jueves, 29 de mayo de 2008

Cansancio

Últimamente estoy cansado. No sé muy bien por qué. Deben de ser los años. Este Madrid que agobia. La certeza de que vienen tiempos duros... No sé. Quiero volver a otros días, a otros momentos. Y no sé cómo hacerlo.

Leo los blogs de los amigos. Navegó por estos mares. Sonrío a veces. Merecen la pena tantas líneas de esperanza, de vida. Y me digo. "Esto está bien. está muy bien". Tanta esperanza colgada en las páginas. Tantos sueños...

He leído unos cuentos de Conrad. He leído "Entre mareas". Historias de gente extraordinaria. Hombres fuertes como ese amar que tanto ama Conrad. Los barcos atracados en puertos lejanos y olvidados. El marinero que cuenta historias increíbles y, sin embargo, certeras como una palabra pronunciada para ti.

He leído a Conrad y daría cualquier cosa por estar en ese puerto de Malasia, en ese bar oscuro y miserable escuchando la historia del hombre que hundió el barco para cobrar un seguro o la de Davidson, acudiendo incansable a visitar, en un rincón perdido de las islas, a Anny la Risueña. Maravilloso retrato de una mujer perdida y salvada al final de una vida miserable.

Estoy cansado y, sin embargo, en el autobús, cuando de noche vuelvo a mi casa, esos mares, esos barcos, esa gente me salva del cansancio. Me lleva hacia un paisaje de palmeras, de hierbas, de flores extrañas, de mareas, en los que los hombres saben que ellos son su única esperanza. Y que detrás no hay nada o está todo.

41 comentarios:

ALBERTO LÓPEZ dijo...

Los años son unidades de medida que advierten, pero no perdonan.
Aunque en tu caso no creo que sea una cuestión de edad. Más bien de monotonía, de cotidianidad, de ver una y otra vez esos eventos consuetudinarios que acontencen en las rúas. Eventos que no se diferencian mucho a los que vió el gran poeta hace casi un siglo. Un abrazo.

difistinto dijo...

Querido Rodolfo:

En este momento yo tambien me siento cansada y tan solo tengo 31 años.
Cansada de la vida, de su inestable conquista economica, cansada de facturas sin pagar.

Cansada, muy cansada de no conseguir el sueño de tener un trabajo con un sueldo digno.
Hace unos dias me despidieron improcedentemente del trabajo , sin previo aviso . Y estoy cansada que no me hagan caso , ni me paguen la nomina ni el despido y que los sindicatos no trabajen hasta el martes.

Cansada, estoy cansada.

Pero alguna noche y gracias a todos los que me leen y me alientan consigo un pequeño punto de luz que atraviesa un texto. Ya sea porque lo leo o porque lo escribo.

Y descanso, por no aceptar cambios y volverme una mujer sensiblona y mala,por continuar siendo yo, derrotada ante la vida.

Besotes


Montserrat

eva dijo...

yo estoy muy cansada también, y hago como tú leo un poco, y me olvido un poco de la monotonía y de porque estoy tan cansada.

maria jose dijo...

Parece que todos estamos cansados.Yo porque estamos terminando el curso...pero sobre todo porque hay gente a mi alrededor empeñada en destacar las miserias de la vida,en lugar de buscar soluciones positivas.

Rodolfo,me ha sorprendido.La imagen que me he hecho de usted,a lo largo de estos meses que le sigo,es la de una persona tremendamente afortunada precisamente por su forma de ser,vitalista,generoso,solidario,comprometido con causas que otra mucha gente deja de lado.Para eso se necesita mucha energía.
Y la gente,la buena,buenísima gente que le rodea,aquí en el blog(a mí leerlos me ha salvado más de una tarde),pero sobre todo en su casa.Lo menos que podría esperarme es que usted también se cansara.

Pues decanse,Rodolfo.Yo necesito que siga estando ahí,que siga siendo maestro para muchos.
(maestro es el título más hermoso que pueda conseguir nadie,y no en la escuela de Magisterio,sino en la vida)

Un abrazo enorme.

Arcángel Mirón dijo...

No creo que sea la edad. Conozco gente más joven que yo, que ya no espera nada. Es gente convencida de que la vida es basura. Cuando los escucho, no se si irritarme, deprimirme, o enojarme. No lo sé.
Para el cansancio corporal (tan válido como cualquier otro) existen complejos vitamínicos. Para los otros cansancios... también hay vitaminas.

Un abrazo, Rodolfo.

