viernes, 30 de enero de 2009

Hambre y paro

Los periódicos hablan de la crisis financiera. Hablan de los beneficios de la banca. Hablan del paro en los países ricos. y hablan cada vez menos del hambre, del paro en los países pobres. No hay ni siquiera datos actualizados. Pero son unos 900 millones de personas las que pasan hambre.Y se dice que 50 60 millones de personas han perdido o perderán su empleo en todo el mundo. Eso quienes lo tengan.

No hay dinero para el hambre. Ni siquiera se han cumplido los compromisos de la cumbre de Roma y los fondos que entonces se prometieron no han llegado. Era muy poco el esfuerzo que había que hacer, pero no se hizo. Las ayudas para promover la agricultura de los países desfavorecidos, los microcréditos para crear pequeñas empresas, las ayudas al desarrollo, el dinero a través de la ONGs se pierden, en buena parte, entre la burocracia y la corrupción.

Vienen años duros. Si antes, con una aparentemente buena situación, los países ricos eran renuentes a soltar el dinero necesario para aliviar el hambre en el mundo, hoy en una crisis que golpea a todos, me temo que va a ser mucho más difícil.

En España andamos ya cerca de los 3,5 millones de parados. De ellos, 800.000 familias tienen a todos sus miembros en el desempleo. No sé cómo podrán arreglarse. Los trabajadores ya no piden aumentos de salarios, piden que no les falte el trabajo. Y cada día hay miles de personas que se caen en el fondo del paro.

Mientras tanto -y, posiblemente, se me tache de demagogo- hay también miles de personas que aumentan sus beneficios, que se enriquecen con la crisis: menor salario, más mano de obra barata.

Tendría que ser la solidaridad lo que creciera en situaciones como ésta. Y uno tiene la sensación, sin embargo, de que lo que aumenta es el egoísmo, la brecha cruel entre quienes tienen y quienes nada poseen. Nuestros gobernantes nos dicen que tengamos buen ánimo, que tengamos confianza. No sé cómo explicar a esas 800.000 familias que deben estar animadas y que deben confiar no sé exactamente en qué. No sé como se puede decir a esos 900 millones de personas que hay en el mundo que tengan paciencia, que hay una crisis financiera mundial. No sé qué escribir.

21 comentarios:

Dario dijo...

Las noticias cada día traen mas mentiras, o bien traen las que mas "popularidad" tiene en ese momento, creo que a muchos no les importa el hambre si hay algo mas divertido como por ejemplo que actriz encontraron con que actor, o las nuevas películas del cine, Los diarios, las noticias de la tele, esta todo muy controlado por el gobierno para darle tranquilidad al pueblo, pero la gente no es tonta, saben que mas allá de la puerta de sus casa mueren chicos de hambre, gente que mueren por lluvias de bombas, y otras que "matan por la paz". Es verdad que vendrán tiempos difíciles, espero que algún día entiendan los presidentes que el camino al que nos están llevando no es el mejor para le futuro, los niños.
Perdón si hablo mas que nada de los niños, es que me da miedo pensar que mi hija el día de mañana no podrá tener un mundo en paz, por nosotros no me preocupo, ya que mal o bien nos acostumbramos a este mundo loco, pero no quiero lo mismo para el futuro.

Un abrazo bien porteño.

CARMEN dijo...

Esta recesión tan profunda, la van a soportar siempre los mismos, los que menos tienen y los que nunca han tenido nada, los que pasaban hambre, ya estan en la más absoluta desesperación.
Te sientes tan impotente frente a todo esto.
La solidaridad es muy importante en estos momentos en que los gobiernos de todo el mundo recortan las aportaciones a esos paises que tanta hambre están paando.
El paro cada vez es mayor y no se ve una solución a corto plazo.
Creo que es la pescadilla que se muerde la cola.
Un beso, Rodolfo y que tengas un buen fin de semana.

Ladrón de Guevara dijo...

realmente existe una frágil línea entre el egoismo y la necesidad. Pero si algo está claro, siempre, es que el que más tiene menos quiere dar. Una crisis en la que nos deberíamos igualar todos, para así poder salir juntos y cuanto antes, parece que nos distanciamos para evitar caer en el mismo pozo. QUe arrimen el hombro unos, que los otros esperarána que escampe el temporal.

K@ri.- dijo...

que decirte, cuando cada palabra que escribiste me eriza la piel, me llena de bronca, de impotencia.
NO HAY DINERO PARA EL HAMBRE.

un abrazo fuerte ..
hoy tengo miedo del futuro.

Paseando por tu nube dijo...

