jueves, 26 de marzo de 2009

Debate

Anoche estuve viendo el debate sobre la crisis y las soluciones. Participaban los sindicatos (Cándido Méndez, Toxo),la patronal (Díaz Ferrán y Jesús Bárcenas), el gobierno (ministro de Trabajo) y la oposición (Cristóbal Montoro, PP). Bueno, el título era ése, pero soluciones no dieron ni una. Tal vez porque el mismo título era ambicioso y si se supieran las soluciones ya se habrían aplicado. Pero, en fin...

Lo mejor del debate, la moderadora que intentó, a veces sin conseguirlo, centrar el debate. Son debates que llevan a la melancolía. Y no sé si a la gente le llegó o le sirvió de algo tanta palabra. Lo más triste es que me dio la sensación de que el diálogo social está roto hace tiempo y que va a ser muy difícil recomponerlo.

El presidente de la CEOE, Díaz Ferrán, habló con cierto aire de soberbia y llegó, incluso, a enfrentarse a la moderadora. Dio una imagen de intransigencia y dureza que la CEOE había perdido (o disimulado) hace tiempo. Y como única solución para salir de la crisis planteó, casi exclusivamente, el abaratamiento del despido.

Los representantes sindicales dejaron claro que no era la solución y que el mercado laboral tiene ya suficientes mecanismos para ajustar las plantillas. Yo también lo creo. y creo que los sindicatos, a veces excesivamente, han dado buena muestra de de flexibilidad en aras del entendimiento. Incluso, cuando al presidente de la Pequeña y Mediana Empresa le preguntaron que si él creía que había que abaratar el despido, contestó diciendo que "lo que oye a los pequeños empresarios es que no encuentran financiación".

En tiempos como éste, en el que el paro avanza como una ola, no parece que la solución sea facilitar el despido y, consecuentemente, facilitar el aumento del paro. Que se sepa el despido nunca ha generado empleo.

De todas formas, insisto en que lo más preocupante es la sensación de que sindicatos y empresarios van por caminos muy distintos. Que el diálogo parece imposible. y que, mientras tanto, el desempleo sigue aumentando y la situación de miles y miles de familias se acerca a la desesperación.

14 comentarios:

marialocaypeligrosa dijo...

Sr. rodolfo:
"si supieran las soluciones ya las habrian aplicado",
de antemano pido disculpas por este comentario si resulta ofensivo (no es para nada mi intención), pero:
empiezo a plantearme, q aún sabiendo soluciones quieran esforzarse por intentarlas o aplicarlas. Basta ver, que poco interés tienen en la via del diálogo, y cúanto afan por el discutir por discutir y el protagonismola persecucíón por todos los que debaten en general de la defensa de los intereses propios, disfrazándolo con lo de la crisis, que es bien real.
hay realmente interés en acabar con la crisis, o en asegurarse los cargos?
I.

Samuel Villena dijo...

Es una pena que la principal solución sea precisamente esa, abaratar los despidos, con la escusa de que si los despidos son más baratos, las empresas tendrán menos miedo a contratar... algo totalmente falso.

Creo que se demostró hace tiempo, en no sé qué país, que para parar la crisis lo mejor es subir los sueldos, de esta manera la gente consume más, y por lo tanto hay que producir más, y además de ingresan más impuestos. No es una medida fácil, pero creo que sería efectiva.

Parece que lo único que importa en paliar la crisis de las grandes empresas, y olvidarse del ciudadano. El pensamiento parece discurrir por este camino: "Que una familia normal no tiene para comer? y eso qué más da?... que los grandes directivos no tienen para comprarse un nuevo yate? pues hay que hacer algo! No puede tener menos de mil millones de euros de beneficio!"

Qué triste me parece el panorama ya no nacional, sino mundial...

Rosa Roja y ¿eres real?SI CLARO dijo...

Querido Rodolfo, la dificultad para entablar dialogo es a mi parecer una de las grandes carencias, que junto a la mala educación casi agresora...el ansia de protagonismo(me uno al comentario de Samuel) y de poder y las demagogias fatuas por tod@s los que nos representan- gobierno, oposición, etc...- y por supuesto el ni por un momento pararse a pensar en como poner fin de forma seria... y no con espectaculos circenses como el de anoche....sinceramente me entran ganas de reir, a causa del espectáculo y de llorar por mi amiga Carmen ejemplo sin duda de la crisis, sin duda mundial en la que estamos inmersos...