Samuel Villena dijo...

Rodolfo, tu cansancio es comprensible, puesto que no paras de crear nuevos proyectos, de trabajar en una y otra cosa, de vivir apasionadamente, en definitiva. ¿Pero sabes qué? A veces yo también me canso, y me doy cuenta de que, los días que más cansado estoy, son los que realmente han merecido la pena, son los mejor aprovechados.

Un saludo Rodolfo, y todavía estoy esperando la presen del libro. Mándanos un mail cuando esto suceda. Por cierto, ¿estarás en la feria del libro?

Casablanca dijo...

No sabes, te tuteo porque te leo todos los dias y ya eres como un amigo al que se le escucha casi diariamente... Bueno, a lo que iba.. Decía, que no sabes lo que me ha gustado hoy leerte, porque me creía una loca... Miles de veces, o mejor debería decir siempre que me pesa la vida, navego por otros mares... o incluso aunque no me pese, yo necesito ponerle un poquito de sal marina, echar manos de la imaginación y tranformar lo que no me gusta. No es un recurso para huir de la realidad, sino solo para endulzarla: total al final del día vamos a tener lo mismo. Te puedes mosquear con el atasco de vuelta a casa, puedes renegar de la rutina, ponerte mala sangre con el idiota de tu compañero de trabajo, y así no acabariamos nunca... o puedes salir de esos momentos cuando quieras usando la imagianción...
Yo creí que estaba loca, que quizá me escondía de algo... Pero me alegra ver que no soy la única, que hay alguien más en el barco.

María.

Laura dijo...

Hay momentos de cansancio. Cansancio que se combina milagrosamente con esperanza. la esperanza de andar por las calles y respirar la vida, la tuya, la de los demás. Me encanta sentarme en un banco y mirar a la gente pasar e imaginarme sus vidas, sus sueños. Y agarro un libro que me aleja por un momento del caos, de las obligaciones. Y escucho una canción y me siento más ligera, más fuerte, más libre.
Es fácil que desepere aquel que espera
Un saludo

Esther dijo...

Hoy de nuevo, como a menudo en los últimos meses, he tocado fondo.
Ultimamente me cuesta encontrar motivos para luchar, sobre todo cuando tus intentos se encuentran con muros y malas personas. La impotencia, la imposibilidad de cambiar las cosas, hay dias que me produce una rabia tremenda e insana y otras veces me deja sin ganas, cansada.

Pero he llegado a casa y he abierto este blog como cada dia y allí estaban tus palabras, Rodolfo, contandonos tu cansancio, tu pesar. Y como tantas veces me has rescatado un poco.También lo han hecho los amigos de este blog. Encontrar gente como vosotros me reconcilia un poco con la vida cuando empiezo a perder mi fe en ella y en las personas. Tambien están los amigos, que siempre están ahí demostrando que existen grandes personas por las que merece la pena seguir luchando. Para que el mundo tenga una oportunidad. Y nosotros también.

Muchas gracias y ánimo a todos.

síl dijo...

yo me siento igual... y no sé si es cansancio, astenia primaveril o desánimo de ver por donde va el mundo.... pero, como todo en la vida, seguro que pasa... así que toca seguir agarrándose a esas pequeñas cosas que te salvan del naufragio...
como dice Margarit, al fin y al cabo, lo único que buscamos en esta vida es salvarnos...

besos y abrazos

paolademendozargentina dijo...

El ocaso del deseo


Es una estrella ,
un centellar,
un rayo,

cesa,

ya no
es,


calla

y ...

oscurece.

Emanuel Lopez dijo...

La verdad es un honor inmenso lograr dar con usted, debo confesarme un gran admirador de las letras las cuales interpreta su hijo y nada solo saludarlo y agradecer al internet poder acercarme a personas como usted que me alientan dia a dia a seguir el camino de la escritura .

Regina dijo...

yo ya estoy cansada de estar cansada. Así que levantémonos de la cama, salgamos del letargo y invitemos a los demás a vivir y a soñar mundos mejores. O mejor aún, a construirlos.


Un beso muy muy fuerte para tí Rodolfo. Mi referente.

Anónimo dijo...

rodolfo.... q maravillosa forma de contar lo cotidiano...

a veces nos cansamos pero por suerte llega la noche q nos invita a pasear por el pais de los sueños q renuevan la fuerza y la alegria de estar vivo... despertamos y los ojos encuentran una mirada nueva....

q esta noche descanses..


un abrazo desde la argentina...


vero

CARMEN dijo...