Trabajo, ahora, en un departamento, donde he de convivir durante cada segundo de mi jornada laboral con la cruda y dura realidad de los habitantes de España y no creerías (o tal vez si) todo lo que he de ver y sufrir. Estoy por afirmar, que hoy te has quedado un poco corto, respecto a lo que "ya" se está padeciendo en nuestro pais.
Un beso amigo

Álvaro Dorian Grey dijo...

El beneficio recurrente neto de la primera caja de ahorros española (La Caixa) ha aumentado un 9%, hasta los 2.317 millones.
El BBVA mantiene sus beneficios con 1.951 millones pese a la crisis. El segundo banco español mejora los márgenes y aumenta sus ganancias un 14% sin contar con los extraordinarios .
EL Banco Santander obtuvo un beneficio de 8.876 millones en 2008.
Y así podríamos seguir y seguir, mientrás, en Madrid, la falta de consensos y de voluntad política ha dejado entrever la poca disposición en acabar con el hambre, salvo el de los banqueros.
saludos y salud

Azul dijo...

Yo no entiendo... Porque cuando los tiempos van bien, nosotros seguimos achuchados, y ahora que las cosas van mal, también...

Las grandes entidades, cuando las cosas vienen bien, salen beneficiados, dan prestamos a diestro y siniestro, hipotecas por más del 100% de la inversión, etc... pero cuando vienen mal dadas, siguen ganando... dejan de dar creditos, ni a diestro, ni a siniestro y se benefician igual... alguien me lo podría explicar????

Un abrazo

carmen dijo...

A nosotros, "países del tercer mundo" nos está llevando puta también!porque si desde arriba la cosa viene en descenso, imagínense acá. La excusa es similar, aguánten porque es mejor tener un trabajo mal pagado cercano a la explotación que no tener trabajo del todo. Y veo edificaciones de complejos turísticos y edificos enormes en las afueras de la ciudad... pero con ésta crisis quien va a poder comprar un piso de esos? Muchos de nosotros estamos volviendo a la agricultura de subsistencia y al trueque; comercio leal y humanizado.

Dario dijo...

Muchas gracias por pasar por mi blog querido Rodolfo.

Dario

Abril dijo...

Soy paraguaya, vivo en paraguay, muchos paraguayos viven en españa,alli trabajan, o al menos fueron a probar suerte.
Sin embargo, llamando a un servicio local en la capital de mi pais, me constesta una mujer que se presenta con el nombre de "sagrario" por alguna expresión mia y por curiosidad la voz con acento español me pregunta... "estuviste por españa?" contesto que no y empiezo con el interrogatorio.
la muchacha tiene 19 años, vino a paraguay hace unos meses, huyendo de la crisis, aqui trabaja.
los paraguayos tambien estan volviendo.

un gusto leerte.
desde el corazon de américa del sur

Clarita dijo...

La brecha entre los que tienen y no tienen se está aumentando como bien dices. Miedo me da porque siempre les toca a los mismos, siempre a los más pobres, gentes de valores extremos agudizados por la búsqueda de la supervivencia, cada minuto que pasa para nosotros, sin pena ni gloria, mueren niños de hambre, es muy duro que una persona muera de hambre, es muy duro que se vaya extendiendo la cifra a modo galopante, es muy duro que sigamos siendo marionetas, que el pánico ahogue nuestra sed de justicia, de luchar...
Miro a mi alrededor y sólo me encuentro a gente parada, con el miedo en sus caras por no saber que hacer cuando la "ayuda" termine...mi barrio, mi ciudad, mi provincia, mi país está sufriendo, cerca, niños mueren, cerca también, una guerra...Tienes razón mi querido Rodolfo, no se que más escribir ni para qué, que impotencia!!
Un beso enorme

Gema dijo...

Hoy somos muchos los que exigimos a los gobernantes justicia con los mas desfavorecidos.
Saludos cordiales.

Melania dijo...

Un placer haber podido coincidir con usted a la salida del concierto de Ismael en Teror, y pena no haber sabido que estaría por la isla, para haber llevado mi libro y que me lo firmase.

Gracias por la foto.

http://www.fotolog.com/tindaya_mel/46403944

Un saludo.

Melania.

Carlos Felipe dijo...

Rodolfo, seamos francos: para que exista el primer mundo tiene que haber tercer mundo. Ésa es la única verdad de este planeta cada vez más deshumanizado.

Si los ricos cedieran dinero a los pobres; si los ricos se esforzaran para que los pobres se igualen a nuestra lujosa situación, no habría pobres. Y sin pobres, tampoco ricos. Esa es la realidad.

Existen muchos empresarios que, pese a la crisis, descansan mejor que nunca. Apenas hay riesgo de que mañana sus trabajadores vayan a una huelga para mejoras salariales; apenas hay riesgo de que mañana le pidan unas condiciones más dignas de trabajo. Todo lo contrario.

