martes, 20 de julio de 2010

Viejos amores

Me vienen muchas veces como roncas sirenas
de barcos en la niebla o pitidos sombríos
de trenes en la noche. Y tienen la nostalgia
de la vieja cantina de la vieja estación.

Son los viejos amores, los mismos que dejaron
en la piel el sudor de la sal y el gemido
de un cuerpo que quería morir en ese instante
en que todo comienza cuando todo acabó.

Los antiguos amantes, como sombras de piedra,
lo mismo que la espuma de un cóctel y lo mismo
que la suave ternura de la palabra siempre,
como el sabor a luna que tiene la pasión.

Pienso mientras evoco sus nombres y sus besos
que no habrá cuerpos tan dulces y tan vivos
como aquellos amados que apenas ya recuerdo
que dejaron su huella con la palabra adiós.

24 comentarios:

T.M Barrie dijo...

Los viejos amores...
Pasará el tiempo y siempre llegará el día, en que echaremos de menos aquello que no llegó a suceder.

Un saludo Rodolfo.

Weltschmerz dijo...

Ojalá algún día alguien me recuerde así.
Un saludo, Rodolfo.

Salva dijo...

Genial, amigo Rodolfo, genial.

Un fuerte abrazo.

Felipe dijo...

Viejos amores, amores viejos, !que locura!
¿Por qué nos vienen a la memoria?
Si me lo permites ( de lo contrario dimelo y borraré esta entrada) voy a aprovechar este espacio que tanta gente lee para pedir una ayuda importantísima, ruego entren en mi blog y en amnistía internacional para firmar contra la lapidación de Sakineh Mohammadi Ashtiani.
Disculpame por utilizar este medio y si te molesta no dudes en decirmelo y borraré la entrada o directamennte anulas el post.
Gracias por tu comprensión.
Un saludo : el bolu

Cuerpos a la deriva dijo...

"todo comienza cuando todo acabó." Una gran frase.

Un beso

Carlos dijo...

Hay amores, que son eternos precisamente porque se han acabado. al marcahrse han dejado un olor de continuidad un aroma de labios que te besaron en un segundo eternamente duradero

CARMEN dijo...

Esos viejos amores que siempre se recuerdan...
Precioso, Rodolfo.
Un fuerte abrazo.

LUCIERNAGAS DE CIUDAD dijo...

"de un cuerpo que quería morir en ese instante
en que todo comienza cuando todo acabó."

Es hermoso, simplemente hermoso.
Además, el recuerdo de viejos amores me viene que ni pintado hoy...

Petonets!

Sara Royo dijo...

Todo permanece, mientras recordemos.

Musaraña dijo...

Viejos amores que con la mirada perdida y un semblante de derrota te hacen pensar....¿y los nuevos amores cuando vendrán? Y un amigo solidario siempre ofrece una mano al hombro diciendo: "Esos aún están por llegar"

Alan Gino dijo...

Muy lindo maestro y feliz dia del amigo!

Vértigo dijo...

te leo e imagino a ismael poniéndole música, convirtiendo en canción tus letras...

Eduardo Capdevila dijo...

Muy cierto lo que reflejas en el poema Rodolfo. Nuestra boca tiene la memoria intacta de la salitre de cada cuerpo, nuestras retinas grabadas sus pupilas dilatadas, nuestras manos recuerdan sus tendones en tensión y nuestros oídos a veces sueñan con sus gemidos. Con un eterno aire de letanía, pero siempre presentes.
Al fin y al cabo muchos amores, como escribí en el blog, se quedó "pendientes como la justicia en el patíbulo. Pero a la vez tan eternos como la injusticia en las calles".

ayelenvallaris dijo...

viejos amores... ando con la nostalgia de lo perdido...
leer esto toco mis recuerdos de dias lindos e intensos...
pero se que vendran tiempos mejores

Zeru Gorriak dijo...

Si te soy sincera no ha sido un poema que me haya atado a la primera. De leerlo y releerlo le he ido encontrado matices hasta que ha acabado por tirarme una soga a la que agarrarme fuerte. Lo que en principio me ha parecido dulzón, ha ido tornándose cada vez más duro, hasta dejarme ese sabor agridulce que sólo deja la no aceptación del fracaso y, no sé si el miedo, o al menos el respeto a lo nuevo que, cómo no, va cargado siempre de dudas.

Supongo que poco o nada tiene que ver con tus intenciones e interpretaciones del mismo, pero eso es lo bonito ¿no? Perdona el atrevimiento, o mejor, no lo perdones. Gracias por este martes, en buena compañía si lo sigue uno de tus poemas. Un beso, bueno, unos cuantos

Mar Blanco dijo...

:)

José Luis dijo...

Demasiadas muescas en la culata del revolver con el que apuntamos a nuestro corazón. Y cada muesca es un pedacito de ser, que fuimos dejando.
Excelente poema, amigo.
Un abrazo!

Jasonia dijo...

Tus palabras, preciosas y precisas, me han llevado a un viejo tema de Serrat: " aquellas pequeñas cosas"...uno se cree que los mató el tiempo y la ausencia, pero su tren vendió boleto de ida y vuelta..

Los viejos amores son así, regresan cuando uno menos los espera y nos regalan una gran sonrisa, un pellizco en el estómago y una piel de gallina.

Me encanta tus versos.
Beso.

Héctor dijo...

Lo que pudo ser y no fue... Rodolfo siempre removiendo sentimientos muchas veces difíciles de digerir aún hoy...
Sigue así!

LoreVero dijo...

...Y Sólo queda sonreir porque sucediò...Viejos AMores que habitan el presente constantemente...
Recorda a un viejo amor de esta forma, es saber que ha valido la pena(que importa el tiempo que duro)
Tu sigues renovando las caricias diarias..
Hermoso. Miles de Besos.

Clarita dijo...

Maravillosos versos que me han echo recordar a esos viejos amores que en ocasiones, en que la vida no te sonríe, te hacen pensar que todo tiempo pasado fue mejor y que siempre quedará la duda de si fue acertado acabar con aquello que creímos duraría para toda una vida...

Me ha encantado Rodolfo, precioso como siempre!!Gracias!!!

Un besote enorme, cuidate y felíz fin de semana que ya está asomando

jaime dijo...

Vendrían bien unos acordes. Gracias

flux dijo...

Cuando uno piensa en los viejos amores, se pregunta si volverá a haberlos.
Si tendremos nuevas ocasiones de empezar y cuántas.
Cuándo es el momento de parar, querido Rodolfo, y de no pedirle a la vida una nueva oportunidad...

Anónimo dijo...

precioso

abrazos