miércoles, 1 de octubre de 2008

Vuelta a la cárcel

Dos narcotraficantes que, por un error judicial, fueron puestos en libertad al sobrepasar el período de prisión preventiva, se han presentado voluntariamente en la comisaría, pidiendo que les devuelvan a la cárcel. En ella pueden comer. Aseguran que viven en la indigencia y prefieren los muros de la prisión y las tres comidas diarias aseguradas.

Hace unos años, leía, con una sonrisa incrédula, una noticia igual en un periódico de mi amada Argentina. Hoy la noticia se produce en España. Ya sé que no deja de ser más que una anécdota, pero, posiblemente, haya mucha gente que hoy, en nuestro país, prefiera la seguridad de una cárcel, esas tres comidas diarias, la calefacción ante este invierno que se anuncia crudo, a la libertad.

En cualquier caso, me parece un síntoma de la crisis, aunque bien es verdad que, repito, no deja de ser una simple anécdota. Cada día leemos en los periódicos que la situación va cada vez a peor. Y sólo hace falta coger un taxi, entrar en un bar, para escuchar la realidad de las cosas: se cogen menos taxis, se consume menos en los bares y ni siquiera los menús de 8 euros tienen ya su éxito asegurado. La gente se toma su pinc hito de tortilla y toma el café sin la copita de después. Son pequeños síntomas de una situación terrible y que no parece ir a mejor.

Solbes decía ayer que los depósitos de los bancos están garantizados, que no hay peligro de caída en los bancos españoles. Pero la buena gente tiene miedo y piensa que puede perder esas cuatro perras que guardó en su día para cuando vinieran mal dadas. La buena gente tiene miedo al paro, a no poder pagar su hipoteca y alguno me ha comentado su intención de sacar su dinero del banco y recurrir al viejo método de guardar bajo un ladrillo las cuatro perras que aún le quedan.

Malo es cuando el miedo entra de esa manera en un país. Malo porque denota una falta de confianza en las instituciones. Porque demuestra que la gente ya no cree en nada. Hasta hace poco esto no era una crisis. Nos dijeron que no era una crisis. Hoy nadie lo niega.

Y mientras tanto leo un dato esperanzador: uno de cada dos euros, la mitad de los Presupuestos Generales del Estado, irán destinados a gasto social. Digo esperanzador porque me parece positiuvo que en los tiempos que corren el gasto público esté orientado en esa dirección, pensiones, subsidios, ayudas. Baja el Presupuesto de Defensa (bien), pero no bajan, sino que suben las aportaciones a la Casa Real que se sitúa en casi 9 millones de euros (mal). la crisis no es para todos. Está visto.

29 comentarios:

Sara dijo...

Me gustaría equivocarme, Rodolfo, y sin ser una entendida, me atrevo a decir, que si la crisis fuera para todos, pasaría mucho antes de lo que lo hará de esta forma.

Y yo que estaba pensando en pedir un aumento al jefe, supongo que me tendré que conformar con que no me despidan...

Mientras, mi padre, con 61 años, ya ve como en su fábrica, ya cierran este mes de octubre varios días por falta de trabajo.

Y vendrán días peores, pero solo para unos pocos.

Un abrazo,

Iswar Salibovini dijo...

La crisis no es para todos no, cuando algun ciudadano o ciudadana encuentra trabajo y encima a media jornada cobrando 200.000 euros, pienso que mi foto del curriculum no es buena. Y aun con crisis hay también, quien además de tres comidas diarias, tiene en la carcel ordenador por quien sabe que meritos de silencios, números o bailes.....y ahí sin duda alguna decimos "supuesto" por delante de cualquier vocablo si a hablar nos atrevemos.
Un saludo y un placer leerle Sr. Rodolfo,
I.

Anónimo dijo...

Rodolfo, la crisis no es para todos...mi padre es taxista y los fines de semana por la noche, la gente se pega para coger un taxi...si hubiera crisis para todos, la gente cogería el búho en cibeles para volver a su casa!!!

Eternamente, Yolanda dijo...

Bienvenido ese dato esperanzador, Rodolfo, porque despues de varios dias monopolizados por las noticias del derrumbe de walt street, de sus causas y efectos, 230!!! hombres, inmigrantes subsaharianos(la embarcacion mas masificada desde el 94) se embarcan en 30 metros de eslora en busca de un mundo mejor,
y , Rodolfo, una se cuestiona este modelo de sociedad donde cada vez son mayores y mas injustas las diferencias entre los pueblos.
Asi que, bienvenida la esperanza...

