lunes, 28 de julio de 2008

Cerrado por obras

Hoy en el metro, amor, me ha llegado tu nombre

en la estación de Sol, subiendo la escalera

de enlace con la uno.


Un muchacho tocaba, justo en aquel recodo

donde me diste un beso, un bolero muy viejo,

aquel que habla de adioses y despedidas tristes.


La vida tiene a veces

su momento de gloria, y borra en un instante

el dolor del pasado dejando entre los labios

de algún desconocido cinco letras distintas

para empezar el día.


El pasado es como una página amarillenta

de una historia lejana, como las estaciones

del final de la línea.


Sentí que no había forma de llegar a tu nombre.

Está todo cerrado por obras. O eso dicen.

51 comentarios:

Alicia dijo...

Precioso, gracias.

Andina dijo...

Siempre hay forma de llegar a los lugares y los nombres que uno desea. Aunque esté todo cerrado por obras.
Me ancantó, gracias por regalarme en este día tan especial tan hermosa poesía.
Un calido abrazo, desde esta Patagonia azotada por esta extraña ola de calor.

Sara dijo...

Sin palabras.

Gracias.

Marta dijo...

“Sentí que no había forma de llegar a tu nombre” ... ¡impresionante verso!…Un bonito “ regalo” para mi primer día de vacaciones…Gracias por seguir compartiendo sus poemas. Saludos, Marta

K@ri.- dijo...

Que lindo Rodolfo!!! me recordaste una bella historia de mi vida de niña.
Que don tenes para contarnos nuestras historias....
y bueno.... veo que "Lo que se hereda no se roba"... (decia mi viejo!)
un beso (frioo por cierto)
Bs As, y su ciclotimia !
k@ri.-

Felipe dijo...

No sé por que será que el metro nos trae tanta añoranza. Será por los músicos que nos deleitan cada mañana, mañanas de sueño y pensamientos ocultos, mañanas de caras tristes camino de no se sabe dónde, o simplemente el olor, como bien dices, de besos y despedidas. No sé, quizá sea lo más próximo que tenemos de aquellas estaciones de tren que tantas historias vivieron, que tantas lágrimas dejaron en pañuelos al viento.

Como siempre es un placer escucharte en forma de verso.
Un saludo

Regina dijo...

Siempre acabas haciéndome llorar, Rodolfo.

Gracias por tanta belleza y por tanta generosidad.

Espero que al final realmente vieras por tí mismo que a quién fui a ver a Madrid fue a tí. Sólo a tí. Así que gracias por abrirme las puertas de tu vida. Y ojalá pueda un día revolverte el regalo.

Ariel Bujeiro dijo...

terrible poema
gracias

Ale dijo...

Es tan cierto aquello de que en el momento menos pensado la vida logra quitarnos esos dolores que estaban ya arraigados en nosotros. Y ese momento se convierte en algo tan bueno, tan claro, que recién ahí notamos que muchas de las cosas por las que pasamos tuvieron algún sentido.

Es como dicen siempre, uno puede unir los puntos mirando hacia atrás, nunca hacia delante.

Un abrazo.

Cecilia Alameda Sol dijo...

Que no te cierren el corazón por obras, ni le pongan vallas a tus poemas.

Arcángel Mirón dijo...

Una hermosura. Y muy original, Rodolfo.

Te abrazo.

Иú®iĂ dijo...

precioso...me ha encantado!!!

"La vida tiene a veces su momento de gloria, y borra en un instante el dolor del pasado..."

waw!

difistinto dijo...

("La vida tiene a veces

su momento de gloria, y borra en un instante

el dolor del pasado dejando entre los labios

de algún desconocido cinco letras distintas

para empezar el día.")

Las grandes ciudades guardan entre la polución el misterio de no saber lo que ocurre al doblar la esquina.En mi ciudad todos los gestos parecen conocidos, incluso sus giros improvistos. Y los que estuvieron sonriendo, están lejos del sabor de mi cotidianidad y de mis labios.Para amar, ante todo,hay que tener la valentia del encuentro.
Mi nombre tiene cinco letras, pero quizas lo canta un desconocido en una tierra distinta.
Aqui, ya se ha parado el metro. Y creo que no tenemos. Peor aun, se han parado los pies.

Besos, y gracias por estar ahí.

ALMAYCIUDAD dijo...

Cada vez que cojo un tren me pregunto si la gente es consciente de toda la poesía que encierran las estaciones, siempre me ha llamado la atención.

Saludos.

Sole dijo...

Rodolfo, una vez mas me dejas sin palabras....es hermoso!!

Que don que tienen los Serrano para hacerme sentir que me escriben a mi...ja

Gracias, espero estes muy bien

Un Beso

Sole

la grevoloteo dijo...

