciembre de 2009

Cicerón espera la venganza de Antonio

No sé por qué me vienen esta noche,
mientras invoco el amor que un día te tuve,
las terribles palabras que dijera
Cicerón contra Antonio. Tal vez sea
que igual que el noble cónsul
nunca entró la traición
en mis planes contigo.

Pero no he de ocultar que un día te quise
en mi vida y mi cama,
lo mismo que si todo, ese amor nuestro,
fuera la historia más grande de la tierra.
Mas he sabido siempre que tus besos
las palabras de amor que me decías,
eran lo mismo que el discurso
de Marlon Brando ante el cuerpo
de César con su sangre
empapando el corazón de Roma.

Supe siempre, mi vida, que el amor
es el peor enemigo
que jamás tuvo el hombre.
Y que nunca se gana esa batalla.
Por eso me he entregado,
vencido mucho antes del combate,
con armas y bagajes,
a la clemencia dudosa de tus brazos.

Y ahora, tantos años
después,espero, retirado
igual que Cicerón,
la venganza de Antonio mientras bebo
una copa de olvido con ginebra.

miércoles, 16 de diciembre de 2009

La Clave 2

El próximo jueves, 17 de Diciembre,a las 22.00 horas Alfonso Rivero (Mr Soriver) intervendrá en La Clave, calle Calatrava, 6, en el ciclo de cantautores que se inició el jueves pasado con Manuel Cuesta.

Ya os he contado que un grupo de amigos, ayudados y con la magnífica colaboración de Mercedes y Lola, nos hemos lanzado a hacer un espacio donde la música y la poesía se encuentren.

El pasado jueves, la verdad es que la actuación de Manuel Cuesta fue un éxito. Muchos amigos, buen ambiente y las canciones de Manuel que estuvo genial. Os invito a que este jueves oxs deis un paseito por La Clave. Acaba pronto, a las 12 de la noche, con lo que tampoco hay que trasnochar mucho.

Os esperamos. merec la pena escuchar a Alfonso Rivero.

lunes, 14 de diciembre de 2009

Compañero de viaje

Casi todos los días lo encontraba
en el mismo autobús,
el mismo viaje.
Yo le escuchaba hablar con ese acento
tan dulce como el beso
del mejor desayuno.
Le oía platicar mientras él recordaba
el boliche
de Villa 21, los amigos,
la partida de truco, los pibes y la vieja.
Las noches de diciembre
en el portal de casa.

Era en realidad un soliloquio.
Pero todo
el autobús escuchaba y sonreía
y Argentina entraba en la mañana
se colaba, despacio,
entre el abrigo y la bufanda. Y yo soñaba
con aquella ciudad abierta y luminosa.
Nos contaba del miedo y la miseria,
de la crisis -¿sabés?-
que le rompió la vida.
“Porque allá en Buenos Aires, yo tenía,
un pequeño taller,
pero las cosas...”.

Y callaba, después, Y el autobús callaba
y, de pronto, se convertía en colectivo
recorriendo, cansado, Buenos Aires.
Ahora, nos decía, estaba regio:
un buen laburo,
y muy pronto
–su jefe se lo había prometido-
un contrato seguro y ya muy pronto,
los pibes y la vieja se vendrían.
“Y parece que todo,
al fin, se arregla. Ya le digo.
Cuestión de confianza”.

Cada mañana leo en el periódico
nuevas leyes contra los emigrantes.
Entonces pienso en él.Y ruego
al dios más piadoso
de cualquier religión que lo proteja
de las normas sin alma de los hombres.
Porque hoy se cumplen ya tres meses
desde la última vez que le escuchamos
decir que daba gusto
sentirse acá en España
igual que si estuviera en su Argentina.

jueves, 10 de diciembre de 2009

Aminatu Haidar

Podéis leer nuevo artículo en www.diarioabierto.es (enlace en la columna de al lado) sobre Aminatu Haidar

miércoles, 9 de diciembre de 2009

Conciertos en La Clave

De La Clave he hablado en otras ocasiones. En mi libro Historias de Madrid dedico un capítulo a Mercedes y Lola, dos amigas mías, que tienen abierta La Clave como lugar de encuentro, donde el corazón descansa entre conversaciones y música.

Está en la calle Calatrava, 6, al lado de la Fuentecilla, en la calle de Toledo. Yo os aconsejo que lo vistéis, que os dejeis caer cualquier noche por allí, pidais una copa y os senteis al amor de la conversación de Mercedes o con las risas de Lola y disfrutéis de La Clave.

El caso es que un grupo de amigos, abusando de la bondad de Mercedes y de Lola, hemos puesto en marcha un ciclo de cantautores y artistas que tendrá lugar los jueves en La Clave. Porque resulta que La Clave tiene una salón precioso, íntimo y acogedor, ideal para conciertos. Los precios serán populares. Justo para que el artista invitado se lleve unos euros como recuerdo de su presencia.

Este jueves, 10, será Manuel Cuesta quien a las 10 de la noche, compartirá con todos los que queramos acudir su poesía, su música, su magia. Cantará a nuestro oído y beberá esa cerveza de la amistad a nuestro lado.

Así que, nada. Os esperamos: La Clave. Calatrava, 6. a las 22.00 horas. Jueves 10.

sábado, 5 de diciembre de 2009

Ecocardiografía

El médico me dice que si quiero
ver mi corazón en movimiento.
Y veo en la pantalla el flujo de la sangre,
como un charco
de algún líquido extraño que no acierto
a identificar como algo propio. Oigo
un sonido de succión, como si fuera
el desagüe de algún lavabo en plena madrugada,
cuando el frío
del terrazo te sube desde los pies desnudos
y en la cama duerme una mujer desconocida.

Veo movimientos espasmódicos
y golpes de algo informe que me dicen
es mi pobre corazón viejo y cansado.
Mas no encuentro
por mucho que me empeño
ese suave latido
de amor cada vez que te encontraba.
Ni esa sangre
que besaste una tarde de mi espalda
cuando tus uñas buscaron en mi carne
ese fulgor de vida que creías
escondido al lado izquierdo de mi pecho.
Ni siquiera
soy capaz de encontrar en esa masa
que se mueve asustada y milagrosamente
las cicatrices de tanto amor perdido.

Y, sin embargo,
sigo creyendo que estas taquicardias,
la isquemia o las arterias obstruidas,
ese galope loco de la sangre,
en fin, que todo esto,
en el fondo no es más
que los destrozos
que causaste en mi corazón cuando te fuiste.

jueves, 3 de diciembre de 2009