viernes, 4 de mayo de 2012

Al furbo

Hay que ver qué generosos son los medios de comunicación con las cifras, según depende. He leído por ahí que fueron a celebrar el triunfo del Real Madrid a la Cibeles unas 30.000 personas. Joder, no dieron esa cifra ni a la manifestación de los sindicatos el 1 de mayo. Qué bien. Cómo nos gusta el furbo.

Esas manifestaciones de orgullo futbolero no son algaradas para Esperanza Aguirre. Son manifestaciones ciudadanas. Da igual que un grupo de exaltados cierren una parte vital de la ciudad, que un famoso se suba a la fuente de la diosa, que se juegue con patrimonio público. Todo perfecto. Viva el furbo.

En el fondo me da igual (aunque no del todo), pero es lamentable que la gente, en la situación en la que vivimos se despendole, se gaste lo que no tiene en entradas, y viva alegremente algo que a ellos no les reporta absolutamente nada. Con la complicidad de nuestros gobernantes -da igual del signo que sean- el pueblo se olvida de todo y a gritar como locos porque unos señoritos, magníficamente pagados, han logrado meter más goles a patadas que otros como ellos.

Lástima. El deporte no debería servir para esto. Pero así son las cosas. Y esta entrada huele a demagogia que te mueres. Cuando un grupo de muchachos o de sindicalistas ocupen la calle, se les dirá que son algaradas, que son salvajes, que está prohibido. Triste.


7 comentarios:

Cuerpos a la deriva dijo...

El furbo es el opio del pueblo.

P dijo...

Con la primera parte de tu entrada, no he podido mas que reir. Llevas razón, "furbo" y todos se unen en manifestaciones. Ahora, cuando les tocas el pan... ahí ya no hay unión. Curioso al menos ¿no? y mientras, los que participamos activamente en los sindicatos, llevándonos las tortas de unos y otros.
(De todas formas, has estado supergracioso)

Niuqech dijo...

Seguro que algún lumbreras acabará diciendo que los que ayer jodieron o quemaron mobiliario urbano para celebrar que gana su equipo son ciudadanos ejemplares, mientras que los que protestamos pacificamente y nos reunimos en Sol para prostestar somos indeseables terroristas.

Lo que hay que aguantar¡¡¡
Salud, maestro.

Anónimo dijo...

Recientemente hemos sufrido una crisis brutal.Hoy padecemos sus graves consecuenicas, por ejemplo, niños de ayer, que han crecido viendo a sus padres sin empleo y en miseria de nunca acabar, hoy son jóvenes entre 14 y 20 años,la vida para ellos no vale nada, no lo valió antes ahora menos que ya hemos "zafado". Matan por dinero, asaltan bares, restaurantes, comercios, etc. A pesar de ser uno de los paises más seguros de América Latina, estamos espantados por esta situación. Habría que concentrarse en politicas sociales, no da buen resultado recortarlas, falta visión de futuro. En fin, sigue resultando aquello de PAN Y CIRCO PARA LA PLEBE, mientras el mundo se cae a pedazos.
Ana (Montevideo, Uruguay)

Marisa dijo...

El fútbol, un modo fantástico de aprender español porque..."La Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid) ha anulado el 70% de las plazas en lectorados que se convocaron en febrero para enseñar español en universidades del extranjero. Un tijeretazo de 3,2 millones de euros que supone prescindir de 154 docentes sobre los 211 previstos. El Ministerio de Asuntos Exteriores justifica el recorte por las "restricciones presupuestarias", mientras que los profesores advierten del "perjuicio" que causará a los intereses culturales y comerciales de España."
Me voy a realizar mis ejercicios de reflexologia facial a ver si me mejoro.

Un saludo.

ana-lili.over-blog.es dijo...

El fútbol como deporte,sirve simplemente para distraernos.Cuando se protesta por las injusticias,y se quiere coartar ese derecho"natural",se quiere distraer con violencia a aquéllos conformistas que todo les resbala.Se gasta fortunas en el fútbol(no me molestaría si...)no se gasta tanto en cultura y educación,y si alguien lucha por ello,es un simple "rebelde"

CARMEN dijo...

Como en otros tiempos. Mucho fútbol para el pueblo, que estén contentos y distraidos, y mientras que no se enteren de nada.
Triste pero cierto.
Un abrazo y buen fin de semana.