Rodolfo
Gracias porque cada vez que abro tu blog y veo que has escrito me das una alegria, gracias por hacer lo cotidiano, bonito.
Reciba usted un abrazo espachurrante.

Alatriste dijo...

Gracias por visitarme.
Ha sido todo un honor, pues yo te leo y te sigo desde hace mucho tiempo.
Así que me alegraste la noche con tu comentario, compañero y me alegro de que te hayan gustado mis humildes rimas.
Un abrazo muy fuerte y toda la fortuna del mundo para tu nuevo libro.
Hasta pronto.

Anacronista dijo...

Rodolfo, tus hermosas palabras son un verdadero placer en esta vida. Aunque todo esté cerrado por obras yo prometo siempre ir en busca de tu voz, esa será mi promesa.
¿Cómo puedo conseguir tus libros acá en Chile? ¡No los encuentro! Una verdadera lástima.

Un beso.

Alonso dijo...

La vida a veces te da una de esas sorpresas que uno ni se imagina. La vida es a veces dura, pero a veces te deja una puerta entreabierta y su mano te señala el camino para emprender la huída.
Esta tarde, la vida me ha dado una de esas alegrías inesperadas.¿Cómo si no que seas tú (perdone q te tutee) y no yo el que me visita?

Muchas gracias, Rodolfo. Pasa cada vez que quieras. Siempre hay un sitio para tí en mi banquete

Eclipse dijo...

Sentí que no había forma de llegar al lunes.
Pero aquí estoy, leyendo uno de tus poemas de lunes, con sobredosis de cansancio y un horizonte de días libres.
Me salvan, estas palabras de lunes a las que me he heco adicta me salvan

brujaroja dijo...

Las obras, por mucho que parezca lo contrario, no duran para siempre. Si uno quiere, casi siempre se pueden sortear los obstáculos de vallas y cascotes. Lo que pasa es que, no sé tú, pero a mí me consuela más la melancolía del recuerdo inaprensible, que la posibilidad de un reencuentro, con lo que duele.
Gracias por el poema, Rodolfo, es fantástico.

Paseando por tu nube dijo...

Si anduvieramos por la plaza Garibaldi, te invitaria a unas chelas para seguir escuchando tus poemas, nunca me canso.
Un beso

Álvaro Dorian Grey dijo...

No lo digas muy alto y abre por obras, obras como la que nos dejas escritas.
Saludos y salud

ALMAYCIUDAD dijo...

Es justo lo que necesitaba oir, lo hare.

Gracias Rodolfo.

Martona dijo...

Querido Rodolfo
mientras los sentimientos y el corazon no esten en derribo, el mundo de la memoria esta a salvo.

petonicos, sempre.

El Tigre de Mompracem dijo...

Rodolfo, aunque nos hagan hacer miles de transbordos, siempre llegaremos a esos nombres deseados!!
Un abrazo

Olvido dijo...

Maravilloso. Todo lo podrán cerrar, menos la memoria, y por tanto, el olvido, me ha gustado muchísimo.

"El pasado es como una página amarillenta
de una historia lejana, como las estaciones
del final de la línea."

Muy muy bueno

My dijo...

He pasado tantas veces por aqui que ya no lo recuerdo, me da miedo escribir y quedarme entre tus palabras, tan frágiles, tan delicadas, tan suaves y acertadas.

quizá estas lágrimas empiecen a oxidar las vias de este viejo metro que no alcanza su final, porque cada vez que te leo siento esa necesidad impetuosa de repasar tus líneas desde el principio..

quizá sea normal este vértigo cuando me asomo por las ventanas de este vagón, grafiadas con tus poemas y tus versos.

quizá no sea necesario decirlo.. pero no importa.. sabes que te admiro mucho?

cяιѕтιиα ιѕαвєℓ dijo...

Cerrado por obras, y a veces esas obras nunca llegan a su fin, no pudiendo contemplar nunca lo que se iba a construir ahí. Una verdadera lástima tanto para nuestros ojos como para nuestro corazón, pues siempre sabremos que estará en obras.
Sin embargo, algún día esas 5palabras harán que lo veamos de un modo distinto, y otras nuevas obras comenzarán y felizmente llegarán a un fin sin fin.

Saludos.

Angi dijo...

hermoso como siempre
gracias de verdad
angi

Rachel dijo...

Preciosa poesía como todas las anteriores. La verdad es que es todo un placer perderse por este blog.
Muchas gracias,
Raquel

Marinero en Marte dijo...

muy lindo.

(hagamos andamios de caricias)

Maria del Sur dijo...

Confieso que fuiste al ultimo al q le avise...te esquivaba...me da cosita pero bueno no importa, es un gusto q me queria dar...
te deje algo en mi blog...es tonto pero a mi cuando me lo dieron me gustó...
un abrazo

Caro! dijo...

