lunes, 11 de marzo de 2013

¿Me recuerdas?


Por la orilla del agua y de tus dedos.
Por la espalda gloriosa donde duerme la piel,
los labios agrietados, los caminos abiertos,
de la nuca hasta el borde y la cintura,
donde el ahogado beso y el deseo
ardiente de la arena
finísima cayendo de tus dedos.

Imposible. No estás. Son imposibles
tus pasos y tu boca, esa quietud de sombra,
asaltante de noche, delincuente
de los robos de labios sin perdones,
caminante de calles, de humedales,
de esta terrible carne que me mata.
Estas en todo, en ti, en la ventana
donde contemplo
la ciudad de espejismos y de gritos.

Entonces, ¿dónde estamos? ¿Donde corren
las perseguidas hadas, las princesas
de los cuentos perdidos? No te puedo
hallar más dentro de alma, por la vida.
Perseguirte en tu ropa. Por tu pelo,
Ahogarme en el perfume de tu falda.
Descarnada caricia de los números.
Espacio inmenso y frío entre los cuerpos.

El amor es la punta de la lanza,
porque nos hiere apenas y abandona             
la herida sin matarnos.
Así, en este cuerpo abierto, te he dejado
el recuerdo de entonces, cuando era
la vida sólo el ansía de morirme
en esa herida amada de tus piernas.

¿Me recuerdas, amor? ¿Te acuerdas todavía?

_______________________________________________



OJO a esta canción de mi amigo Paris Joel.


Siempre he creido que los cantautores, los músicos, han de ser como los antiguos juglares que contaban al pueblo lo que sucedía y criticaban a los señores y sus abusos. Eso hace mi amigo. Una canción que describe la tierna historia de "amistad" de Don Juancar con la bella Corina, porque uno ya puede ser Rey, lacayo o Papa que en el corazón nadie manda, dice el propio Paris.



16 comentarios:

JOAN dijo...

Eres un maestro Rodolfo, de los más grandes!

"el recuerdo de entonces, cuando era
la vida sólo el ansía de morirme
en esa herida amada de tus piernas."

Un abrazo fuerte!!

Inés dijo...

Te recuerdo de Lunes a Lunes y repito los Domingos. Me pierdo en tus palabras cada instante; porque tocas las fibras de mi ser y me erizas la piel cuando imagino tus poemas....GRACIAS por ser manantial de dulzura y regalarlo sin egoísmos a quienes te seguimos...Besos

Isa. dijo...

Lo que duele es la pregunta del final, no el haber perdido todo lo demás. Me ha recordado mucho, valga la redundancia, a la canción de Ismael, "Recuerdo"...

Fantástico acabar así un lunes.
Sobre todo, me ha llegado este verso: "El amor es la punta de la lanza, porque nos hiere apenas y abandona la herida sin matarnos."

¡Un abrazo, Rodolfo! :)

Sara Deza Gazol dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Sara dijo...

Como olvidarle, Rodolfo.

mig dijo...

Genial Rodolfo, como siempre

contodapalabra dijo...

Què pregunta, imposible olvidar semejante imagen.
Quièn pudiera...
Olvidar aunque sea un poco.

Gracias Rodolfo por otro lunes màgico

Paula Olivieri dijo...

Esos versos por si solos son una canción! Excelente!

CARMEN dijo...

Precioso poema, y estupenda canción la de Paris Joel.
Un abrazo y buena semana.

Paris Joel dijo...

Esto sí que no me lo esperaba y me refiero al compartir post con esa maravilla de poema que acabas de publicar pues ya sabes que para mi tu poesía es un bálsamo y tus artículos de prensa un acicate para intentar cambiar las cosas.
Una y mil veces más: Gracias Rodolfo, gracias amigo.

jaime dijo...

Agradecido.

mejor la vida simple dijo...

No hay recuerdos.
Emerjo con la nada desde el alba,
atenta al murmullo de quienes no durmieron,
pendiente de la elipse de la tierra,
indiferente al tiempo y sus agujas.
No hay recuerdos.
Soy un mar derramado
en el mapa de otro lecho,
ordenando el mundo que me ocupa,
y el desorden simple que alimento.
No hay recuerdos,
ni en la promesa del día,
ni en mis secretos deseos.
Pero sentiré de pronto,
el peine enredado en el espejo,
y ese rostro callado, que devoró mis sueños.
Una ausencia con figura pasajera
anudando brazos, vientos,
en la región señera de mi cuerpo.
Vuelvo la cara a la pared abierta,
al paro de corbata y medias,
a cualquier forma de guerra.
Sale temprano el olor a metro,
a pan, a amores dispersos.
El mundo se habita, sin recuerdos.
Pero alguien olvidó tu voz
en la pintura incierta de las calles;
en el trazo débil de una frase lenta
que voy siguiendo.
Sonrío a la mano que me espera,
y en ella, te recuerdo.

Un abrazo.

ANABELLA dijo...

Precioso poema! Besos, genio!

mati dijo...

que bonito... con esas palabras, con esos versos.. dudo que alguien te olvide¡
un besazo

Anónimo dijo...

Gracias mil!... ya te he dicho alguna vez que eres bueno entre los mas buenos, pero es que eres un tesoro <3
De qué manera haces recordar,sentir con tus palabras tan bien escogidas..NO te vayas nunca :-)

Anónimo dijo...

Paso a dejarte un gran abrazo mi querido poeta... estoy... recuperando l rumbo y el sentido...
muchos besos desde Chile...Cata