CARMEN dijo...

No se qué decir en estos tiempos que corren tan inciertos, de malas nocicias, donde se nacionalizan bancas privadas, porque el sistema capitalista parece que se derrumba en el país más capitalista del mundo y nos arrastra a los demás, donde llegan 200 emigrantes en una patera a las costas canarias, y el miedo se va apoderando de todos nosotros.
Sólo espero que no nos dejes sin tu poesía, ella es como un bálsamo en estos días de crisis y malas nocias.
Besos.

Felipe dijo...

No sé que decir, más que “narcos” serán unos pobres yonquis enganchados, desesperados ante el futuro que les espera fuera. Tiene que ser muy triste vender tu libertad para garantizar tu sustento. Hay personas que se han quedado en el paro y comienzan a tener verdadero pánico a los gastos que se le avecinan preocupados por la estabilidad de su familia. Todo es producto de ese neo-liberalismo o neo-conservadurismo que nos han vendido como la panacea de la nueva sociedad, un sistema que se veía que no era el apropiado pero que mientras daba beneficios y enriquecía a unos cuantos, el resto comenzaba a naufragar. Ahora algunos estados defensores a ultranza de ese sistema político, para seguir protegiendo a los ricos, deciden que es el estado, es decir todos nosotros, los que tienen que volver, una vez más, a sacar las castañas del fuego. Siempre pagamos los platos rotos los mismos.
Privatizar los beneficios, socializar las pérdidas, terrible frase que leí en un periódico.
A pesar de ello, la “ESPE” que gobierna esta comunidad de Madrid, sigue empeñada en privatizar la educación, la sanidad y ahora el agua, un bien común que nos pertenecía en cierta manera a los madrileños.
¿Cuándo de pérdidas, o ya no interese, tendremos que volver a salvar la pasta de los poderosos?.
En cuanto a la crisis, creo que los que nunca hemos tenido nada, llevamos muchos años en crisis, y ahora seguimos sin tener nada y corremos el riesgo de ni siquiera tener ese “nada”.
Un saludo

Ladrón de Guevara dijo...

Lo quer cuentas sobre el gasto social me alegra en una pequeña medida. Para mi la crisis es un periodo de cambio -se que suena demasiado idealista- pero la economía no puede subir eternamente, no puede. Y nuestro problema ha sido igual que en la I guerra mundial, creer que la buena situación nunca acabaría, consumir más, gastar más construir más...

Pero no todo está perdido, y de esta saldremos, si cabe, mejor.

Un saludo.

Mar dijo...

Es difícil hablar de ideales como la Libertad cuando se tiene hambre y frío. Se ve que ante las necesidades primarias seguimos siendo animales, por mucho que nuestros cerebros sean los más desarrollados (¿todos?.
Es muy triste que las cosas vayan tan mal en este país que se viva en la cárcel mejor que fuera de ella. Y es tan difícil tener esperanza por mucho que nos digan.. aún así ojalá que por una vez el dinero se emplee bien, aunque yo no tengo mucha confianza en ello

Sole dijo...

Rodolfo, espero que no les ocurra lo que en Argentina en 2001 que mucha gente de clase media ( clase hoy practicamente en extincion) veia como le quedaban esas " 4 perras"como decis encerrados en el famoso corralito financiero, muchos de esos ciudadanos aun no han podidio encontrarse con su dinero hoy.
Respecto al gasto social me parece alentador, lo que si no puede dejar de alarmarme y aterrarme el gasto que va destinado para la Corona..triste,triste.
Claro esta, la crisis nunca es para todos.

pd: ya que lei tan felizmente que haces mencion a tu amada Argentina, hace dos dias colgue en mi blog una hermosa descripcion ( una carta de amor) que le dedica Ismael a mi querido Bs As, se me erizo la piel leerla...Saludos

Caro! dijo...

La crisis no es para todos... la gente de clase media, si es que queda, y de clase baja es la ultima que se entera, no porque el miedo no los deje ver, sino porque es la que muchas veces no entiende claramente de economía y al final de cuentas llega la estafa, las preguntas, quien nos protege? Incertidumbre.
Por aquí hemos vivido momentos malos, colmados de angustia y sin embargo, como nos cuenta Ismael, es necesario mirar mas allá del horizonte para recordar que aun estamos vivos.

Besos y un gran abrazo! Caro!

Regina dijo...

leo que el presupuesto de defensa el año pasado fue la escalofriante cifra de 8500 millones de euros. en 2006 de 8.054 millones de euros.


