lunes, 26 de julio de 2010

Mi patria

Nunca he tenido patrias ni banderas,
ni he dado vivas o gritos de rigor,
salvo en la infancia,
cuando en la vieja escuela el buen maestro
nos enseñaba a todos
que era España la patria que debíamos
llevar siempre presente. Y, sin embargo,
jamás he deseado otra bandera
que aquella que mi padre
guardaba en sus recuerdos. Y confieso
que aún entonces
era bandera porque era la que un día
teñía de esperanza los dolores de un viejo.

Mi patria no fue nunca la que marcan
el color de los mapas con puntos y con cruces.
Me he sentido
ciudadano de ti y de tus abrazos,
del hombre que no tiene
camisa que le envuelva, tierra donde
levantar el espacio de los sueños.
Por eso fue mi patria un pedazo de pan,
ese trago
bebido de tus labios. Mi patria fue tu cuerpo.
Y aún ahora me tiendo cada noche entre tus brazos,
me envuelvo en la bandera de tu vientre,
y no encuentro fronteras
que me expulsen
de la patria añorada de tu nombre.

24 comentarios:

Isa. dijo...

Es tan hermoso poder considerar a otra persona como tu patria, sentir realmente tu pertenencia, la santa devoción que suscita tan sólo su nombre o la evocación de su cuerpo...
Qué pases una buena semana :)

Cuerpos a la deriva dijo...

Realmente precioso. La mejor patria que se puede tener, sin fronteras y con la bandera de su vientre.

Un beso.

Liedchen dijo...

Maravilloso.

Un abrazo.

carmen.-

VICTOR ALFARO dijo...

Fantástico Rolfo, como siempre. Me ha recordado una canción del cantautor aragonés Joaquín Carbonell que se llama igual y con tu permiso te escribo aquí:

Mi patria es una rubia malagueña
Que me abrió su balcón a la bahía
Mi patria es una mesa y una peña
De doctores en besos y ambrosía

Mi patria es una estufa de carburo
Y chorrada de aceite en la solapa
Mi patria es cinco pelas son un duro
Mi patria es soñar con la más guapa

Mi patria no es un viva
La muerte y un presente
Esos gritos que dan miedo a los niños
Mi patria es el cobarde
Soldado más valiente
Que por amor se pasa al enemigo

Mi patria es una lengua de Cervantes
Para dar de comer a los deseos
Mi patria es un gabacho con tirantes
Y un gitano manouche, sólo dos dedos

Mi patria es una siesta con pijama
Y es un mar de manzanas y oliveras
Mi patria está en la voz de Valderrama
Y en Capri c’est fini por bandolera

Mi patria no es un viva
La muerte y un presente
Esos gritos que dan miedo a los niños
Mi patria es el cobarde
Soldado más valiente
Que por amor se pasa al enemigo

Mi patria está en la patria del Cachorro
Para soñar Caribes de Bengala
Mi patria es una radio para el Zorro
Y un milagro firmado por Kubala

Mi patria es una infancia en camiseta
Y es la mar ensoñada y creativa
Mi patria es un pajar que huele a teta
Mi patria es una paja colectiva

Mi patria no es un viva
La muerte y un presente
Esos gritos que dan miedo a los niños
Mi patria es el cobarde
Soldado más valiente
Que por amor se pasa al enemigo

***
Está en su disco La tos del trompetista... si no lo tienes ya te lo pasaré. Abrazos!

eigual dijo...

No existe más patria ni más bandera, ni más sudor, que el de tu cuerpo... Es verdad.

olé...

Me ha encantado el poema, como todos los que escribes.

Ya me he leído La blancura de la ballena ¿para cuándo el siguiente?, je je.

Besos.

José Antonio Fernández dijo...

Muy bueno, si señor.
La patria en lo palpable, no en lo simbólico. Así ha de ser.
Un saludo.

Cristina dijo...

El paraíso de Adán estaba allí donde estuviese Eva...

Miquel dijo...

Grande Rodolfo,
te sigo.

Anónimo dijo...

precioso

yo sigo buscando mi patria

abrazos

Felipe dijo...

