jueves, 11 de abril de 2013

Una vieja foto


Estás justo a mi lado. El pelo largo y liso.
Tú llevas un vestido blanco. Estás guapa.
Yo estoy mirando a cámara. En mis ojos
me parece advertir una chispa burlona.
La corbata torcida. Debe de ser una fiesta,
Una boda de alguien. Vestimos de domingo
con lo que se decía una limpia pobreza.
Me miro en lo que fuimos. Esos años benditos
de juventud y sueños. Y siento que me viene
el dulcísimo aroma del cuerpo adolescente,
el calor de esa piel que entonces descubría.

En la foto se quedan los tiempos de la dicha
en blanco y negro. Como era
esa España de entonces.
Ah, los años, los días en los que tú vivías
en cada paso mío. En la urgencia de verte
al salir de tus clases. Mi espera en esa esquina
de Bilbao, junto al metro. Los cigarrillos negros,
el ozono del cine, los besos a escondidas,
la lucha que creímos que acabaría con todo,
y los viejos amigos. Los libros de poemas,
y Mandel y Marcuse. Y tu vestido blanco.

Ahora que la vida nos olvidó en las calles,
y los cuerpos perdieron el tacto de la noche,
miro la vieja foto y busco en el espejo
esa misma mirada desafiando al mundo,
el futuro de besos que aún puede adivinarse
en tus labios que ríen.
Y sólo encuentro cierta
ternura por nosotros.
Por esos dos muchachos
que en una fiesta extraña posaron convencidos
de que el mundo era suyo. Eterna, dulcemente.

15 comentarios:

Paris Joel dijo...

Me ha encantado. Ternura y sobre todo nostalgia, mucha nostalgia. Anímate Rodolfo en un par de días ya luce el Sol.
Un abrazo.

mati dijo...

como pasa la vida...
me dicen que he cumplido 38.. pero no sé.. a veces tengo esa mirada, ese fuego, que luego he de buscar entre sueños, o entre fotos...
que bonito es comprobar contigo que es eterno, dulcemente eterno¡¡
un besazo

Ginebra H. dijo...

Bravo Bravo Bravo! "Convencidos de que el mundo era suyo".

Anónimo dijo...

Precioso

JOAN dijo...

Rodolfo... es muy muy bonito este poema! Es precioso!

Cuelga en cada palabra el sabor de todos estos años, veo la foto como si la tuviera entre mis manos gracias a tu descripción!

Y déjame decirte algo, el mundo y la victoria fue vuestra como lo es hoy nuestra porque ellos jamás tendrán la dignidad.

Un abrazo fuerte :)

Marisa dijo...

Color sepia, atmósfera suspendida, instante detenido hecho imagen, que no siempre responde al recuerdo.

Un saludo.

Gabriela Garcia Sanchez dijo...

..."Por esos dos muchachos
que en una fiesta extraña posaron convencidos
de que el mundo era suyo. Eterna, dulcemente."

Y sigue siendo su mundo en algún recodo del espacio-tiempo. Bellas sus letras, como siempre, desde mi sureño otoño a su ibérica primavera saludos señor Serrano.

mig dijo...

"Me miro en lo que fuimos. Esos años benditos de juventud y sueños" cuantas veces me miro en lo que fuí, tanto cambiamos a veces las personas, tanto, tanto.
"En la foto se quedan los tiempos de la dicha en blanco y negro" Que terrible que es a veces la dicha con nosotros, como el tiempo se la lleva y nos demuestra que no, que no nos pertenecía, nosotros le pertenecimos a ella un instante fugaz,nada se detuvo por mas felices hayamos sido el tiempo siguió.
"Ahora que la vida nos olvidó en las calles, y los cuerpos perdieron el tacto de la noche" que es la vida? es una foto en blanco y negro?
Me propongo firmemente seguir con mi vida, aunque preferiría a veces seguir siendo el de la foto, el que abraza, el que ríe y no le presta atención al tiempo y no este de ahora, el que escribe y extraña. Me propongo olvidarla y sacarme esa terrible idea de que todo tiempo pasado fue mejor, lo mejor esta por venir o eso al menos intetare creer.
Bellisima poesía Rodolfo, como siempre
Un fuerte abrazo, del otro lado del charco

monika dijo...

A veces quisiera quedarme en la foto, en el primer beso, en el primer amor.A veces siento que no soy nada de todo aquelo que soñé. Yo que me comía el mundo...Ahora me siento pequeña y quisiera " criogenizarme" hasta que todo pase...Pero luego me recuerdo que la vida es ésto, tirar pa'lante con un par, y que porqué no; lo bueno está por llegar. Besos y abrazos

Alfon Cobo dijo...

Qué poema tan hermoso. Bravo, bravísimo. Como siempre. Un abrazo, Rodolfo.

NaranjitaHz dijo...

Melancolía y hermosura unidos por los trazos de tu maestría.

Isa. dijo...

Por ahí leí una vez que a veces, un recuerdo feliz, es lo más triste que hay. Y, sin embargo, ¿cómo renunciar a él, a una fotografía, a un pensamiento... a aquello que ya ha sucedido y, aunque lejano, no cabe duda de que fue real?
Un abrazo, ¡buen din de semana! :)

mejor la vida simple dijo...

Creo que no siempre,
eché de menos
mi ausencia intencionada
en aquella foto,
imagen de un día tan finito,
como este de hoy.
El universo imperfecto
conspiraba ciego
por un minuto eterno.
Ya no podría dibujarte.
De tu rostro apenas
algún trazo débil,
perdura.
Hoy eres ese leve contorno
que desafía aún
la solidez del olvido.
Creo que imaginé
muchas tardes,
esa foto ocupada.
A veces, en libros
leídos en parques,
con el atardecer
sobre alguna imagen
que pudo ser tuya.
El tiempo no retuvo
ese instante juntos,
y eso es una ventaja
para de nuevo,
intentarlo.

Un abrazo.

jaime dijo...

Agradecido...

ana-lili.over-blog.es dijo...

¡Hermoso poema,querido Rodolfo!"En las fotos..."¡parece que al verlas uno revive el momento...