lunes, 2 de septiembre de 2013

Eternidad

Ven a mi lado, amor. Está la noche fría.
Y el silencio nos pesa como pesan los años.
Tengo miedo esta noche y te busco en la vida,
en la palabra amada que te habita la boca.

Tengo frío y cansancio. El fuego de los días
es un viejo recuerdo de antiguos calendarios.
Hoy contemplo mi carne, malherida y cansada,
Y abandono en tus manos la alegría del sueño.

El futuro es un árbol sin pájaros y puedo
recordar cada uno de tus besos de sombra.
Mañana para nada. Horizonte sin luces
donde buscar un dios con la vida en sus ojos.

Sólo quiero dormir a tu costado ardiente,
esperar que el reloj no me borre la playa,
y que la sangre pueda, como entonces y ahora,
ganar cada minuto como si fuera siempre.

13 comentarios:

Marinero en Marte dijo...

Septiembre es más benevolente tras leer estos versos.

Anónimo dijo...

En sus manos encuentro la eternidad, al igual que tu. Muy hermoso. Un fuerte abrazo del Sueño de P.

Andina dijo...

<3, por qué escribis tan hermoso???!!!!
No hay nada como lunes, con mates, tostadas con manteca y tus poesias!!!

Joaquín Pérez Azaústre dijo...

Compañero, de tus mejores poemas. Una verdadera maravilla. Te llamo en un rato. Me ha emocionado mucho. Enhorabuena!!

vida dijo...

No podía ser mejor tu vuelta...
Que grandes versos de bienvenida tras el verano :)

Un abrazo

contodapalabra dijo...

Acaso se puede pedir más?
La Eternidad nunca fue tan perfecta como hasta ahora.
Gracias Rodolfo

jaime dijo...

Agradecido.

JOAN dijo...

Eres un maestro de las palabras Rodolfo. Expresas tanto, y haces sentir tanto con cada verso...

Seguiremos aprendiendo!

Un abrazo fuerte y cálido :)

LoreVero dijo...

"ganar cada minuto como si fuera siempre".
Quien pudiera!!
Miles de Besos, y dias felices, Mi Poeta <3

an dijo...

QUE HERMOSO RODOLFO!
-..."que la sangre pueda, como entonces y ahora, ganar cada minuto como si fuera siempre."
QUE FINAL! ADORO LEERLO, GRACIAS!SALUDOS

Flux dijo...

A veces, aún me sorprendo de cómo eres capaz de escribir así, estas cosas. Y no puedo por menos que quererte...
Nos vemos pronto!

mejor la vida simple dijo...

Como si fuera a estar aquí siempre,
dejo debilitarse el reflejo del día en la retina,
y a media luz sentada en este cuarto,
bloqueo con los párpados,
las venas abiertas del suelo discontinuo,
las huellas disolubles que dejaste.
Como si fuese a perderte en cualquier momento,
paseo transparente por calles de perfiles ralos,
sin estatuas que guarden lámparas ardientes
en la roca del pecho,
sin golondrinas que encuentren cobijo,
en la noche cerrada de galerías urbanas;
yo, con el alma apretada entre los labios,
sin nada que decirte, ni explicarte.
Susurros, fragmentados de metralla y otras voces
arrancan al silencio un falso reposo,
nadie descansa a estas horas,
tal vez, alguien que espera que el día le abandone.
Como si fueras a estar aquí siempre,
me dejo retener por el vientre de ola
que abraza y que devora,
agua salada que no conoce playas,
que estrella entre las rocas horadadas
la pálida versión de una espuma precaria.
Guardo inconsciente el tiempo de escalera alicatada,
de subidas, de bajadas, de ayeres y futuros;
a golpe de fado, recuerdo
la llave que arrojaste por el pozo, entre butacas,
y hoy la busco,
como si allí, fuéramos a estar siempre.

Un abrazo.

Soledad Di Pasquale dijo...

"Horizonte sin luces
donde buscar un dios con la vida en sus ojos."

pfffffffff :)