Mañana lo único que habrá en la empresa serán trabajadores dispuestos a servir el café lo más 'calentito' y puntual posible; para agradecer, un día más, que no le despiden, que le dejan unos meses más... que a finales del mes podrá pagar (en principio) ésa maldita hipoteca que se lleva su felicidad.

Mañana sólo habrá buitres en busca de carroña... Ese es el trasfondo de la crisis...

maria jose dijo...

Rodolfo,usted lo escribe perfectamente.

Fíjese si es dura la situación,que yo, que pienso que soy una persona solidaria y ando siempre preocupada por estos temas,haciendo campaña por aquí,ahora no puedo pensar en ellos:Mi marido está en paro.Ya lleva más de dos meses.Y no parece haber horizonte.

Un abrazo.

Maria del Sur dijo...

yo tampoco se que escribir


un abrazo

Lo que sea, pero no callemos

mati dijo...

toc toc
¡se puede¡
hola Rodolfo, encantada de leerte...la cosa esta fatal, yo, no se muy bien, como empezar, soy novata por este medio...tengo un bar muy pequeñito, como el cuarto de estar de mi casa, y pasa mucha gente por aqui, ultimamente, vienen mas tranquilamente.. diria yo, pero no es de mi de quien pretendo hablar, ni mucho menos, vengo a decir que, veo a las personas desde muy cerca, y es desesperante ver, como van cambiando sus rostros, sus miradas, como pierdo cada semana clientes, que no amigos, y que no puedan venir a mi casa a tomarse su habitual cervecita, nuestro ratito de charloteo que acababa por arreglar el mundo... siento impotencia, y miedo al ver la situacion.
Solo me queda la esperanza de que aun quedan muchas personas que pensamos diferente, no queremos estar sometidas a la presion que ejerce esta sociedad; que estrangula nuestra imaginacion y nuestra personalidad, reduciendo y limitando nuestros pensamientos.
... poco a poco, y en silencio... el movimiento de otro mundo es posible, va avanzando y evolucionando... , no debemos quedarnos atras, si no evolucionamos, y nos revelamos a este modo de vida de consumismo... no se que sera de nosotros..
un besazo para todos

....sariTa!!!* dijo...

HOla Rodolfo, la verdad es que en mi familia , por suerte, no se ha dado aún ningún caso de desempleo a causa de la crisis pero síque lo peudo ver en amigos y compañeros, deseperados por intentar mantener una vivienda sin tener ingresos y sin ser capaces de encontrar otro trabajo nuevo, de lo que sea con tal de poder pagar sus gastos, es una pena, espero que esta tormenta pase pronto y llegue la calma...


Por cierto, un placer conocerte ayer al fin en persona :)

Saludos

Quijo dijo...

Mentiras, mentiras y más mentiras, peticiones de paciencia y esperanza....¿qué me están diciendo? llevo meses sin trabajar, sin miras de poder encontrar algo, con la esperanza por los suelos, los nervios a flor de piel...y el alma cada día más echa pedazos...sólo tengo 26 años...y ¿una vida por delante?

Larushka dijo...

Esa impotencia final en tus palabras, Rodolfo, es lo que sentimos todos, en definitiva. Qué decir, qué hacer en esta situación drástica...

No quería dejar de pasar a agradecerte el trato en el encuentro de RNE. Aunque no escribo todo lo que debierta soy gran seguidora de tu blog y no puedo estar más de acuerdo con lo que escribes. Sigue regalándonos tus palabras. Fue un placer conocerte. Un abrazo.

Lara

Andante dijo...

En tiempos de crisis, los que pertenecen a las llamadas "clases medias" bajan un escalón. Pero ¿qué escalón le queda por bajar a un pobre, a un marginal, a un excluído social?
Los repartos,siempre suelen ser, cuestión de prioridades, y los más pobres, no se encuentran, precisamente, entre éstas.
Personalmente, opino que hay en esta crisis, también mucho oportunismo. Oportunismo para abaratar el despido, para flexibilizar las condiciones laborales, para llevarse las empresas a países donde se les pongan menos trabas a los empresarios.
Pues quizá habría que animar a esas familias para que salieran a la calle, para que preguntaran dónde está la parte que se supone les debería corresponder de esa tarta, mal repartida.
Ver programas para no pensar, quedarse con los brazos cruzados no es el mejor antídoto contra esta crisis. Quizá ¡sea la hora!, como nos dice Fran T, de pasar a la acción, y recordar a los demás que los invisibles, existen, aunque no se les quiera ver.
Un saludo.