Un BESIN

Gema dijo...

Esta claro que los despidos no generan empleo.
Como leí el otro día en un blog, la verdadera crisis es la crisis de la incompetencia.

Osmar Lopez dijo...

Es imposible creer que grandes graduados de las universidades más importantes del mundo no vieran venir esta crisis. Y preocupa la falta de dialogo entre las diferente clases de poder.
En Argentina la crisis pego fuerte y el campo nuevamente corto las rutas... nuevamente un ruido intenso interrumpe el dialogo.
Los más afectados (como siempre) son los trabajadores.

Ladrón de Guevara dijo...

Yo también vi el debate, quedándome con una sensación agridulce. No hay soluciones porque cada cual ve solución en su lucro o su "salve de muebles". ¿Más barato el despido? Para qué, para que puedan lucrarse con la mitad de su plantilla sin tener que dar cuentas a nadie.

No se pusieron sobre la mesa ni soluciones, ni problema, sino exigencias egoístas para poder justificar sus sobresueldos y sus desarreglos.

JUAN MANUEL VELA dijo...

Hombre, no sere yo quien tenga que salvar la cara de los sindicatos, pero analizar lo acontecido ayer el plato como si todos fueran pares inter pares me parece una pasada.

Yo empezaría centrando el debate por ¿quien debería pagar la crisis? En cuanto escuche que los trabajadores, niego la mayor, que aporten quien mas se lucraron (perdon por el eufemismo)del negocio. Hasta ahi pueden llegar las bromas.

Caer en el discurso general de la derecha del todos son iguales, todos pillan en proporción de su poder, de dejemos a los tecnocratas la resolución de los problemas,...es decir, la antipolítica, es caer en su juego.

Alicia dijo...

Empecé a verlo, pero tuve que abandonar. la situación me puso muy triste. Miedo??
Un beso

Paseando por tu nube dijo...

Solo pude aguantar una parte del debate, no por falta de tiempo o exceso de sueño, simplemente me indigna oir (y hasta ver) a Diaz Ferrán, no soporto su prepotencia y soberbia (como bien dices).
Y con tu resumen, creo que me hago idea de la pérdida de tiempo que me hubiera supuesto seguir hasta el final, ninguna solución para todos los que de verdad están sufriendo la crisis en sus propias carnes.

yo mismo dijo...

como el chiste... el peor sordo es el que no quiere oír. los que no se oyen raras veces llegan a acuerdos. los intransigentes, los que no se ponen en el lugar del otro, los que sólo hablan en términos absolutos, sin medianías, sin grises entre negros y blancos, los que de tanto hablar han perdido el escuchar...

qué hacer, si ellos mismos no quieren hacer nada.

lunazul dijo...

El gran problema que sufrimos, además de este paro que no deja de crecer y ahogarnos es que los bancos están cerrados a cal y canto. Y de veras que pensaba que esto sería para solicitar préstamos de grandes cantidades, pero no te puedes imaginar los problemas que me están poniendo a mí para comprarme un coche. Que estoy solicitando 12.000 cochinos € y les falta pedirme el DNI de la que me hizo los empastes. Y si a mí me están poniendo trabas, que afortunadamente tengo trabajo y una buena nómina, no quiero ni pensar en los pequeños empresarios que necesiten sanear sus negocios.

Es una barbaridad, los peces gordos se llenan los bolsillos con ayudas del Gobierno, pero ellos no prestan ni para pipas. Menuda gentuza... nos vamos a hundir con todo el equipo.

Madame Bovary dijo...

Yo también lo vi. Se pasaron todo el programa colgándose medallitas, a veces, ajenas. Al final, lo único que saqué en claro es que estamos en crisis y el paro va en aumento, pero eso ya lo sabía antes de ver el debate.

Halo dijo...

se puede decir más alto pero no más claro

Thabitha dijo...

Lo peor de todo es que esta crisis está justificando todo tipo de medidas que nos están haciendo retroceder en cuanto a derechos laborales: abaratamiento de los despidos, trabajo más duro por salarios más bajos, congelación de salarios, los propios empleados renuncian a derechos para lograr que la empresa “salga adelante” (¡indignante!), despidos improcedentes y constantes EREs... Pero exactamente ¿qué de todo esto está provocado realmente por la crisis y qué por la jeta de los empresarios? Es vergonzoso.
Saludos