lunes, 23 de diciembre de 2013

Toma mi cuerpo

Este cuerpo que ves, si me miraras,
con la carne marchita y con la sangre
recorriendo las venas y buscando
el mismo corazón que te buscaba,
no es el que entonces fue, ni está a tu lado.

Porque nada hay ya igual que aquel latido
-el golpear que entonces golpeaba
tu pecho al mismo ritmo que mis dedos-.
Y el cuerpo. Y esta vida, y lo que fuera
está fuera de mí y en ti muy dentro.

Este cansancio mío, el derrotado
vivir que ahora camina con mis huesos.
La voluntad que ha muerto en la palabra
del hombre ya incapaz de perseguirte,
sentado en las orillas de la muerte.

Palabras para nadie. Tú tampoco.
Brillante azul oscuro del recuerdo,
la añoranza del tiempo de las fresas,
el pasado de ti, las dulces horas,
el camino sin nadie por las sombras.

He perdido y cambiado casi todo:
el músculo y la dicha, los abrazos
de las calientes aguas que habitaban
tu boca y que me ahogaban en la tarde.
Nada de ti conservo. Nada salvo.

Este cuerpo que ves –si me miraras-
es el eco lejano de mi nombre,
esa estación perdida en la que fuimos
el corazón salvaje de la tierra.
Hoy se muere sin ti. Muera contigo.

8 comentarios:

Anónimo dijo...

SändA

:'(:'(:'(

joooo ...me hiciste llorar ...qué lindas y odiosa palabras... qué triste y bonito ...qué verdad ...


Yo no quiero que el amor nunca muera...nunca.

Mil besos eterno y soberbio poeta..

Lo adoro!!!!

Anónimo dijo...

De nuevo descubriendo palabras que me dan un vuelco al alma...que son cruel realidad en la vida que hoy habito...que fue también un dia junto a él, el más salvaje corazón que habitó esta tierra.
Felices días Rodolfo! Gracias de nuevo

Espero que le llegue mi fuerte abrazo!
Eva , valencia

Carlos dijo...

Eres un arquitecto de la letra. Un ingeniero de las palabras..... En mayúsculas UN POETA....

Victoria dijo...

Rodolfo usted lee mi alma. Gracias por compartir su poesía. Bellísima.

Muchas felicidades!

Abrazo enorme desde Santa Fe, Argentina.

Pablo Sancy Sanz dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Pablo Sancy Sanz dijo...

Que bello poema don Rodolfo. Tan estremecedor como cercano... gracias por este regalo de Navidad. Feliz navidad a usted y su familia. Un abrazo, desde esta ancha y angosta faja de tierra llamada Chile.

Manuela dijo...

Me matan tus palabras...
Gracias por hacer latir más fuerte este corazón cansado.

Bello poema.

ana-lili dijo...

Bueno,Rodolfo...¡qué decir!Llega el momento en que uno mira desde otra perspectiva;pero aún se siente,se vive,se transmite y ahí nos abocamos,en lo que todavía es,y en qué nos espera.(mi cariño y deseos de un mejor año,y que siga la inspiración y quién inspire)