jueves, 2 de octubre de 2008

Niños

Nada, dicen, es tan hermoso como los años de infancia. El tiempo cambia y dulcifica los recuerdos. Los años quitan aristas en las personas y en los hechos. Rememoro cada vez más con mayor nostalgia, los años en el pueblo, los días de sol, los juegos en la plaza, las carreras con el aro que mi padre nos hacía, las horas de las siestas de verano, jugando con mis hermanos y con mis amigos, los días de escuela, aquel olor a tiza y a sudor infantil. Las persecuciones detrás de las niñas. Los primeros cigarrillos de anís del Tío Pavana.

Huyo muchas veces hacia aquellos años en los que, ignorante de muchas cosas, era tan feliz. Posiblemente porque con la edad las cosas duelen más, se siente uno más indefenso ante la brutalidad de un mundo que no nos resignamos a aceptar.

Mi nieto tiene dos meses y medio. Lo miro reír y moverse, lloriquear sin lágrimas. No sé qué mundo tendrá. No sé el futuro que le estamos preparando. Ojalá un día tenga la posibilidad de recurrir a su infancia para huir de la dureza de la realidad. Cada mañana, al ir a coger el autobús, encuentro a niños con los ojos cargados de sueño camino del colegio. Los veo sentaditos en la parada, supongo que pensando en sus cosas, cercanos a su madre o a su hermana mayor (es curioso la cantidad de niños pequeñitos a los que acompaña una niñita, seria y formal ) y la forma en que se arriman, se protegen en ella de la crueldad del día.

Leo, aterrorizado, que han desarticulado una red de pedófilos y escucho a uno de los responsables de la investigación decir, horrorizado, que la capacidad del ser humano para la maldad es inimaginable. Y pienso en esos niños a los que se les ha asesinado toda su infancia. Pienso en la angustia de tantos niños que jamás comprenderán de qué forma tan brutal se les ha roto una vida que tenía que estar basada en la felicidad y en la risa.

No alcanzo a entender cómo se puede hacer daño a un niño, cómo se puede gozar con el sufrimiento de un ser indefenso y puro. Si hay algo que nunca tendrá perdón es este tipo de dolor. Miro a los niños en el autobús, veo sus caritas cansadas ya tan de mañana y me siento incapaz de perdonar a quien es capaz de romper sus almas.


36 comentarios:

Ladrón de Guevara dijo...

Si la justicia supiese actuar, Desalmados como estos no saldrían en su puta vida de su reclusión. ¿Se puede rehabilitar a un pedófilo? ¿La castración química es una solución?.

Yo he estudiado Criminología y sé que, hoy por hoy, violadores y pederastas no se curan, aunque se consigan atenuar los síntomas.

Ante esto, me da asco que la justicia vaya un paso por detrás de salvar la infancia, como bien dices.

Un saludo

Mita dijo...

Es hermosísimo lo que has escrito Rodolfo, hermosísimo.
La infancia es la raíz de la planta.
Besos y gracias.

Romano dijo...

Que horror Rodolfo,no quiero ni pensanrlo,,,
La fragilidad de los niños me provocan una ternura tremenda,,,
Nuestro enano de 1 añito que esta dando sus primeros pasos al soltarle la mano y luego tomarlo me mira como diciendome,,vistes Papi,pude dar dos pasitos,,

Abrazos Maestro !!!

Eternamente, Yolanda dijo...

Como a cualquier persona con un mínimo de sensibilidad los abusos a menores no solo me encojen el corazón si no que me revuelven las tripas y me indigna su impunidad tan manifiestamente insultante.

Y más aun, me da miedo pensar como podemos proteger a nuestros niños de un delito así, cuando, en muchas ocasiones, son gente cercana a ellos los que les roban esa infancia feliz que todo niño merece, y es entonces cuando me entra una especie de paranoica....

Si, Rodolfo, definitivamente, si hay cosas que no tienes perdón, esta es una de ellas.

