lunes, 2 de abril de 2012

Leyendo "El dios abandona a Antonio", de Cavafis


Quise siempre tener la dignidad de Antonio
cuando perdió Alejandría. Y asomarme
al balcón para escuchar lo que Cavafis
cuenta: las admirables músicas y voces.
Y jamás lamentar mi suerte y mis fracasos.

Mas nunca supe, por mucho que intentara,
ser digno de tu amor y comportarme
como un valiente al perderte, vida mía.
Y en tu cuerpo, Alejandría de mi alma,
no supe rendir el dolor de así perderte.
En vano te lloré mi vida fracasada.

Te busqué por las calles y el recuerdo,
sabiendo que nada habría de traerme
el olor de tu piel, el dulce sueño
de las noches de vinos y tormentas.
Todo lo perdí en ti. Las guerras de los cuerpos,
esa incruenta batalla de tus ojos,
 la victoria gloriosa del orgasmo.

Ahora sé, después de tantos años,
que no me hubiera salvado a media noche
gozar por una vez final los sones
de la música divina que anunciaba
la caída de mi dulce Alejandría.

No renunció al dolor. Ni a una de mis lágrimas.
La indignidad de andar buscándote la sombra,
el deseo de ti, ni los reproches.
Por mucho que se diga, la íntima derrota,
no sirve para nada cuando el pecho,
las manos y la sangre 
guardarán para siempre
el eterno deseo de unos labios, 
la certeza absoluta
de que el mundo terminó cuando te fuiste.

***

17 comentarios:

Cuerpos a la deriva dijo...

Perfecto texto para acompañar a una lluviosa mañana de lunes.

Un saludo.

Marisa dijo...

porque:"La edad no puede marchitarla, ni la costumbre hace rancia / Su infinita variedad: otras mujeres hartan / Los apetitos que ellas alimentan, pero ella provoca más hambre / Cuanto más satisface".

Un abrazo

P dijo...

Hay veces que incluso me recreo en ese dolor del recuerdo, que hace que se le desee aún mas...

jaime dijo...

hermoso...

jaime dijo...

ME PARECE UNA NOTICIA TERRIBLE, HUMILLANTE.

Rafael Alberti, desterrado del municipio almeriense de Huércal-Overa.

El nombre del poeta Rafael Alberti desaparece de la fachada del teatro municipal.

El alcalde afirma que el nombre del escritor
"no nos vende como municipio".

Quedo perplejo, humillado, pero convencido de que hoy más que nunca es necesaria la defensa ideológica, la defensa de esos valores que nos hacen ser lo que somos.

Dime que sí,
compañera,
marinera,
dime que sí.

Dime que he de ver la mar,
que en la mar he de quererte.
Compañera,
dime que sí.

Dime que he de ver el viento,
que en el viento he de quererte.
Marinera,
dime que sí.

Dime que sí,
compañera,
dime,
dime que sí.

CARMEN dijo...

Un Lunes más y un nuevo y precioso poema.
Besos y que tengas unas buenas pascuas.

JOAN dijo...

Cuántos besos, cuántos sueños, cuántas fotos se nos pierden con el viento cuando alguien se nos escapa??

Sensacional poema Rodolfo!

Un abrazo

EMANUEL. dijo...

excelente rodolfo, un texto lleno de recuerdos y añoranzas al por mayor!

Anabella dijo...

He leído este poema haciendo propios los sentimientos que provoca! Imposible no transitar sus palabras sin sentirlas; saber que el mundo se termina sin ese amor pero, a pesar de todo, permanecer en la búsqueda implacacble de la felicidad! Besos!

Miguel Cobo dijo...

Tu alma kavafiana siembra de intemporalidad un poema de pasión mediterránea: De Algeciras a Estambul.

Carlos dijo...

Cuadno alguien se pierde así, de ese modo, así de repente. No sólo se para el mundo y el corazón. el universo mismo parece desear tan sólo nuestra derrota

jaime dijo...

¿Vuelven los destierros, los exilios?.

La Zubia, Granada: fuera Miguel Hernández de una de sus calles.

Huércal-Overa, Almería: fuera Rafael Alberti del teatro municipal.

Granada: fuera la placa dedicada a los fusilados.

Sevilla: fuera Pilar Bardem de una de sus calles.

Ciudad Real: fuera Pablo Neruda de una de sus calles.

...

Esta gente van por todo, a saco. Alimentemos nuestra ideología, esa que nos quisieron robar. Respondamos. Despertemo

Antonio dijo...

Por que será que siempre me haces pensar Rodolfo???? Inmenso tu poema.
Un fuerte abrazo

Anónimo dijo...

precioso!!!
gracias
Ana

an dijo...

emocionante...

Laura dijo...

Llámame anacrónica pero he descubierto una buena mezcla al leer tus versos con Chico Buarque de fondo.

No se lo vayas a decir a nadie, que soy muy joven para probar tan exquisitos cócteles.

Raquel Llopart dijo...

"Te busqué por las calles y el recuerdo,
sabiendo que nada habría de traerme
el olor de tu piel, el dulce sueño
de las noches de vinos y tormentas." Uno se pierde en la ciudad, buscando lo perdido... Emocionante y fuerte poema! Muchas gracias Rodolfo,
Un gran abrazo