martes, 3 de diciembre de 2013

Nada tengo

Cuanto quise y soñé me llega cuando tengo
apenas unas horas de la luz  de los días,
un futuro imperfecto, tan corto como el beso
de la palabra amada y del abrazo ajeno.

Y de todos los sueños que me llegan ahora,
esa falda de flores, la soledad de hoteles,
esa absurda promesa de eternidad de noche,
me queda sólo el roce de un pájaro en la lluvia.

Nada quiero yo ahora. Me sobra ya la furia
del instante perdido, del camino ignorado,
de tantas cicatrices abiertas cuando eras
tan cierta como el pan y sólo voz antigua.

No hay días por delante que pueda llamar míos.
Ni guardo en los zapatos el polvo de tus pasos.
Cuento pacientemente cada gota de agua
que me marca este tiempos de nubes y tormentas.

Estoy aquí esperando, como quien tiene todo
y todo es la esperanza de los lejanos días.
Para vivir en ti me sobra cada instante.
Esperar es dormir sin sueño ni relojes.

Nada busques en mí, como yo nada busco
del recuerdo de alas que tenías en la carne.
Todo empieza esta tarde. En el minuto exacto
en que siento que tengo lo que siempre he soñado.

Al final, ese todo es tu voz que no es mía.


Y el día 5 en Libertad, 8


Y el día 5, en Libertad, 8 estaré con mi amigo-hermano Emiliano del Río. Y con más gente. Haremos una fiesta de despedida con cantautores y poetas. No os podéis perder esta celebración. Porque será una celebración de música y poesía. Os espero a las 21.30 horas, con una cerveza. Bienvenidos

8 comentarios:

Marinero en Marte dijo...

Para vivir en ti me sobra cada instante.

Hermoso.

Isa Motos. dijo...

Este poema es de los que, conforme se aleja uno del momento en el que lo ha leído, vuelven de pronto un par de versos a golpearte de lleno, cuando menos te lo esperas, y de improviso te parten por la mitad... es cierto, nada tengo, pero sin tener tanto, sin poseerlo, cuánto espacio, cuánta entidad, cuánto de tanto hay en esa nada...
Chapeau, Rodolfo.

Por cierto, me encantaría compartir esa cerveza entre música y poesía. Lástima estar en el sur, que ahora ni sol ni calor ni ná de ná. Un abrazo desde Granada! :)

JOAN dijo...

Eres un maestro Rodolfo, un genio con capacidad infinita para generar versos que llegan hasta lo más profundo!!

Me alegra ver que retomas ya la actividad, sin ti la poesía sería mucho más triste!!

Un abrazo fuerte desde Barcelona

Anónimo dijo...

Gracias por otras palabras llenas de sentimiento, verdad, poesía...no puedo esperar más, mañana viajo a libertad 8 desde Valencia, para cumplir un sueño, verlos a ustedes, escucharlos y disfrutarlos desde el corazón, más cerca si cabe que cuando les oigo, cuando cada noche o mañana, le leo desde mi cama, lecho de sueños, mañana se hará realidad más de uno.

Gracias Rodolfo, hasta mañana¡¡
espero no quedarme fuera :) si ven a dos chicas cargadas con mochilas, hacednos hueco¡

Un saludo cariñoso a todos.
Eva.

Flux dijo...

Todos tenemos luces y sombras. Y de la luz de García Márquez me quedo con esto...
"A los hombres les probaría cuán equivocados están al pensar que dejan de enamorarse cuando envejecen, sin saber que envejecen cuando dejan de enamorarse"
Muchos besos!

Roxana dijo...

Ah que dulce es volver por este camino donde la gente escribe con letras azules que transparenta lo que hay debajo: el corazón. Saludos Rodolfo desde Argentina!

mejor la vida simple dijo...

Conservo del amanecer
esa pequeña duda que crece a tu lado,
del día que no tengo y que no llega
del ancla lanzada que no toca tierra
del esfuerzo del ala que nace doblada.
Conservo de este atardecer,
un silencio viejo de trenes parados,
de alfombras manchadas al entrar en casa,
de puertas con letras cambiadas,
de paredes secas, arrugadas.
Y esta tos quebrada en la llamada,
nerviosa, atrapada entre hoy y mañana;
y esta sensación de ropa mojada,
de techos partidos y cuadros torcidos,
de una voz que no llega a entrar
que vive en los pasillos, en la ventana.
Conservo de este día
el olor caliente de la estela fresca que pasa,
de una lluvia a destiempo que nada cambia,
esa tierna torpeza
de quien siempre busca la misma piedra.
Todo lo que conservo,
la noche se lo lleva a dormir a su lado,
huele a incienso el momento,
las ruinas del presente,
el vuelo del minuto que comienza.
Hoy echaré de menos este instante,
el verbo que no tengo en la distancia,
la ola que no llega.

Un abrazo, Rodolfo.

Anónimo dijo...


Sãm.

Todo empieza st tarde. En ELminuto exacto en q siento qe tengo lo que siempre he soñado....

Magic ...you are so amazing !<3
Enamorada de siempre de sus palabras.