domingo, 27 de septiembre de 2015

Nada sin ti


No encontré la belleza más allá de tus labios
ni en tus manos de tierra he buscado otra cosa
que la vida, mi vida que empezaba en tu pecho,
en la palabra tuya y en tus ojos de sombra.

Hoy quiero recordarte en las tardes tranquilas,
cuando buscabas nombres en las playas y huías
hacia islas ocultas, buscando por los mapas
el camino a la noche donde estaba el deseo.

Cuando vuelvas al tiempo de la luz, cuando seas
otra vez ese aire que rompe los relojes
y que limpia las calles y que arrastra los miedos,
me encontrarás despierto en las puertas del mundo.

Allí estará completa la caricia iniciada,
el beso prometido, la piel que ya no es mía,
para llevarte adentro, a ese refugio donde
tu voz traiga la brisa que arrastre la tormenta.

Estaré como estaba en los días marcados,
sediento de ti misma, y bebiendo el fracaso,
sabiendo que ya nada podrá vencer la vida,
la misma que hoy te entrego aunque tú no lo sepas.

5 comentarios:

Oscar Dominguez dijo...

"Sediento de ti misma y bebiendo el fracaso" me gustó de forma especial, gracias Rodolfo.

Oscar Dominguez dijo...

"Sediento de ti misma y bebiendo el fracaso" me gustó de forma especial, gracias Rodolfo.

Óscar Sejas dijo...

Hay poemas que sirven para cerrar los ojos y sentir como las emociones laten por dentro. Este poema huele a sal y a mar, y hay un vaivén de olas en los versos, como si una historia entera pudiera navegarse, como si todos hubiéramos vivido esa historia.

Salud.

Pilu...Pilar dijo...

Rodolfo amigo, sabes escribir al recuerdo como nadie. Que preciosidad!

Valeria Mont dijo...

..Bello..