lunes, 4 de abril de 2011

Leyendo las páginas económicas

Me preocupan las cosas cotidianas. El instante
en que la tarde se para por un beso. Ese segundo
en el que un hombre encuentra la tristeza
agazapada entre cifras oficiales. O ese roce
de una piel que se somete a una caricia.

No sé de grandes cosas. Y hasta ignoro
lo que vale tu boca a precios de mercado.
Ni siquiera sería capaz de calcularte
en términos de euribor el porcentaje exacto
de mordiscos que me tocan esta noche.

Me parece, mi amor, que están las cosas
jodidamente mal. Así que ahora,
vencido y cautivado por tus labios,
me entrego a la derrota y abro nueva
hipoteca a tu nombre y si es posible
con vencimiento eterno entre tus piernas.


***

28 comentarios:

eigual dijo...

Original forma de escribir sobre el deseo. Me ha encantado.

Mil besos.

José Antonio Fernández dijo...

Con este tipo de hipotecas desaparecerían los morosos.
Muy bueno!

CARMEN dijo...

Muy buena la lectura de las páginas económicas.
Me ha gustado mucho ese toque de amor y economía que le has dado a tu poema de los Lunes.
Besos y buena semana.

Carlos dijo...

Los mordiscos de algunas noches deberias de ser unas muy buenas stock options que den el rendimiento del agua de su boca.

Marinero en Marte dijo...

Hay economías que nunca se desploman, y ésta que tú relatas es una de ellas. ;)

Jorge Castro dijo...

Muy original Rodolfo, me ha gustado mucho. Un abrazo.

Joaquín Pérez Azaústre dijo...

Querido Rodolfo, enhorabuena por la experimentación. Te queda bien el traje económico, tu poesía se viste de otras expresiones y renace más plena.

Por cierto, el amigo Felton andará hoy por El Tempranillo disfrazado de poeta latinero.

Un abrazo!

jaime dijo...

Complejo el reto de mezclar sentimiento y economía.
Ahí llevas mi felicitación y mis gracias.

Manuel Cuesta dijo...

Esa sería la única hipoteca que yo podría abrir ahora mismo, amigo mío. Las otras, imposible, sabes que mi Status de Cantautor en números rojos me lo impide... Jejeje.

Que lástima no encontrarme con vosotros en la Latina. Nos veremos pronto, igualmente.

Como siempre, genial leerte, como el pan nuestro de cada lunes.

Besos y abrazos.

SONIA FIDES dijo...

Esa crueldad tangible que acaba por arrancarnos una sonrisa. El humor a pesar de las jugarretas de la vida. No sé por qué me parece que este poema va a ser canción.

Un beso súper.

Nota: Me he acordado mucho de ti este fin de semana, alguien me regaló "Las ollerías" y ahí estab tu nombre abriendo puertas.

MIGUEL ANGEL dijo...

En el estilo que sea, de la forma que quieras y camuflado de cualquier manera, siempre emerge tu sonido, el de tus poemas, alcanzando la hipoteca de nuestro corazón.Un abrazo muy fuerte.

Cuerpos a la deriva dijo...

Nunca pensé que de la mezcla de economía y amor pudiese salir un texto tan bonito.

Un beso.

Zeru Gorriak dijo...

Yo también firmaría una de esas hipotecas, pero últimamente hasta el amor se viste de números rojos.

Me ha encantado el poema de hoy, siempre me gustan, pero este especialmente. Creo que refleja el mundo en el que vivimos de una manera dulce a la vez que cruda, es jodidamente hermoso.

Un abrazo

Haze dijo...

Es que el amor se puede traducir a cualquier idioma, hasta el financiero. Hermoso poema!

www.desdemiarboldelimon.blogspot.com

Agata dijo...

Genial.

Miguel Cobo dijo...

Perfecto, Rodolfo. Este negocio siempre será rentable y como bien dice José Antonio Fernández, desaparecerían los morosos; antes al contrario: solo habría
"a-morosos".
El amor en los tiempos de la crisis.

Un abrazo.

Liedchen dijo...

precioso.

Abrazos

carmen.-

Jorge Encinas Martínez dijo...

Sobre instantes en que nos entristecen las cifras oficiales o la tarde se para por un beso. Magnífico poema, entre lo sentido y el sentimiento.

Un abrazo

Deméter dijo...

Vaya...una prospección cojonuda, el mundo necesita más analistas como usted.

Gracias por su poesía.

Salud, compañerxs.

Barbara P.M. dijo...

Lastima que el precio de un beso se haya encarecido tanto últimamente...

Irena de O dijo...

Que buena menos mal que estabas leyendo las páginas económicas,se corrobora el dicho que en la cabeza de un hombre está dibujada una mujer
Un abrazo

marialocaypeligrosa dijo...

"No sé de grandes cosas".
Siempre es un placer pasar por aquí. No podría quedarme con una sola frase.
Un besin,
I.

Hibiscus dijo...

Las hipotecas no supondrían quebraderos de cabeza si fuesen como tú las describes. Muy original.
Un saludo,
Cristina

juan carlos olivas dijo...

Me gustó mucho el poema. En especial el cierre, con el cuel formas un poema redondo y exacto!

Un abrazo desde Costa Rica!


PD: Me encantaría que visitaras mi blog y leas algunos de mis poemas...

Soltando Letras dijo...

Curioso modo de traernos la realidad cotidiana. Gracias.

Latino-Poemas dijo...

Hola Rodolfo, me gustaría invitarle a visitar el nuevo sitio de poesía www.latino-poemas.net

Ayúdanos a compartir sus poemas :)

kynikos dijo...

qué gran momento para volver a las filas de tus lectores cotidianos. un placer siempre. un abrazo rodolfo

Andre dijo...

Ay la tristeza agazapada entre cifras oficiales! menos mal que existen las hipotecas amorosas! Sos un grande Rodolfo!