jueves, 26 de agosto de 2010

Ni puto caso

Os anticipo mi próxima columna en www.diarioabierto.es

Este es el comienzo:

"No me hace nadie ni puto caso". Las palabras de la senadora socialista Lentxu Rubial en la sesión en la que el Senado aprobó la reforma laboral es, sin duda, un claro ejemplo de lo que nuestros próceres sienten al debatir un tema tan importante como el de la reforma laboral.

Los senadores, en pleno mes de agosto, lo que la pedían era que se diera prisa y terminara cduanto antes: se saludaban entre sí, se levantaban, bromeaban y deseaban dejar de un puta vez un debate que a ellos no les afectaba...

9 comentarios:

J. Gelas dijo...

El papel que juega el senado es cada vez menos decisivo, pero actitudes como la que expone en estas primeras líneas son lamentables.

Hoy voy a colgar una poesía. Le invito a leerla. Espero que le guste. Un abrazo, Rodolfo!

Musaraña dijo...

Son todos una corte de payasos, lo triste es que a quienes les importan de verdad los problemas nunca les dejan alzar la voz..

llueve rocío... dijo...

QUizás lo saquen en algún telediario... Eso sí, para criticar su "ni puto caso", porque la falta de respeto a la senadora y a las personas a las que representa no importará nada (ni puto caso).

Es vergonzoso.

La oyente dijo...

El senado es una mentira que sólo hace que costarnos dinero y disgustos.
Que triste es que no les interesemos de verdad, que vergüenza.

yraya dijo...

Total a ellos no les va a alcanzar la reforma laboral...
Saludos

Alan Gino dijo...

que complicado que se hizo en su pais, como cuenta y canta su hijo, el espejismo se quebro y la realidad empezo a marchar por las calles de madrid y de toda españa, siguen habiendo gente que sigue viviendo en el espejismo pero cada vez son menos. Los que tienen la voz tendrían que empezar a luchar por la gente que las voto y no por sus intereses personales, cuando vino Ismael y fue al programa Tiene la palabra aca en Bs As dijo que le daba lastima su presidente porque dijo algo y luego lo llamaron otros jefes y termino haciendo todo lo contrario, como que si el presidente de una nacion con historia y poderosa como España no tiene opinion propia, qué nos queda a los que vivimos en el sur?? Me podría explicar. Muchas gracias Maestro Serrano!

Sa Lluna llèpola. dijo...

Creo que estas situaciones no se merecen ni palabras, sólo el silencio... No el silencio de voces calladas, sino más bien el reivindicativo ya que se ve que no escuchan y con palabras no entienden.
Aunque la verdad, creo que aún así entenderían todo lo contrario, al igual que con palabras.

Cuánta hipocresía... ¿Y ellos dicen que les preocupan los ciudadanos?

Sólo puedo decir... "ha!"

Mario dijo...

A buen anticipo, pocas palabras no bastan.
Porque tus escritos, para unos, dardos envenedados, para otros, cápsulas redentoras; es lo único a lo que podemos aferrarnos, como a los sueños, las utopías, lo que sea que nunca se cumple.
Pero seguimos en el camino, viviendo, unos, transitándolo otros, borrándolo los que nos gobiernan que no saben dirigirnos.

Tus verbos, sabios. Tus palabras, nuestra savia.

Un abrazo.

Mario
Tu

Cuerpos a la deriva dijo...

Éso es lo que podemos decir todos los ciudadanos, no nos hacen ni puto caso. Cuando he leído el segundo párrafo que has puesto me ha venido a la mente el último día de clase en el colegio.

Un beso Rodolfo.