lunes, 24 de mayo de 2010

Carta

Hoy te escribo esta carta y no sé qué decirte.
Tal vez que todavía
tu nombre me palpita
exactamente al lado de la palabra siempre.

O quizás que te echo de menos y me canso
cuando busco tu risa
por calles y relojes,
y parece que todo es como un beso largo.

Que sepas que aún, de noche,
en la alta madrugada,
me viene tu recuerdo, la redondez del pecho,
cuando mi mano
era la más exacta brújula.

Y que no sé si esto es amor o tan sólo
empeñarse en vivir en tu cuerpo y el mío
esa historia pequeña
de los grandes amores.

Por la presente quiero
decirte que los días
transcurren lentamente
y que me siento triste
en viejos aeropuertos y en las nuevas pasiones.

Al recibo de ésta, contéstame con besos
a pagar en destino.
Pero que nunca vuelva
con ese sello triste que ponen en las cartas:
dirección desconocida.

33 comentarios:

Liedchen dijo...

me acabo de romper. Maravilloso poema.

Un abrazo.

carmen.-

Jose Arcos dijo...

Señor Serrano, echo de menos algo de amor, demasiado desamor vivimos con estos tiempos que corren. Esta mañana escuché en la radio a una chica que tenía problemas íntimos con su pareja por culpa de la pobreza (decía ella). Y su frase la cual no comparto fue: "Cuando la pobreza entra por la puerta, el amor sale por la ventana".

Saludos.

Salva dijo...

Maravilloso, Rodolfo. Me has emocionado. Si ya estaba sensible con el final de Perdidos con tu poema aún más. Ays.

Matías La Manna dijo...

Por estos tiempos se hace imprescindible terminar colgado en el centro de una plaza, ser quemadísimo en la hoguera, sufrir el golpe de quien tire la primera piedra y morir, luego, con las pedradas del resto de los cobardes. Es que vale la pena estar en contra de este mundo cardumen, este mundo que se reinscribe en la medievalidad y el azote, éste, querido mundo, que nunca pudo superar la pubertad del dominio de uno sobre otro, que nunca pudo sacarse de la piel su naturaleza de hombre mono.
Por eso vale la pena, hoy, ganarse unas buenas razones para ser asesinado por el mundo, como fueron asesinados los habitantes de la américa, como fueron ultrajados hasta insomnio los peones rurales, como fueron desarmados los obreros de las fábricas, los chicos en las minas, los pobres del planeta. Merece la pena ser condenado a muerte, como son condenados a la muerte lenta de la miseria y el hambre los mismos de siempre. Vale la pena ganarse, también, la fama de bruja y escupirle al inquisidor en la cara, y vale la pena prenderse fuego uno mismo, sobre todo, para no darle el gusto.

[Esto no tiene que ver con tu poema, lindo y nostálgico, lo sé, pero a mí el lunes me inspiró estas ganas de gritar. De todas maneras, morir por el mundo, y con el mundo, puede ser, también, un acto de amor]

Musaraña dijo...

Ay esas cartas de amor...alguna con líneas cariñosas, otras con posdatas rencorosas...

CARMEN dijo...

Me gustan las mañanas de los Lunes con tu poesía, hermosa y tierna.
Besos desde un Mediterráneo, ya casi veraniego.
Que tengas una feliz semana.

J. Gelas dijo...

En un día festivo en la Ciudad Condal qué mejor que almorzar con un poema, ¿verdad?. Me llevo tus versos a la playa, Rodolfo. Un abrazo.

Joaquín Pérez Azaústre dijo...

Querido Rodolfo, todos vamos, de una u otra forma, hacia esa dirección desconocida. Me ha gustado el poema.

Un fuerte abrazo y nos vemos pronto!

jaime dijo...

Gracias.

K. dijo...

que bonito rodolfo. saludos calurosos

T.M Barrie dijo...

Las cartas...Intenet con su correo electrónico casi estan terminando con ellas. Siempre quedará una pequeña resistencia, que se empeña en escribir sobre el papel frases de amor o de desamor, con la esperanza de arañar el alma de aquella persona que quiere.

Todo el mundo debería recibir una carta de esas al mes.

Cuerpos a la deriva dijo...

Gracias por hacer que espere impaciente a que llegue el lunes.
Un beso Rodolfo.

Mario dijo...

En los tiempos que corren... o que lentean... no se reciben cartas así. Y eso que trabajo en correos, y eso que no son buenos tiempos para la lírica epistolar. Tampoco para la sindical...

Pero tu carta poemada, me ha resucitado el lunes.

Gracias.

emmagunst dijo...

tristísimo pero hermoso...el desamor es parte del amor? leerlo es bello, vivirlo es terrible...

