lunes, 4 de febrero de 2008

Buscando en los cajones

Estos días anduve por mi vida

buscando en los rincones, colocando

en su sitio recuerdos y postales,

las palabras de adiós,

un beso, cigarrillos

de las noches sin ti.


Revolví en los pliegues de la carne,

en los huecos del alma, en los cajones

del armario de arriba.

He encontrado billetes de autobús

ya caducados

marcando viejos libros de poesías

que copié en tus caderas

y en tus pasos.


Encontré en los recuerdos

el olor del membrillo del verano,

el perfume a lavanda de tu risa.

Y, luego, bien doblado,

he encontrado el olvido

igual que una camisa

que no sirviera a nadie.

21 comentarios:

Eva Galve dijo...

Siempre me sorprende.
Me parece genial la comparación del olvido con una camisa vieja y desgastada.

Por cierto, he intentado comprar el libro de Especial para cócteles en la web pero no sé hacerlo, selecciono el libro, y ya cuando me sale la lista de la compra me pone que no hay ningún artículo seleccioinado. No sé.

Un saludo.

Isa dijo...

La carne de gallina y los pelos de punta, Rodolfo.
Cómo me gustan tus poemas y cuántas sensaciones me hacen sentir.

Un saludo.

CARMEN dijo...

Muchas gracias, porque hoy realmente lo que quería al entrar en su blog, era encontrarme con una de sus poesías. Para mí una de las mejores formas de comenzar la semana.
Gracias otra vez.

Luis dijo...

Supongo que tienes razón y que con el tiempo todo se olvida, aunque qué sabré yo. Siempre me ha gustado comparar a las personas con los libros. ¿Una vez lo has leído qué sentido tiene? ¿Decorar una estantería? Menos mal que, algunos cuantos, siempre duermen en mi mesita de noche.

Miguel Martorell dijo...

Que bueno, me ha encantado. Gracias!

Rateta miracels dijo...

Es precioso. Me ha tocado la fibra sensible, especialmente porque tengo un afán o un defecto de amarrarme mucho a los recuerdos, guardar cualquier cosa que en un futuro me pueda ayudar a recordar: entradas de cine, billetes, postales, una nota.... Hay quien dice que no podría guardar tantas cosas por miedo a perderlas y a que esos recuerdos desaparecieran, pero no creo que pierdas nada, simplemente te ayudan a recordar y a traer al presente algún momento que tengas más escondido.

Sonia Fides dijo...

Siempre que leo tu poemas pienso en que debe ser agotador mantener tan en forma la memoria, eres un atleta de los recuerdos y eso es magnífico para todos los que nos detenemos a leerte.

Un abrazo.

Alicia dijo...

Me encantan tus poemas Rodolfo. Gracias por dejarlos por aqui... un beso.

Margarita dijo...

Nuevamente me estremecen tus palabras, Rodolfo, hermosas como siempre, muchos besos.

eigual dijo...

Me pregunto si no tendrás, Rodolfo, algún libro de poemas de tu propia cosecha.Si es así quiero comprar dos ejemplares. Pues cada vez que leo alguno de los que dejas aquí en el blog, me quedo con ganas de más.

Un saludo y un fuerte abrazo..

difistinto dijo...

Que bello es el olvido
aunque a veces lo encontremos doblado
como una paloma de papiroflexia
tan perfectamente construida que...
la miramos para que vuele...

¿Existe el olvido si no lo encontramos?

Estoy mirando el buzon cada dia, quizas alguno encuentre un buen licor
de los tuyos.
Te leo siempre, eres mi avance en las palabras.

Un gran abrazo Rodolfo!
( tengo tendencia a encariñarme)
Me encanta llegar a casa y leerte.
Todavia pienso que no nos cuentas tus secretos jejeje

Montse.

Sebas dijo...

Si me permite, le voy a nombrar como mi gran amigo, por que aunque usted no lo sepa, mucha gente incluyendome, nos dejamos llevar por sus palabras y mas aun cuando escribe textos tan hermosos, nos llena un poquito mas el alma y bien dijo Serrano - por un instante el tiempo se congela y desaparece este vertigo...


gracias por su visita fue un gran honor.

Mar y Sol(a veces tenue y otras no) dijo...

Qué maravilla!!. Yo ando en la búsqueda de un olvido y por ahora nada...Al menos me choqué con esta maravilla de poema que aliviana el peso de esa búsqueda.
Gracias...

Belinda Shinshillas dijo...

Todos en algun momento de nuestras vidas hemos tratado de encontrar entre los cajones de nuestro propio olvido, ese momento en el cual tuvimos vida...amamos con pasion y recorrimos los senderos sensuales de un amor profundo... y tuvimos por unos breves y sublimes momentos el cielo y las estrellas entre nuestras manos...a pesar de que solo fueran en nuestros sueños.

Muchos besos por esto y mas,

belinda

Anónimo dijo...

como siempre, me maravillas con tus palabras....


un abrazo


vero

Paseando por tu nube dijo...

Cierto Rodolfo, empiezan igual, incluso buscabamos lo mismo, pero uno encontró los recuerdos y olvidos puestos a buen recaudo y la otra, todavía anda buscando ¿?, sentada en un sillón.
Un beso amigo

Cecis ... funámbula dijo...

Rodolfo, lo dices tan bien...una vez mas, que yo me quedo sin saber que decir...Porque cada sensacion esta tan bien delineada por tus letras...cada comparacion es un hallazgo que convierte la nostalgia y el dolor en maravilla...

manly dijo...

Buscar entre los cajones de nuestra vida es lo que tiene: encontramos páginas de nuestra historia que terminan en punto seguido en lugar de punto final.

Anónimo dijo...

Obrigada, Rodolfo!
Mais um belo poema, para ajudar a tornar mais leves os dias em que as recordações nos deixam mais nostalgicos que alegres. É fantástico ter essa capacidade espantosa, de dizer tanto com tão poucas palavras!
Um abraço. Ana

*AdRi* dijo...

Los cajones siempre tan profundos.

(=

Un saludo,
Adri.

Anónimo dijo...

Se me hace un nudo en la garganta, me recorren escalofríos por la espalda...
Gracias, Rodolfo.

Lyrisse.