Y en 2009:

El Ministerio de Defensa tendrá un recorte de presupuesto del 3% para 2009, con relación al previsto inicialmente para 2008. El departamento que dirige Carme Chacón será uno de los que mayores caídas tenga, tras Sanidad y Presidencia, y dispondrá de 8.237,9 millones de euros, es decir, 253,38 millones de euros menos que en el presente ejercicio, aunque se aumentará en un 1,95% los gastos de personal.

8237 millones

?¿¿??¿

maria jose dijo...

Yo creo que la casa real debería renunciar a esa subida,para ser solidaria con la gente que lo pasa mal.

Pero tiene razón,Rodolfo,Zapatero nos engañó antes de las elecciones negando la crisis.Creo que lo hizo muy mal y lo pagará caro.
La gente tiene miedo,yo también,pero creo que no será para sacar el dinerillo del banco.Al menos eso espero.Y espero que esto se vaya superando cuanto antes porque en los pueblos de la sierra gaditana hay poco trabajo siempre,con crisis,no digamos...

Un abrazo.

lunazul dijo...

La verdad es ésa, se respira miedo en el ambiente. Y no es tan raro eso de pensar en sacar los ahorrillos de la cuenta, vaya a ser, vaya a ser.... Aunque entonces veríamos a más de un banco caer, y esto crearía tan colapso económico que se caería la economía con todo el equipo.

Buf, me está entrando un agobio...
Y encima el empleo como está. Yo de mayor quiero ser funcionaria!

Un abrazo, Rodolfo.

Andina dijo...

Más allá de lso miedos nuestros, de esta clase media que desaperece, siempre pienso en el valor de la libertad y de los derechos:
Yo me siento afortunada(y trato de tarnsmitirselo a mi hija)de poder vivir en una casa que me resulta comoda y me protege, de criar a mis hijas de la forma que creo la mejor, de poder sentarme a leer un libro, y si no pudiera compralo de poder retirarlo en una biblioteca, y sobre todo de lograr "esos lujos" trabajando de lo que me encanta hacer, mi profesion.
Ahora, siempre me pregunto...si vivir en una casa que no te protege del frio (en caso de tenerla), vivir en una familia sin hogar, sin derecho a hacer lo que te gusta, sin trabajo, sin las comidas necesarias para mantener el estomago callado. Me pregunto, eso es ser libre? O simplemente es estar preso a puertas abiertas?
Cariños, Rodolfo...los espero en esta primaveral patagonia argentina a vos y a tu señora, espero que sea pronto!

Gema dijo...

Es esperanzador que por lo menos haya buenas intenciones de dedicar presupuesto a partidas sociales... a ver si es verdad y lo vemos.

Maria del Sur dijo...

La verdad me quede pensando en lo de las carceles...en si no es mas publicidad para decir que bien tratmos los de azul a los presos...
Porque es que vamos, ahora q termine de leer Plata Quemada, esto no cuaja mucho con la realidad...
vos decis q prefieren la carcel y sus "hazañas" que la calle...?

un abrazo

eva dijo...

es verdad que la crisis no es para todos, también hay mucha gente que sigue viviendo como si no hubiese crisis, por encima de sus posibilidades y endeudados hasta las orejas, eso es algo que nunca he entendido o no quier entender.
Lo de la cárcel no me extraña, tienen su comida su calefacción y más cosas imagino.

Besos

César dijo...

9 millones de euros, que barbaridad, un dinero tan necesario. Me parece un atraso que en los tiempos que corren ni tan siquiera se plantee un referéndum para cesar la corona. Lo que hay es mucha hipocresía…en fin.

Un saludo Rodolfo, siempre es un placer leerte.

yo mismo dijo...

está visto que no. está visto que algunos siempre ganan un poco más aunque haya crisis o aunque el mundo se derrumbe (que tampoco es el caso). sin embargo, será que aún no había vivido una crisis como la de ahora que soy optimista y pienso que con paciencia y el cinturón un poco más apretado, todo se calmará.

por otro lado, me alegro de las partidas destinadas a gasto social. veremos qué tal...

un abrazo.

Eva Galve dijo...

no me sorprende esta situación. Leí hace tiempo la misma situación pero en una persona mayor que había estado tantos años en la cárcel que a su salida no tenía, casa, familia, ni ningún tipo de ahorro que le ayudará a salir adelante. Ante esta situación sólo le quedaba volver a delinquier para volver a la cárcel donde estas tres comidas le aseguraban su supervivencia.

janadrian dijo...

