martes, 26 de julio de 2011

Indignados


Caminan por las calles como si el mundo entero
pudiera dibujarse en el muro de enfrente.
Nada temen. Tan solo esa rabia infinita
de  quien nada ha perdido porque no tienen nada.

Se sientan en la calle, sabiendo que el futuro
es un reloj sin horas para ganar el tiempo.
Y todo les parece un inmenso horizonte
que no tiene finales y el principio es ahora.

Otros hablan por ellos. Tal vez no haya palabras
que puedan explicar donde está la esperanza.
Pero saben que el día nunca cuenta con ellos
ni los sueños se hacen con promesas de espuma.

Hay un mañana incierto, una luz que agoniza,
una dura rutina para salvar al hombre,
aunque nunca sospechen que detrás de las sílabas
pueden estar los nombres que han buscado despacio.

Y aunque no haya futuro tienen entre las manos
el único mañana capaz de convocarlo.
Otros, aquí en la plaza, escribirán respuestas
a todas las preguntas que hay en el asfalto.

El tiempo de la dicha es un grito que escriben
en cada nuevo muro que ya no les contiene.
Sin que nadie lo sepa, la historia se deshace
y hay un camino hacia otro día más claro.

No importa que la vida pertenezca a los bancos
y su prima de riesgo esté al borde del caos.
Cuando venga la noche juntarán  en silencio
todos los corazones que cambiarán el mundo.



***

14 comentarios:

Laura dijo...

Usted también le contará a sus nietos que formó parte de ello.

Antonio dijo...

Indignación, una palabra que dice mucho más, porque es la palabra de muchos que así se sienten, y como dice el poeta, y profeta

"Ten tu barro dispuesto, elegido tu sitio preparada tu marcha"

"Es tiempo de vivir, de soñar y de creer"

Por todos ellos.
Un abrazo
Antonio

Ene dijo...

Nadie sabe cómo terminará. Pero lo que si se sabe es que resistirán, resistiremos. Seguiremos gritando en silencio o a viva voz.

CARMEN dijo...

Seguimos buscando un mundo mejor en el que poder vivir.
Todos tus poemas siempre llegan al alma.
Un abrazo y buena semana.

Roxana dijo...

La distancia nos separa, pero los reclamos se hacen con una sola voz que nos une, la de la justicia.
Y tu poesía y la de todos los poetas que no dejarán que los Indignados queden sin ser escuchados.
Un saludo grande Rodolfo.

ANABELLA dijo...

Sin dudas, la poesía es un arma de lucha que usted sabe cultivar muy bien!
Nunca baje la guardia!

Fernanda Barbagallo dijo...

¡Brindo para que los corazones que van a cambiar el mundo no pierdan la esperanza!

Hermoso Rodolfo.

Liedchen dijo...

emocionante, como tantas y tantas imagenes de esta indignacion tan necesaria...

Abrazos

Niuqech M. dijo...

gracias

Quique dijo...

Permítame Pablo Guerrero que tome prestadas sus palabras, "Es tiempo de vivir de soñar y de creer que tiene que llover..."

Tenemos presente, tenemos voz...

Seguiremos.

Carlos dijo...

Inch ala, amigo. Inch ala

jaime dijo...

Muchas gracias.

Francisco Álvarez dijo...

Se nota que salió del fondo de tu corazón.Se nota esas ganas por la lucha de una incertidumbre que rodea estos días que son dificiles de ver y noches dificiles de soñar.
En este escrito Estimado Rodolfo,
prendiste tu luz interior ,para ver en la oscuridad, Con una claridad que debe ser vista y dada a conocer a todos.

Con uno, somos todos.
Un abrazo del chile de Allende.

Soltando Letras dijo...

Gracias, sigamos mirando al futuro; por incierto que sea, es lo que nos espera, tratemos de hacerlo mas habitable para todos.