lunes, 17 de diciembre de 2007

Propinas y conejos

Se está haciendo una montaña de arena de dos dos insensateces dichas por nuestros gobernantes: lo de que se coma conejo, dado el precio del cordero y otros productos navideños y lo de que los españoles estamos acostumbrados a dejar un euro de propina por un café. Tonterías, en el fondo. Gilipolleces. A estos políticos se les calienta la boca y sueltan cualquier chorrada.

La cosa no tendría demasiada importancia. Lo malo es que, al calor de estas palabras, se han dicho otras que han pasado desapercibidas. Yo no sé si Solbes deja un euro de propina por dos cafés, pero tengo para mí que los verdaderamente ricos suelen ser poco generosos en propinas. Somos los que no tenemos tantas posibilidades económicas los que, no sé por qué, solemos ser bastante generosos con la propina. debe de ser porque conocemos bien el valor de esas monedas cuando las dejamos en el platillo. No creo yo que la propina suba la inflación. Tonterías, insensateces, ya digo.

Más grave me parece que Solbes haya reconocido ahora que el euro supuso una subida del coste de la vida. Y ha añadido algo más grave. Ha dicho, más o menos, que él, cuando era comisario europeo lo negó porque no podía decir otra cosa, pero ahora sí, ahora reconoce que el euro supuso una fuerte subida del coste de la vida.

Me parece tremendo que todo un ministro reconozca, tranquilamente, que mintió pura y llanamente. Que engañó a los españoles y se quede tan ancho. Éste es un país donde la mentira está asumida, se acepta como práctica política y nada pasa. Mintió Solbes y lo reconoce ahora, no con ánimo de arrepentimiento, sino para justificar la subida de precios, para justificar que la inflación viene de muy atrás.

Nadie le ha criticado por ello. Las críticas, tan absurdas como su comentario, vienen por decir que se deja un euro de propina por dos cafés. Gilipolleces. Habrá quien deje un euro y quien no deje nada, pero eso poco influirá para que los precios hayan subido. Y eso lo sabemos todos. También es verdad que sus expresiones demuestran algo ya sabido: que los políticos viven en un mundo que no es el del hombre de la calle.

No sé qué comeré estas Navidades. Conejo seguro que no. Y poca gente lo hará. Pero lo que realmente me preocupa es que el hoy ministro de Economía reconozca que nos mintió hace años para convencernos de las bondades del euro. ¿En qué más nos está mintiendo ahora?


13 comentarios:

Brenda dijo...

El € tiene bondades, es un símbolo de la unificación europea. Pero yo veo el mundo de color de rosa.. no creo que nadie cene conejo siguiendo esos consejos, lo hará porque realmente lo piensa. Despellejar un conejo es demasiado doloroso para mí :)

Alicia dijo...

Con las declaraciones y confesiones de Pedro Solbes me he quedado un poco parada... pues yo le tenía en estima. No se puede creer en nadie.
Yo paso de comer conejo... prefiero una tortilla a la francesa!! Me gustaría ver quienes de la plana política actual cena conejo en estas fiestas... vamos y aunque el gobierno me responsabilice de que sube la inflacción yo a Mel le sigo dejando propina porque se la merece.

Beso

txilibrin dijo...

Yo ya me espero cualquier cosa de los políticos. Si mientes, NO LO RECONOZCAS, es como para mandarle a la M... Así van las cosas...

Paseando por tu nube dijo...

Llegado este punto, lo que me pregunto es simplemente, cuál es la única verdad que nos está contando en esta ocasión, son tan difíciles de entresacar de sus discursos plagados de mentiras. Existe en sus conciencias algún deber, para con el pueblo votante, trabajador, que comerá estas navidades, pavo, conejo, pollo o lo que con sacrificio den de sí sus euros.

CARMEN dijo...

Me considero bastante europeista, pero no tonta. Que el euro subió el coste de la vida, fué algo que todos teníamos claro. No hacía falta que Solbes saliera ahora dicíéndonos que mintió, era evidente que lo hizo.
En la comunidad en la que vivo, se miente a diario, creo que el lema es " miente, miente que algo queda ". Es triste pero al final después de tantos años te acostumbras o te mueres de la impotencia que sientes.
Yo si se que comeré el día de Navidad. Me toca guisotear para unos cuantos; seguro que conejo no, pués a mi no me gusta, preferiría como a dicho Alicia comer una tortilla a la francesa.
Un abrazo.

Gregorio Gordo dijo...