En México pasa algo bien chistoso; El organismo gubernamental encargado del conteo de la "gente necesitada" no cuenta a la "gente necesitada" así que el organismo presenta números blancos en sus cuentas, por lo tanto, en México, no hay pobres y esos dos dólares que estaban destinados a la "gente necesitada" se destinan a otras causas (que por lo general son bonos navideños, de fin de año o sexenales).
Un caluroso saludo desde Guadalajara México, mano.

My dijo...

(permiteme esta paz robandole algunas palabras a ismael..)

Mi vida, no hay derecho a salir con miedo a la calle.
La ciudad se desangra y parece que no había nadie
cuando partieron un alma contra la acera,
cuando surcaron el aire gaviotas muertas.

Tratan de convencernos de que aquí no pasa nada.
Mientras la ciudad muere, hay quién ya clama venganza.
Se empeñaron en matarnos la ideología
y, no contentos, ahora mandan sus perros de cacería.

Mi vida, no hay derecho a salir con miedo a la calle.
Dentro de poco toque de queda y refugios que arden.
Respondamos antes de que se haga tarde,
o quizás un día despiertes y no haya nadie.

A quien mirar a los ojos para contarle
que no hay derecho a salir, mi vida,
que no hay derecho a salir
con miedo a la calle.

Un abrazo Rodolfo,
ojalá que no perdamos nunca la fe.

Laura dijo...

La crisis no es para todos. Tú lo has dicho.
Un saludo

Anónimo dijo...

Hola a tod@s... al leer esto recuerdo que en el último libro de Eduardo Galeano (Espejos) hay un pasaje relacionado; en este momento no lo tengo conmigo, por eso no puedo citarlo. Espero puedan conseguirlo y disfrutarlo tanto como yo (o más!).
Abrazos montevideanos para tod@s

Arcángel Mirón dijo...

Una canción de Iván Noble dice "todo lo que se cae, se vuelve a caer".
La historia es circular, para bien y para mal. Sucederá todo lo que ya sucedió, más allá de que aprendamos de algunos errores.
Nos volveremos a caer, y nos levantaremos una vez más. Y si no, consultá los manuales de historia.

:)

Un abrazo, Rodolfo.

Eclipse dijo...

Es triste que el miedo sea lo que nos mueva en situaciones de desesperación y que no haga más que hundir más las cosas. Triste que aún en democracia se esté regido y acorralado por el miedo, que viene en cualquier forma y tamaño.
En estos últimos días he sufrido el miedo, la inseguridad de no poder ni andar por la calle. Un balazo en la pierna de un amigo (salvado milagrosamente de la muerte) un oportunista que me abre la mochila, tener que depender de que puedan esperarme en la parada del ómnibus para volver a casa... el miedo cansa y desespera.
Es jodido tener que cambiar un miedo por otro, como de nunca acabar.

Cata dijo...

yo también, siempre estaré contigo... lo sabes, cierto?

DEIVID dijo...

Hoy he venido en Bus a currar, la ida y vuelta me cuesta más que venir y volver a casa en coche, hoy entraba pronto y no iba a tener problemas de aparcamiento, pero....

he decidido venir en bus.

Me gusta coger el bus, y observar a la gente.

La gente que hoy estaba en el bus, era casi la misma de todos los dias, con la misma cara. Cara de sueño.

Pero hoy mi sorpresa no estaba en el autobus, sino en la puerta del INEM, a las 8.00, habia muchísima gente, la cola rodeaba la esquina...

Estamos viviendo sintomas, no de crisis, si no de haber vivido muy por encima de nuestras posibilidades.

Un abrazo Rodolfo.

tekakwitha dijo...

El miedo es un parte irracional del hombre que parece no hemos aprendido a dominar, con el se han justificado guerras, el ascenso de los fascismos, discriminaciones, se justifica el no querer arriesgarse a cambiar el sistema o incluso perder la libertad si es necesario.

El miedo a no comer o no tener techo, desgraciadamente, es una constante en nuestra sociedad, así como ese miedo a tener un minuto de aburrimiento o de supuesta infelicidad, que automáticamente se sufraga con los placeres materiales y que nos meten en esa espiral de agobio de saber que hemos de afrontar a pagos, que eso significan menos horas de tiempo libre y más trabajo, lo que repercute a su vez en la compra de nuevos placeres materiales para justificar ese agobio dentro y fuera del trabajo.

Si tenemos a miembros en nuestra sociedad que anteponen su libertad a suplir sus necesidades más básicas, algo va mal.