domingo, 11 de septiembre de 2016

Un nuevo poemilla

No soy nada sin ti. Ni una palabra
tuya para salvar la vida. No me llega
la risa de tu boca en esta tarde.
Te siento tan lejana y tan ausente
como el verso que fuimos. No decirte:
Sin ti este mundo es otro. Y recostarme
en la palabra amada, esa que nunca
me dirás, aunque tú sepas
que de todos los recuerdos el más triste
es no tener ninguno de tu cuerpo.