Este es el Rodolfo más me gusta, el comprometido, el Rodolfo de la lucha, echaba de menos estos poemas, de memoria perdida, de banderas ocultas e los pensamien padre.
Sabias eso de : de nuevo se abrirán las
grandes alamedas por donde pase el hombre libre, para construir una sociedad mejor (Salvador Allende, 1973).
Mañana, espero que no sea demasiado tarde para ninguno de los dos, volvera el color de la bandera.
Un saludo compañero del alma, compañero.
Bolu....

Valeria dijo...

Precioso poema...
Esta semana, en Mendoza, Argentina, mi patria serán las cálidas voces de Ismael y de Javier que darán conciertos por aquí, y no habrá fronteras que me expulsen de la dicha que supone tener la oportunidad de escucharlos en vivo después de haberlos esperado tanto...
Gracias por este regalo de los lunes, mi gran poeta.
Un abrazo.

Utopia dijo...

Bienvenido a la república independiente de mi cuerpo... :)
Me ha encantado, Rodolfo. Como siempre tus poemas aportan luz a los lunes.

Roxana dijo...

Eso que nos pertenece por sobre todos los sentidos, tanto ese amor al que nos une lo inexplicable y lo explicable como la misma patria también.
Hermoso Rodolfo, un abrazo.

MTeresa dijo...

Preciosos versos que hablan
del amor que se hunda en las
entrañas como la patria,
como el sustento
como el agua.

Zeru Gorriak dijo...

No hay más patria que la palpable, y sin embargo hablas de una bandera que sientes más propia que la que te imponen.

Yo creo que la patria está también en las ideas, aunque sobre todo lo esté en lo palpable. Patrias hay muchas y cada uno tiene la suya. No creo que esté mal que así sea, creo que la nacionalidades son enriquecedoras, siempre que por amor a lo nuestro no menospreciemos lo de los demás.

Hay muy pocos "ciudadanos del mundo", porque lo queramos o no, nuestra cultura y nuestra tierra (que es nuestra y es de todos) nos atan sin quererlo. Decía Txillida que él era como el árbol que tiene aquí sus raices y abre sus ramas hacia todas partes, que cuanto más cómodo se sienta uno en su identidad, más universal es.

Un beso y muchas gracias por hacernos sentir un poco más vivos, porque eso es lo que haces al invitarnos a pensar.

J. Gelas dijo...

Hola, Rodolfo. Muy bonito, Pacheco también escribió a su patria y eran preciosos sus versos. Hoy has conseguido que los recuerde. Hasta me he animado yo con unos. Sigo leyéndole. Un abrazo

Lucina dijo...

Benditas tierras las que uno puede recorrer.. cada noche, cada día.

Un beso de invierno

Salva dijo...

Genial, amigo Rodolfo. También consigues que tus poemas de los lunes sean nuestra patria de todos los días.

Un abrazo.

Carlos dijo...

Totalmente de acuerdo, en estos tiempos de banderas en los balcones, yo sigo sintiendo que la unica bandera que vale la pena es el pareo que recubre a mi chica en su playa con sus gotas de sal mediterranea...

ROP dijo...

La verdadera patria a veces está en cosas tan pequeñas y tan cotidianas (tan grandiosas realmente...)

Me gusta que palabras como ésta, que en este país se apropian los sectores más rancios, tengan este sentido renovado y auténtico en tus versos...

Aurora dijo...

La patria es tu familia, tu hogar, tu cobijo, tu amor, tus hijos, la patria no tiene color, ni idiomas, ni fronteras-
Llevo mas de 30 años en España- La Coruña,que siempre me cobijo y trato como una hija- naci en Buenos Aires-Argentina- mi vientre que me vio nacer-
Bellisimo lo que escribes, de una sensibilidad y hermosura total.
Gracias por compartirlo.

Un beso

laura dijo...

La síntonia perfecta para tu poema, Rodolfo, sería ésta de otro poeta tan humano y tan sabio como tú. Felices vacaciones:

http://www.youtube.com/watch?v=WPlZ_DUcSLU

Mar Blanco dijo...

Muy bueno, Rodolfo. Me ha gustado mucho.Espero que estés pasando un buen verano. Un abrazo desde la costa. Mar.

noah dijo...

Paseando por esa esfera que le han puesto un blog delante, he encontrado el suyo,hace dos horas que estoy leyendole, y seguiré viniendo, disfrutando de sus letras y de su buen hacer.

Felicidades

Noah

http://tutudetul.crearblog.com