lunes, 9 de enero de 2012

Ayer, hoy

Eran tiempos difíciles y extraños.
Viajaban por las páginas del mundo
la soledad, el tiempo, la nostalgia.
Y todo en ti sonaba a música encontrada,
esa oscura razón del sueño y los deseos.

Cuando la voz andaba entre las calles
de los puertos perdidos de la noche,
me acerqué hasta tu cuerpo y me bendijo
tu mano como un dios de miel y vino.
Y supe que el amor a veces tiene
el plano del tesoro. Sin barcos y sin islas.

No hallé amor más allá de la mañana
en que buscaste en mí lo que no tuve.
Pero seguí tus pasos. Rompí el fuego,
cacé monstruos ocultos en tu pecho.
La desesperación a veces tiene
el nombre que he mordido hasta morirme.

Espacio para ser la luz que te buscaba.
Tiempo para mirarte. Caminabas
con pasos  decididos mientras todo
se detenía vibrante en tus caderas,
y subía reptando por tu vientre
hasta morir en ti. Relámpago nocturno.

De lo que amé de ti ya no me queda
más que esa sensación de ser el agua
que se bebe tu piel, mi geografía.
Los últimos cafés de madrugada.
Canción del sur, cuando en la noche alta
susurrabas, amante, entre mis huesos.
Caña de azúcar para comerte entera.

No importa que la vida vaya y venga.
A tu cuerpo me entrego. No te pido
piedad. No me des tregua.
Vénceme. Conquístame que ahora
me rindo, derrotado. Estoy vencido,
prisionero en la celda de tu vientre.

***

17 comentarios:

Manuel Cuesta dijo...

Gracias por el poema de hoy y, por supuesto, por incluirnos a Alfonso del Valle y a mí en al agenda de eventos de la semana, querido amigo.

A ver si nos vemos sin falta esta semana.

Un abrazo enorme.

jaime dijo...

Agradecido.

El Párrafo perdido dijo...

Que manera tienes de poner en versos ese caudal de sensacioes e imágenes inagotables Rodolfo!! Gracias

eigual dijo...

Uf... maravilloso...

CARMEN dijo...

Precioso, Rodolfo, una delicia de poema. No sé que sería de estos Lunes sin tus poemas.
Besos y buena semana.

CARMEN dijo...

Precioso, Rodolfo, una delicia de poema. No sé que sería de estos Lunes sin tus poemas.
Besos y buena semana.

JOAN dijo...

Puntual nos regalas otro texto lleno de metaforas visuales, y deseos resueltos a media noche, incompletos por la mañana...

A veces dejarse vencido a merced de un cuerpo es la mejor solución, la única salida!

Un fuerte abrazo!!

Anabella dijo...

El amor y la pasión nos salvan de las soledades y las nostalgias. Nuevamente gracias por cada regalo de los lunes!

Isa. dijo...

"La desesperación a veces tiene el nombre que he mordido hasta morirme."
Me gusta esa frase, ciertamente, es desesperante.

Qué pases un buen lunes :)

Dcamps dijo...

Ayer, hoy. Maldita su distancia.

Hermoso. Buen lunes para todos.

Inma. dijo...

Disfrutemos del amor que parece que va a ser lo único que nos va a quedar a salvo de tanto recorte.

Precioso poema, como siempre.
Besos

Inma-

Jorge Encinas Martínez dijo...

Sencillamente impresionante.

Un abrazo

Lucina dijo...

Cuando descubres la melodía de un susurro,
(ese que eriza hasta los dioses marinos)

Un beso Rodolfo

Miguel Cobo dijo...

Adivino esa canción del sur, prisionero en la Arcadia del presente, en esa dulce celda.
Si es preciso el delito para volver a ella, ¡quiero ser delincuente!

Soltando Letras dijo...

Bello poema como siempre, de los que salen de las entrañas.

Anónimo dijo...

Gracias por No Tenerme Piedad y Vencerme con tantas palabras escritas desde y con el alma!!!! Miles de Besos y Días Felices!!!

ayelenvallaris dijo...

un beso