Piluchi... dijo...

Los lunes siempre me esperan con un regalo entre sus dedos... tus poemas...

Y tengo que reconocer que los lunes sean quizás el día de la semana que menos me gusta... pero pasar por aquí ayuda a sobrellevarlos mejor...

He empezado muchas cartas así, con un no sé que decirte... que suele significar te diría tantas cosas...

Un abrazo Rodolfo

Antonia dijo...

precioso!!!

Medusilla dijo...

"Que sepas que aún, de noche,
en la alta madrugada,
me viene tu recuerdo"... Creo que en todos los corazones, existe ese alguien que con el paso de los años no consigues olvidar.
Hermoso poema Rodolfo. Un gran beso

Sil dijo...

Esa historia pequeña
de los grandes amores...

Me defines sin saberlo, sin conocerme siquiera...Es precioso, como seguro que lo será el del lunes que viene.

LoreVero dijo...

"esa historia pequeña de los grandes amores"...que estan escrito a fuego en nuestra alma y a los que nos rehusamos a ponerles la palabra fin...
Hermoso Rodolfo, como cada lunes..
Miles de Besos..

Roxana dijo...

Melancólica y bella poesía como esta tarde gris junto al río y los jacarandá de mi ciudad.Saludos.

LaNiñaMariposa dijo...

Me gusta Mucho.

marialocaypeligrosa dijo...

De los más bonitos que he leido. Y mira que siempre tengo dudas de cúal me quedaría de los versos de los lunes.
maravilloso lo de " al recibo de ésta contéstame con besos"
Un besin,
I.

[Saray] dijo...

Y que no sé si esto es amor o tan sólo
empeñarse en vivir en tu cuerpo y el mío
esa historia pequeña
de los grandes amores.


Sin duda me quedo con estos versos.

Precioso, Rodolfo.

Feliz semana.

Besos.

Saray Alonso Sierra.

La xica que va fugir a Reykjavík dijo...

Nunca debimos perder el bello arte de escribir cartas...
Todo el mundo debería sentir que se siente al ecribir una carta de (des)amor. Ese vaciarse, sentirse más ligero, más libre, un poco menos (o infinitamente) solo.
Y por supuesto todo el mundo debería saber que se siente al recibirla...la torpeza en los dedos, la incertidumbre, todas las inseguridades propias haciendo cola en la boca del estómago, degustar cada palabra y sorprenderse al ver como una lágrima (de alegría o tristeza)dilata la tinta de la sílaba interceptada.


...creo que acabo de morir de una hiperglucemia...siento haber sido tan pastel :)

Un beso Rodolfo!!

EmpresadeserviciosenMadrid dijo...

dirección desconocida..


se puede decir tanto con tan poco?

Diegol dijo...

Gracias a vos Rodolfo los lunes dejaron de ser esa mancha en el calendario y pasaron a ser los días en que tus poemas me ayudan a sobrellevar lo que vendrá.

Felicidades!!

Lucina dijo...

Cartas con sabor a encuentros,
y a momentos sublimes sin fronteras.

Un beso

Ma. Soledad Di Pasquale dijo...

"... exactamente al lado de la palabra siempre..."

Y mi comentario siempre ha de ser el mismo: me dejas sin palabras.

Pronto te llegará una carta mía. Por medio de Germán! Un beso grande!

Fernanda Barbagallo dijo...

El amor siempre guarda besos que sin duda son recíprocos y en algún lugar, tal vez sin tiempo, los labios vuelven a combidarse ese aliento y esa humedad por el que la vida se escapa y tambien es eterna.

Eduardo Capdevila dijo...

Realmente hermoso Rodolfo, imposible no volar con la imaginación hacia cuerpos perdidos, con el sinsabor del desamor, atenuado por la miel de la lucha por las causas perdidas.
Abrazo desde Argentina

Alan Gino dijo...

Es hermoso!!!! gracias!!!! yo también escribo y me fascinaría de verdad, aparte que seria uno de mis máximos logros, que tu leas uno de mis poemas en mi blog y si puedes comentarlo, sé que pido mucho! pero te leo siempre y usted e Ismael me parecen lo máximo. Muchas gracias!
Alan Gino

bajolaluna dijo...

casi siempre llegas a emocionarme, esta vez lo hiciste.

Anónimo dijo...

Me encanto el poema. Cuando era joven yo tambien escribia, me gustaba mucho hacerlo,me inspiraba mi poca edad donde uno idealiza todo en su vida. Luego te van pasando cosas que hecen que tus pensamientos se dirijan hacia otras cosas.Aunque en tu corazon quedan esos recuerdos.