Un beso y muchas felicidades por tu nieto

Mar (La vieja sirena) dijo...

Una infancia feliz en el recuerdo es el refugio al que uno siempre puede acudir en los malos momentos. Destrozarle eso a un niño es una de las mayores monstruosidades de este mundo.

May dijo...

que verdad. POrque uno de los mayores crimenes para mi es negarle a un niño el derecho a disfrutar de su infancia, ya sea por desalmados como los pedofilos o por explotaciones laborales infantiles. Aunque tambien me pregunto si esta generacion futura, será capaz de tener en este cruel mundo una infancia inocente como fue la nuestra...
besos señor serrano
may

Álvaro Dorian Grey dijo...

Anoche, cuando escuché esa noticia, se me encogió el alma y solo pude darle un beso a mi pequeña y abrazarla fuerte.
Has retratado genial la carita de los peques por la mañana.
Saludos y salud

Iswar Salibovini dijo...

Sr. Rodolfo, aquí el silencio. no puedo hacer comentarios. Si escribiera lo que pienso que deberían hacerles a esos 132 implicados, me colgarían en la plaza del pueblo que es dónde deberían acabar ellos, y no en la carcel que es dónde acabarán y eso con suerte.
Un saludo,
I.

Cecilia dijo...

Es lo peor de lo peor. Malo es atacar a una persona, pero hacerlo con un niño... aggggg

Sole dijo...

Me angustio mucho leer este comentario, es una triste y horrenda realidad que nos asota...
Desgraciadamente estos perversos no tienen cura, y colgarlos seria poco!! ( Prefiero no seguir)
Es que me lleno de ira, la infancia es fundamental en todos nosotros, hasta dire que nos marca la vida, porque aquellos que tuvimos la suerte de vivirla plenamente, con sus correspondientes etapas, hoy nos podemos dar " el lujo" ( asi hay que denominarlo ahora) de remontarnos a esos años de felicidad, inocencia,magia y sueños...

¿ Por que no todos tienen el mismo derecho, por que la vida es tan cruel por momentos?

Laura dijo...

"No todo esta perdido cuando puedes ver en el rostro de un niño su magnífica sonrisa."
Dímelo a mí, que soy una maestra enamorada de mi trabajo.
Un saludo

Andina dijo...

Yo tengo dos hijas de 2 y 8 años, siempre buscan refugio en mi o mi marido como si fueramos súper heroes, quizas al intentar protegerlas de estas bestias lo seamos, no se!
Nos cuesta mucho educarlas con cuidado sin entorpecer su inocencia, no sé si queda claro a lo q me refiero, a enseñarles a ser cuidadosas sin ser miedosas y dejar de disfrutar su infancia.
No son tiempos fáciles, y supongo que nunca lo fueron, cada generación con su correspondiente degeneración. Un abrazo enorme, Rodolfo.

Regina dijo...

Yo tampoco alcanzo a entenderlo, Rodolfo. Hacer daño a niños, a bebes...abusar de ellos, abandonarlos en la basura...qué clase de sociedad hemos creado?


Por suerte, cada vez que un niño sonríe con ese brillo en los ojos de la pureza, de la inocencia, aleja toda la oscuridad que corroe las calles de nuestras ciudades, algunas veces.

Felicidades por ese nieto de dos meses y medio. Recuerdo cuando mis dos sobrinitos tenían esta edad...nada es comparable. Verdad?
Pero lo mejor aún está por llegar.
Ahora tienen 2 años y te aseguro que consiguen emocionarme con su inocencia y todo el cariño que te dan. Nunca pensé que podría albergar tantísimo amor, hasta que nacieron y los tuve en mis brazos.



Un beso

K@ri.- dijo...

Siento lo mismo que vos cuando veo a esos chicos que lamentablemente este sistema no los deja cumplir con sus derechos, como los tantos que dia a dia patean las calles de mi ciudad buscando algun simbolo de paz!
gracias Rodolfo como siempre por tanta actualidad, y tanta verdad en tu blog.
es un placer venir aca, con un mate y disfrutar de la lectura!
un abrazo.
K@ri.-

CARMEN dijo...