Rodolfo, que lindo poema para empezar mi miércoles, pensar que en unas horas estaré haciendo un recorrido similar y me voy a reír cuando se abran las puertas del subte y me acuerde de tú blog, es que estoy segura que estará ahí el chico que toca el violín, un día de estos me animo y le pregunto su nombre...

Gracias por la autorización.
Muchos besos, Caro!

Mita dijo...

Qué sosiego transmites. Gracias.
Besos

Nacho G. Hontoria dijo...

En el metro que, en estos tiempos, parece una sauna más que un medio de transporte digno de una ciudad como Madrid.

eigual dijo...

Me ha encantado, y me has dejado pensando en una persona a la que quiero mucho.

Un fuerte abrazo.

U.B dijo...

"Sentí que no había forma de llegar a tu nombre". Este verso es muy interesante, Rodolfo. Siempre he pensado que el Metro es muy poético.

Cotelé dijo...

Saludos desde Chile Rodolfo.
Buena entrada. Ten bellos días. Adiós. http://eternolapsus.blogspot.com

maria jose dijo...

Es un poema precioso.Me gusta imaginar que yo también voy en ese metro y que también escucho ese viejo bolero...Leyéndole me siento más cerca de Madrid,donde con mucha frecuencia me gustaría estar.

Un abrazo.

María Soledad dijo...

"Sentí que no había forma de llegar a tu nombre"

me encantó ese verso!

Hermoso lo que escribiste... como siempre. Como siempre nos tenés acostumbrados. :)


Salúd!

Jor dijo...

Aquí una lectora que pocas veces comenta. Una lectora que te sigue desde las sombras. Esta lectora hoy se ha quedado sin palabras.

Este frío,tibio,calor que nos trajo el último día de Julio me hizo sentir menos sola al leer tu poema. Bello como siempre, como todo lo que de esas manos sale.


Un fuerte abrazo Rodolfo.

CARMEN dijo...

Después de unos días que no me conectaba, entrar en tu blog y encontrarme una poesía, ha sido todo un placer, sabes que me gustan mucho, espero poder decirtelo alguna vez en persona.
Mientras sigo leyendo una y otra vez tu poemario.
Un beso fuerte.

Baby Blue dijo...

Trenes bajo la lluvia
Penélopes que cepillan su pelo en la estación
ay, si la brisa me trajera su nombre...
ay, si te adivinase en la siguiente estación...
¿tienes boletos de ida y vuelta?
se lo pregunté a la memoria y aún no me responde...
Un abrazo desde Chile

Sigrid dijo...

¿Qué tendrán los trenes qué inspiran tantas cosas hermosas?

Un abrazo

PD. Hace tiempo que no me visitas, me hace tanta ilusión ver un comentario tuyo...

síl dijo...

la verdad es que, a veces, la vida parece que esté en obras constantes... en la mía me da la sensación que están perforando... y bajan mucho!!!

un abrazo

LiLü,, dijo...

Buenas Sr Serrano
hace mucho que no dejo mi comentario por aqui pero siempre paso a leer que tiene de nuevo pa contar.
Feliz por su presentacion, triste por estar aca en buenos aires y no haber estado alla para disfrutar una tarde con uds.
por aca el libro no llego,me fije en varias paginas de internet y no habia nada, asi que tendre que seguir esperando. quizas se lo pido a una amiga que se fue a vivir alla y de vez en cuando vuelve a visitar.

espero que ande muy bien!
saludos
=)

Carla

Den Lille Havfrue dijo...

Las estaciones siempre me han resultado un lugar demasiado interesante para no prestarles atención. Y por rutinario que nos pueda parecer detenernos en algunas de ellas... siempre puede estar esperándonos una sorpresa o novedad para romper nuestra cotidianidad.
Gracias por esas palabras.
Un abrazo.

Pabloncho Hario dijo...

Buen poema, lástima que por estos lados no podamos conseguir libros en la librería más cercana.

Pero no voy a perder las esperanzas.

Saludos cordiales a ud don Rodolfo. De parte del hijo de la tierra que ya ha pasado por aqui, en otra ocasión.

Gracias por visitarme en mi pedazo de tierra lejano.

Mita dijo...

QUE SORPRESA! Rodolfo, es que tú eres el padre de Ismael???
Tengo un seminario de Comunicación Intercultural en la Universidad todos los semestres de verano. Uno de los temaa son las letras, la música y los aires de tu hijo. A mis estudiantes les encanta.
Lo de Papá cuéntame otra vez, les parece el no va más. Así que se ha convertido casi en un monográfico.
(Ah, vivimos en Alemania)
Muchas gracias y besos

Niuqech Madhatter dijo...

Uff, y a estas alturas ¿qué no está en obras?