Muy buen artículo maestro. Solbes con lo del euro lo que ha hecho ha sido decir unos mesecillos mas tarde lo que todos sabíamos, o padecíamos mejor dicho, pero en un "contexto" diferente. También debe ser un problema de "contexto" lo de Rajoy anunciando bajadas de impuestos y a la vez subidas de 150 euros para los pensionistas. Osea lo de que el conejo sea grande, pero pese poquito. Como dirían en "Airbag", el contexto es el contexto. En cualquier caso, y para no llevarse decepciones, siempre es mejor creer en ideas y en la capacidad de las personas en transformar las cosas, que en nadie en particular, por mucha imagen que pueda dar alguien que se parece al abuelito de Heidi. Es mas, hacer igualitarismo entre todas las personas que actúan en política, viviendo de ella o no, es un discurso muy trabajado por los grandes partidos. Es mejor creo, evaluar las propuestas, sus posibilidades de cumplimiento, los antecedentes, y las acciones, que las imágenes y demás mercadotecnia electoral, mas que nada para no llevarse decepciones.
Un fuerte abrazo Rodolfo, y buen año entrante

CARMEN dijo...

Perdon por la falta en ha dicho.

Azul78 dijo...

Mentir... joder, si es que es norma no?... mienten todo el tiempo, o insinuan mentiras, o las dejan entrever...

La verdad se vende cara, y no creo que sea por el Euro... o quizá si, la inflación también afecte a eso...

El Euro, nos ha hecho ser una potencia según dicen... como pais, nuestra economía ahora es de las más potentes por lo visto... de las 10 más fuertes o algo así oí... no se de que nos vale, si tenemos que hacer equilibrismos para llegar a final de mes...

Yo no entiendo de economía general, entiendo de la que me pinta los numeros de mi cartilla en rojo cuando va llegando el 30 del mes... y esa, está jodida, jodida...

Un abrazo

UB dijo...

Todavía recuerdo lo de la Villalobos y el caldito de las vacas locas. Habría que hacer un caldito con la lengua de varios políticos.

Blog de viajes dijo...

A mí no me sorprende mucho que Solbes reconozca ahora que mintió, pero sí que lo haga a pocos meses de las elecciones y en un tema que afecta a todos los ciudadanos. El problema es, como dices Rodolfo, que la mentira la asumimos, la aceptamos, y seguimos igual como si no hubiera pasado nada. Nos preocupan más las intimidades públicas y televisadas de los famosos.

Yo tampoco creo que las propinas suban la inflación, pero es curioso saber que el ministro deja un euro de propina cuando paga los cafés, porque es señal de que debe ser un hombre generoso, de esos que cuando pasea por la Gran Vía también ofrece su calderilla a los artistas que se ganan el pan en la calle, o a los mendigos que duermen en ella cada fría noche de invierno.

A mí lo que me preocupa es que, para ganar votos, engañen a los pensionistas con ayudas para el alquiler de 350 €… ¡al año! Eso no lo dicen en la carta que envían, y me parece una falta de vergüenza viendo cómo está el mercado inmobiliario.

Yo tampoco comeré conejo por mucho que me lo recomiende este señor, pues dudo mucho que él mismo lo haga. Yo quiero comer anchoas por Navidad, Rodolfo, que al final me quedé con las ganas jeje.

Un abrazo,
Eduardo Cassano.

Ana dijo...

Caro Rodolfo

Eu leio este artigo e parece-me que foi escrito por algum jornalista português (dos que ainda se preocupam com estas coisas!). Infelizmente essa não é uma história exclusiva de Espanha, também a temos igual em Portugal. Uma boa parte dos políticos de hoje, e sobretudo os que estão no poder, mentem "com quantos dentes têm" e nada lhes acontece, continuando sempre a sorrir na fotografia. Que mundo perverso este! Veja-se o recente encontro de Sarkozy com Kadhafi para concretizarem milhões, em negócios de armas e tudo após a cimeira Euro-Africana, onde era suposto ter-se estimulado a pacificação em África. Como é possível tanta hipocrisia!
Não desisto de pensar que um mundo melhor é possível.
Um abraço.
Ana

Ana dijo...

¿A alguien le extraña que los políticos mientan? Pondrán como excusa que fuerzas ocultas impedían decirlo, que no querían crear alarma, pero hasta lo que en su vida han oído hablar de inflación, saben que los precios han subido descaradamente desde el euro. No sé si la convergencia europea traerá prosperidad, pero que la cartera me tiembla cada vez que voy al super, eso está clarísimo!
Un saludo

síl dijo...

Tiene un poco de delito que ahora nos admitan lo"malo" del euro... Es curioso que se metan con lo que uno deja de propina por un café y nadie se haya preocupado por las escandalosas subidas de los precios a raiz de la implantación del euro...
Está claro, la culpa siempre es del pobre consumidor. Cómo diría Trillo, manda cojones!