jueves, 16 de diciembre de 2010

Yo votaré a Moody's

No creo ya en países soberanos. Creo ya en pocas cosas. Oigo y leo que se hará la reforma de pensiones según los términos previstos: mayor periodo de cálculo, mayor número de años trabajados y menor cuantía de la pensión.

Leo y oigo que lo exigen los mercados. Leo y oigo que las agencias de calificación exigen reformas en las pensiones. Y el Gobierno español acepta, sumiso, nuevas reformas y más que le pidan.

Pero yo no elegí en las urnas a las agencias de calificación, ni elegí a los mercados. Ni siquiera elegí a Ángela Merkel o al presidente del FMI. Yo elegí a unos partidos que prometieron una serie de mejoras que, luego, han supeditado a lo que les digan poderes que no son elegidos, en ninguna parte, por el pueblo. El pueblo que llaman soberano y que ve cómo sus derechos se van reduciendo sin posibilidad de vuelta atrás.

Los medios de comunicación y los que en ellos escriben parecen estar siempre en posesión de la verdad, y periodistas que lo van a tener crudo en su futuro pontifican con todo desparpajo sobre la necesidad de reformar las pensiones que ellos no cobrarán.

Una locura. La insolidaridad del Estado llega a extremos insólitos. Se da a entidades financieras una pasta gansa que se gastan en prejubilaciones costosísimas, mientras siguen cosechando beneficios multimillonarios. ¿Por qué no se busca una financiación mixta de la protección social de las pensiones, como en otros paìses?

Pero no nos movemos. Resignadamente aceptamos el deterioro de nuestro sistema de protección social, porque lo exige, el FMI, Moody’s o su puta madre. Por cierto, pero ¿quiénes son estos de Moody’s y qué dios les ha dado tanta ciencia para decidir lo que países democráticos deben o no deben hacer?

Hace unos días, un amigo me comentaba: “Fíjate: que 300.000 personas no hayan podido tomar un avión ha hecho que todos los medios de comunicación y todo el país haya saltado como un resorte, se hayan decretado estados de alarma y la biblia en verso. Bueno, pues cuatro millones de parados no han conseguido ni la milésima parte de esa movilización".

No sé yo si en las próximas elecciones no votaré al Moody’s, a los mercados o al FMI.

12 comentarios:

marikosan dijo...

Yo ya no creo en la política, creo que son todos una cuadrilla de sinvergüenzas y de ladrones que nos toman el pelo como quieren. Me da igual la derecha, la izquierda o el centro.

Elena Lechuga dijo...

Con su permiso, me quedo el enlace a esta entrada para pasarlo a más gente.
Un saludo.

ROP dijo...

Rodolfo, lo que nos queda es la rebeldía, como el pueblo griego, el francés o los estudiantes británicos.

No puede ser que nos avasallen y ni siquiera hagamos un tímido amago de réplica, de desacuerdo.

Tenemos mucho que decir y mucho más que hacer. ¿Cuándo nos vamos a dar cuenta?

Ojalá nos encontremos pronto, llenando las calles...

O tomando la sede de algún partido tory (que, hoy en día, abundan...)

CARMEN dijo...

Te noto calentito, más bien ardiendo y con mucha razón, pienso lo mismo que tú, Creo que también terminaré votando a Moody´s.
Buen artículo.
Un beso.

Margarida dijo...

Ahí ahí Rodolfo!!. Siempre dando caña!. Sí señor! que no se pierda tu estilo y tu palabra, tanta diplomacia en los medios, tanta HOSTIA!. Bico!

Felipe dijo...

Por todo ello nos hemos movilizado varios miles de compañeros de CC.OO. el día 15-12, asambleas, concentraciones en la sede CEOE, en la cueva de los ladrones, recorrido las calles de Madrid, terminaremos o comenzaremos, quien sabe, con la manifa del sabado 18-12 a las 12.
Y luego vendrán más movilizaciones en nuestros puestos de trabajo.
Que viva la lucha de la clase obrera.
Un saludo: bolu

Andina dijo...

Es que al final, siempre me parece que vivimos en el mismo pais!
Gracias, sobre todo porque cuando te leo, no me siento tan sola en ninguna de mis luchas diarias!

Laura Polo dijo...

Supongo que eso de que le cuelguen el "San Benito" del cuarto poder es algo que le viene grande. Los medios de comunicación cada vez gozan de menos libertad y, por su parte, la audiencia está cada vez más adiestrada a la hora de reaccionar ante una noticia (mucho más relevante las familias que se han quedado sin sus vacaciones antes que los millones de parados adheridos a las listas del INEM). Un placer seguir este blog, y muchísimas gracias por dejar huella en el mío.
Un saludo.

Llámame iluso, porque tengo una ilusión. dijo...

Totalmente de acuerdo! Y como me siento incapaz de expresarlo mejor, con su permiso lo comparto, a ver si la gente despierta del letargo.

José Antonio Fernández dijo...

Creo que el problema es la anestesia permanente que invade a la gente. En fin.

Gitana dijo...

Yo solo creo en mi .
ya cada vez es todo mas injusto y me indigna.
Un beso enorme
Gitana♥

Paris Joel dijo...

Es que la democracia ha muerto. Lo anunciaba Saramago hace unos años, aunque todo empezó con la globalización porque esta partió de la desigualdad y el ventajismo haciendo que en términos económicos se socializaran las pérdidas y se privatizaran los beneficios. De ahí que lo único global que se ha transmitido haya sido la pobreza, la miseria y la injusticia. Porsupuesto la CEE ha sido un fantástico brazo ejecutor en este plan terminal del neoliberalismo.