lunes, 12 de noviembre de 2012

Ojos de sueño


Como en esas ciudades que intuimos
con mujeres fatales y tan tiernas,
apareces de pronto con tus ojos
cargados con el sueño de otros hombres.

Y todo estaba igual como si nunca
te hubieras detenido ante mi nombre
y yo no hubiera estado en otros labios.

Mas no importan los besos olvidados.
Importa lo que fuiste y lo que somos.
Pedazos de un ayer cuando en la noche
el corazón se rompe en los hoteles,
más allá de la niebla y de los taxis
que nos llevaban juntos al pecado.

No queda ya de ti más que la dulce
sensación de morderte en otros cuerpos.
Conocerte después de no saberte,
fugaz como el revuelo de tu falda,
cuando andabas en torno a mi cintura.

Estás –te siento- lo mismo que en la tarde
en que, despacio, dibujaste con tu boca
el hombre que no he sido. Te recuerdo.
Y me muero por ti. Y ahora estoy muerto.

16 comentarios:

Jorge Núñez dijo...

Estás –te siento- lo mismo que en la tarde
en que, despacio, dibujaste con tu boca
el hombre que no he sido. Te recuerdo.
Y me muero por ti. Y ahora estoy muerto.


Un final que no necesita más palabras. Increíble.

CARMEN dijo...

Precioso.
¿Para cuándo otro libro de poemas?.
Un fuerte abrazo.

CARMEN dijo...

Precioso.
¿Para cuándo otro libro de poemas?.
Un fuerte abrazo.

LoreVero dijo...

Simplemente GRACIAS por Rescatarme del Borde de la Vida Cada Lunes...
Miles de Besos y Dias Felices, Mi Poeta

SONIA FIDES dijo...

"Pedazos de un ayer cuando en la noche
el corazón se rompe en los hoteles,
más allá de la niebla y de los taxis
que nos llevaban juntos al pecado"

Touché, señor estupendo.

Un abrazo


eigual dijo...

Me deja tu poesía, estos trocitos de vida, sin palabras.

Gracias.

Blancangel dijo...

Ciertamente he de decirle que siempre me deja sin palabras.
Que difícil es dejar ir a esa persona a quien amamos, y sentir que una parte de nosotros se va con ella. Y encontrárnosla después de un buen tiempo y recordar, con tristeza y con alegría al mismo tiempo, todos aquellos momentos que pasaron juntos.
Pero al final, creo yo uno los recuerda con amor...porque son eso y siempre lo serán.
"Y todo estaba igual como si nunca
te hubieras detenido ante mi nombre
y yo no hubiera estado en otros labios."
Me quedo con ese parrafito para creer en la ilusión de que el tiempo nunca pasa, y que los momentos vividos quedan ahí, congelados en el tiempo.
Un placer como siempre estar por acá.
Espero no abrumarlo con tanta palabrería, sepa disculparme.
Ojalá me vuelva a honrar con su visita por mi blog.
Cualquier crítica sera siempre bienvenida y mas que agradecida.
Un abrazo grande.

ana-lili.over-blog.es dijo...

¡Lindo,Rodolfo!!!,un poco "vivir"(al menos en mi caso)eso que no hemos vivido .Generalmente mis poemas no son autobiográficos,como sucede por lo general con quien escribe,pero es bueno comentar qué te genera cuando lo lees,como lo hacen aquí.También me gustaría leer y tener tus libros-(un abrazo,Lilí)

Marisa dijo...

Nació con el don de la risa y la creencia de que el mundo estaba loco…"
Un inmenso placer volver siempre a tu calle.

Un abrazo

ANABELLA dijo...

"Estás" siempre, el recuerdo y la nostalgia, el paso del tiempo y la sensación y la certeza de haber vivido. Un beso!!!

jaime dijo...

Hermoso...Gracias.
Un placer volver a saludarte el sábado en el Price.

Carlos dijo...

Una vez más sorprendes y gustas. Que maravillosa poesia.

Isa. dijo...

"Te recuerdo. Y me muero por ti. Y ahora estoy muerto."

Fantástico final.

an dijo...

Andaba enojada visitando sitio, te recordé y comencé a leer...
Ah!!! habia olvidado que me pierdo con tus escritos, pero no olvidé lo mucho que me gusta leerte! que placer!!!! Hermoso poema Rodolfo!!! mil gracias por cambiarme el ánimo!

NaranjitaHz dijo...

Pasión y garbo = ecuación perfecta. Sublime.

Anónimo dijo...

Más allá de la agonía.
Más allá de la insoportable soledad.
Más allá de la cárcel de su recuerdo.
Después de sus ojos de sueño,
no queda nada más allá.

Bss

Ana