Estoy totalmente deacuerdo, ayer cuando escuché la noticia me quedé horrorizada, nunca podré entender a los que hacen daño a un bebe, a un niño, tan indefensos, para mi son monstruos que no merecen el perdón. Escuché también que las imágenes eran tan duras que un policia no lo habia podido soportar y habia pedido ayuda psicológica.
Como madre me siento fatal cada vez que escucho noticias sobre pederastas.
Un abrazo, Rodolfo.

Anónimo dijo...

Ladrón de Guevara, no se puede rehabilitar a un pedófilo, ni tampoco, a un violador. Ya que ambas, son manifestaciones, de poder. La castración quiímica, inhibirá, pero usará otro metodo.

Mi vecino acaba de 18 años, y a los 15 años, abuso de más de 6 infantes, como era menor, no fue a la carcel, ni a ningún centro.

Y como dice Rodolfo, ese hecho de roba la infancia, y te acondiciona, absolutamente para toda la vida. Las formas de relacionarte, las futuras relaciones sexuales, y dentro de que grupo social estaras. Imaginate, la implicación, que eso conlleva, que tú abusador, forme parte de tú entorno habitual, que es casi el 60%, de los casos..

Maldito, los miserables.
Maldito, estos No enfermos, que anidan en nuestra sociedad...

Saludos.
Corak.

Sara dijo...

Lo peor de todo es que hay muchos más casos que los que tristemente aparecen por las noticias, y supongo que siempre seremos incapaces de descubrir que personas que pueden compartir su día a día con nosotros, el viaje en el autobús, el café a media mañana, pueden estar implicados en semejante barbarie.

Yo me he pasado muchos años como voluntaria en un centro de un barrio "marginado", y sólo puedo decir que la sonrisa de cualquiera de ellos me enganchaba a la vida.

Mi infancia no la recuerdo con total felicidad, pero mis recuerdos oscuros son tan sólo una pequeña mancha imperceptible comparada con la de estos niños que tendrán que vivir con eso siempre. Y yo no me creo que se olvide...

Norma dijo...

Que duro es sentir que esas criaturas con dulces miradas, puedan pasar por esos momentos espantosos, leyendo tu articulo me remonte a mis años de niñez, antes los chicos nos divertiamos con poco y muy sanamente,mi hermana me acompañaba hasta el colegio y no sentiamos miedo...miedo.Hoy tengo a mis dos niñas de 5 y 8 añitos y no me animo a dejarlas solas un solo instantes y es increible como ellas tan pequeñas nos ven a mi y a mi marido como sus gdes protectores. Quiero que ellas vivan y crezcan sin temores, pero como hago?si estos tiempos son tan dificiles...
Gracias por las palabras!

federico gauffin dijo...

El sentimiento es compartido, Rodolfo.
Experimento las sensaciones más empantosas, cada vez que me entero de algo así.

Paty dijo...

Me pregunto lo mismo cada vez que miro a mi niño!!! Que mundo les espera???...inevitablemente se me hace un nudo en el estomago..

Gema dijo...

La crueldad de estos comportamientos es tremenda.
No se entiende, por mucho que te digan que son enfermos, cómo se pueden hacer barbaridades de este tipo. Son autenticos hijos de puta que no deberían tener el perdón.

maria jose dijo...

Yo soy maestra,maestra por vocación.Los niños son lo mejor del mundo.Desde hace doce años mi trabajo es enseñarlos a leer y me parece lo más bonito que pueda hacer un docente,enseñarles a traducir en sonidos unos dibujos pequeñitos que se llaman letras.Oirlos leer me parece la mejor música,ver sus ojitos ilusionados con su propio avance y la expresión de sus caras...

