martes, 20 de marzo de 2012

Tu abrigo


Adoraba tu abrigo portugués. Y yo pasaba
mi brazo bajo el paño azul. No he olvidado
tu perfume, el calor que me llegaba
de tu cintura. La dulce sensación
de un vientre que sentía
palpitar en la punta de los dedos.

Olías como huelen los puertos prohibidos,
había olor a sal y a primavera. Algún lejano
recuerdo de las noches de bares y de besos.
El calor de una piel, hasta tu nombre
tenía sabor a brisa, 
cuando el agua
era lluvia corriendo por tu pelo. Y el pecado
era inventar en ti un país imaginado.

Mi pequeña dulzura, café ardiendo
en tus labios. La soledad de dos bajo tu abrigo.
Hoy no sabría
decir aquellas cosas como antes: me sentía
viejo y cansado y al mismo tiempo era
un niño cuando hambriento te buscaba
bajo tu abrigo azul.
Cuando soñaba con tu cuerpo desnudo y repasaba
la vieja cicatriz a un lado de tu vientre.

Pero, entonces, y ahora mismo, cambiaría
todos y cada uno de estos versos
por oirte decir, como decías, abriéndome los brazos:
“Si tienes frío,ven
porque cabemos
los dos bajo este abrigo, vida mía”.

***

16 comentarios:

Marisa dijo...

Me arrellano en mi asiento,
leo, me deleito y releo.
Un abrazo

neck dijo...

un genio .. como siempre ..saludos

Antonio dijo...

Sin que suene a cursi amigo, yo también siento ese calor al abrigo de tus evocadores poemas. Espero nos veamos pronto. Un abrazo

CARMEN dijo...

Dulces recuerdos los que evocas en tu poema.
Como siempre un placer leerte.
Besos y buena semana.

Carlos dijo...

No hay nada mejor que esos abrigos pequeñitos en los que caben dos cuerpos....

P dijo...

Y el calor no lo da un abrigo, sino el cuerpo de la persona amada y deseada hasta la extenuación. Potente droga que se extiende a lo largo de los años y que un olor puede hacer revivir en segundos.Muackkkk

.A dijo...

no quieres que te quieran.. solo quieres que te abracen..

Isa. dijo...

Me gusta la ropa ancha para que entren dos personas, y la ropa estrecha para que, a quien no la lleva, le den ganas de cambiarla por abrigos como el de tu poema.

Qué pases una buena semana :)

Señorita Demakrada dijo...

el abrigo más calido y dulce de todos :)

Cuerpos a la deriva dijo...

No sé cuántas veces he releído este poema,sólo sé que consigue que sienta todo el calor que tan bien expresas.


Un abrazo.

Laura dijo...

Sin excepciones, cada poema tuyo me pone la piel de gallina. Sos tan descriptivo que todos los sentidos se agudizan a medida que van avanzando los versos. Te felicito, hermosas letras.

an dijo...

-"Hoy no sabría
decir aquellas cosas como antes: me sentía
viejo y cansado y al mismo tiempo era
un niño cuando hambriento te buscaba
bajo tu abrigo azul."

Esto fue un viaje a mil años luz de mi memoria...
Alguna vez escuché hablar a alguien de ese modo.
Estremece...
Gracias por compatir tus escritos Rodolfo!Cariños

Anabella dijo...

Cuánya dulzura y simpleza; esos amores que no se olvidan!

M. Jimena dijo...

Cuánta ternura! Me encantó! Te sigo, saludos!

JOAN dijo...

Rodolfo!!

Tus poesias en estos días de lucha y teñidos por el gris de la derecha son un poco como este abrigo, salvador y acogedor!!

De todos modos, quizá empieza a salir el sol, hoy en Andalusíaa y Astúrias ha crecido la izquierda de verdad, y el jueves toca Vaga General!

Un abrazo desde Barcelona

ayelenvallaris dijo...

Que te puedo decir! Aqui llego el otono, como estas? Que son de tus dias?