Yo tampoco puedo entender que alguien quiera truncar tanta hermosura y que disfrute con ello.Por eso firmé un manifiesto que pedía el cumplimiento íntegro de las penas para los pedófilos.Sé que es duro,pero no me arrepiento.Más,mucho más duro es que un niño crezca con ese dolor dentro de sí.

Enhorabuena por su nieto.Disfrutelo.

Un abrazo.

Alicia dijo...

Nada más sagrado que la infancia. No puedo comprender como puede haber tantos desgraciados capacez de romper la burbuja de los niños.Desde mi necesidad de creer que el mundo no está tan corrompido nunca me imaginé que esta clase de abusos y delitos fuera tan común, y raro es el día que no tengo noticias así en el desayuno...
Un abrazo!

eigual dijo...

Desgraciadamente conocí cierta vez, a un hombre que solo miraba las faldas de las niñas y que hacía cosas inimaginables y demasiado desagradables para que nombre en este comentario. No me callé y hablé, a quien le tuve que hablar de esto.

Me he estremecido con tu relato. Yo miro a mi hermana, de apenas 11 años, y la veo tan pequeña y tan indefensa, que me entran 1000 ataques de locura si pienso que alguien le pone la mano encima, con intenciones sexuales, o de cualquier otro tipo. Y ella, ajena a todo, sonríe mientras acuna a su muñeca.

No se donde vamos a llegar. No lo se.

Un abrazo, Rodolfo, y disfruta de ese precioso nieto que tienes.

eigual - www.escriboaqui.es

Arcángel Mirón dijo...

La corrupción y destrucción de toda inocencia es imperdonable. Más, si son niños. No hay justificativo.

mariano santiso dijo...

Rodolfo, mi niña Lucía tiene 10 meses y Daniel 5 años, cuando les llevo algunas mañanas a la guardería y al Colegio no puedo evitar recordar nuestra infancia y sus caritas me parecen un regalo que me llenan de felicidad para todo el día.

Carmen dijo...

Buenas tardes Rodolfo:
Yo creo que lo mejor del mundo es un niño, su inocencia y su sonrisa... ojalá nunca hubiesen niños sin sonrisas.
Bello todo lo que escribes.
Saludos desde Gran Canaria.
Carmen

Lucina dijo...

Los niños, criaturas hermosas que nos llenan los días y nos trasladan a momentos mágicos.
Me gusto mucho su escrito Rodolfo.
Sigamos cuidando la inocencia de nuestros niños y aprendiendo cada vez mas de ellos.
Si que saben conquistar con una sonrisa!
Besos

Jor dijo...

No existe nada mas puro que un niño, nada mas magico que la mirada de uno de ellos. Realmente no los entiendo.
Tuve la maravillosa experiencia de poder trabajar con niños abusados que se encontraban en un centro de dia, a los que se los ayuda a volver a jugar y recuperarse de tamaña experiencia.

Un abrazo Rodolfo, uno bien grandote, si?

A ver cuando te venis a la Argentina y tenemos el placer de hablar contigo.

LiLü,, dijo...

ay por dios
ke tema fuerte, triste, real y lamentablemente cierto.
Ke mundo, k anida a tantos enfermos k no les causa remordimiento arruinar asi la vida d seres tan puros como lo son los niños.

Cada dia tengo mas miedo, y planeo todo alrededor d la seguridad k les kiero dar a mis hijos, el dia k los tenga. Pienso irme de este pais, pero me doy cuenta k ningun lugar es lo suficientemente seguro como para estar trankilo.

Solo keda esperar k la justicia deje d ser tan corrupta, tan injusta..tan humana..y haga las cosas mejor, k vea la ilusion k hay en esos ojitos y lo horrible k es k la conviertan en tristeza y ellos no hagan nada para cambiarlo.

Sr Serrano
espero k tenga una buena semana
ahora mas contenta xq su hijo ismael se unio al mundo del blog..je

Saludos!
Carla

Anacronista dijo...

Querido Rodolfo, pienso igual que usted. Me es tan difícil llegar a maquinar como llega un ser humano, que por esencia es noble, a tan horrorosos crímenes y es que así también trato de entender a los dictadores, nazis, facistas y todo aquel que atente contra los derechos inherente del hombre... Más aún pienso como se llega a intimidar a tan bellos seres que son los niños, estoy tan próxima a esa estapa y es que aún para mi es ayer y posiblemente un poco de hoy... Es lamentable el estado del mundo y no sólo del de hoy, sino desde hace unos 5000 años...

Un beso.

Cata dijo...

Todo delito es aberrante... pero los que se cometen contra niños, yo no puedo ni siquiera considerarlos parte de mi trabajo. Hace un tiempo atendí un cliente que había sido condenado por violación a la hija de su pareja, de 12 años...dijo q era inocente... yo no pude darle la mano cuando quiso despedirse...creo en la justicia, pero haber estudiado derecho, no me impide ver el dolor...

Eclipse dijo...

No me siento muy elocuente, intenté digerir esto antes de dejarte un comentario... pero es imposible entender estas cosas.
y pienso también en los pequeños que me rodean, en mi hermana pequeña, que después de doce años sin niños en casa nos colmó de alegría y renovadas razones por las que vivir.
No puedo sacarme de la cabeza su imagen el otro día intentando unos pasos de ballet con sus cuatro añitos.
Y una no puede más que acongojarse profundamente al combinar estas imágenes y la noticia.
Mis felicitaciones por el nieto!
Una de las cosas más lindas de la vida es acercarse un bebé a la cara y respirar su aroma... da una paz..

Auxi dijo...

lucho cada día por ese sueño, soy afortunada por poder dedicarme a eso, ayudo a niños a reconstruir sus vidas

para que algún día cuando sean adultos, tengan esos recuerdos en los que refugiarse, cuando hechen la vista atrás no tengan que recordar una dura realidad (que en el fondo es la que viven) sino momentos de juegos, alegría, sonrisas y abrazos

alguna vez he tenido que cruzar mi mirada con personas a las que no puedes perdonar que les hagan daño. Y llega un momento que no sabes bien si es porque ellos no tuvieron la oportunidad de tener una infancia normal y por eso algo en sus mentes se turvó por el camino, o simplemente el ser humano tiene una enfermedad congénita que es la de hacer daño sin explicación alguna

espero que no sea así, y las personas a las que ahora nos da miedo tener hijos, dejemos de sentirlo, y algún día no tengamos que protegerlos de "demasiadas" maldades

un gran saludo

vida dijo...

Yo también soy incapaz de perdonar éstos actos, y jamás entenderé como puede existir alguien que pueda hacer éste daño a seres tan indefensos...
Me ofusca. No puedo con ello
:(

no soy recomendable dijo...

Leo, no le voy a engañar, Don Rodolfo, que esporádicamente su espacio .... por aquí siempre hay gente con mucha sensibilidad y muy puesta en la actualidad y los grandes problemas de la sociedad y no me veo capaz de ponerme a ciertas alturas para debatir lo que se dice, porque tiendo a estar de acuerdo con lo que me parece verdad ....y aquí leo muchas .... pero hoy he leído algo sobre mi mundo ... soy educadora infantil y trabajo con niños de un añito .... y leyéndo su entrada, me acabo de dar cuenta, que no hago caso a ese tipo de noticias .... triste, muy triste .... pero probablemente sea un método de protección .... me resulta imposible pensar en ciertas aberraciones que se les hacen a las personitas que a mi me dan la sonrísa día tras día, y en millones de ocasiones la vida ....


Tantísimas veces me pregunto que será de ellos dentro de 20 años???? .... y si servirá de algo realmente lo que hago con ellos .... si les ayudaré a crecer tanto como ellos a mi ....


en fin .... como siempre chapó para sus reflexiones, Don Rodolfo ....


salu2