Espero que no te pueda el cansancio, todos pasamos por esos momentos y no creas que es la edad, más bien será la primavera que tanto nos afecta a todos.
Pero para que te encuentres mejor, te mando una fuerte dosis de cariño y el vientecillo necesario, el rumbo lo pones tú, para seguir navegando y poder llegar a todos esos puertos que deseas.
Hoy un montón de besos sólo para ti.

εїз Иú®iĂ εїз dijo...

Rodolfo, ¿son los años o el estilo de vida en que vivimos?
Yo tengo 24 años y estoy cansada, muy cansada, tanto que incluso hace cosa de un mes roce mi punto más bajo y casi necesito ayuda para subir unos peldaños y no derrumbarme... de ahí mi pequeña escapada a esa córdoba tan grande y tan pequeña a la vez, como dices tu... porque necesito respirar, salir unos días de esta gran ciudad con su ritmo frenético, bajarme del tren y dejar de correr un par de días....

no se si será la primavera pero noto que vamos todos bajos mínimos últimamente...

JUAN MANUEL VELA dijo...

“Si hablas con el pueblo y guardas tu virtud;
si marchas junto a reyes a tu paso y tu luz;
si nadie que te hiera llega a hacerte una herida;
si todos te reclaman, y ninguno te precisa;
si llenas un minuto envidiable y certero
de sesenta segundos que te lleven al cielo...
toda esta tierra será dominio tuyo
y aún mucho más,
serás hombre, hijo mío.”
Rudyard Kipling

Tal vez por ser viernes, sea común al animo de todos expresar ese dudoso sentimiento de falta de aliento y hastío. No seré Yo quien mediante breve entrada a este “blog” sea capaz de recuperar el déficit de pulsaciones de optimismo, pero con solo pensar en todas las personas que viven en un permanente Viernes por la avaricia y depravación de la condición humana no me queda otro remedio que venirme arriba y seguir caminando por mi y por ellos, por ellos y por todos. Así que buen fin de semana a todos y continuar en las barricadas.

Álvaro Dorian Grey dijo...

Hay momentos que tienes cansancio y no es físico, estas astiado de todo y la pesadumbre llena. Te vienen a la mente rutas lejanas y casas de maderas al borde de un gran lago. Pero despues miras y ves los ojos del amor, una caricia, un libro viejo, una página de un blog o un buen vino en compañía y te dices, "tengo que hacer algo" y tiras pálante.
Por cierto, aun en una ciudad tan grande como Madrid, las esperanzas florecen en cada esquina.
y sino, tenemos a super-esperanza... aguirre, jejeje.

manuespada dijo...

Conrad me encanta, y es cierto, los libros le sacan a uno de su vida cotidiana para vivir otras vidas, lo malo es cuando cerramos el libro.

txilibrin dijo...

Yo creo que la vida son momentos. Yo ahora mismo, no me canso con nada, aunque me queje, lo intento aprovechar. Que nunca se sabe.

Pero, piénsalo, ¿qué harías sin este Madrid? Sin el ruido, la gente, la música, las tertulias. El bocata de calamares, las cañas con tapa, el rastro.

Y tus amigos

montse dijo...

Buenas Rodolfo!
No te preocupes por el cansancio, todos estamos igual, a veces la vida agota.

Yo, al igual que tu sueño con un mar, mi mar es el Mediterráneo y durante toda la semana cuento los días para que llegue la tarde del domingo y me encuentre de nuevo con el. Me gusta ir a un cabo justo al lado de la playa de San Juan en Alicante se llama Cabo de las Huertas.

En una entrada que tengo en mi blog con el titulo A solas con el (de fecha 17 de diciembre de 2007) hablo de el, de lo que sentí una tarde en la que me encontraba triste, no se, me gustaría que la leyeras...

Un beso.

Paseando por tu nube dijo...

No me importan estos tiempos duros que se avecinan, o no,o seguro que si.
Me importan, prefiero que me importen mas vuestros escritos, vuestros sueños, saber que podré seguir paseando por vuestras nubes.
No te rindas tu tambien, por favor, tu NO, ya estamos los debiles para andar llevando nuestros barcos de acá para allá entre las mareas de Conrad. Pero siempre atracamos para escuchar las historias de hombres fuertes como tú, amigo.
Un beso Rodolfo

olga 73 dijo...

Bueno Rodolfo,
clarísimamente esto es una astenia primaveral masiva. Debe ser eso.....
Yo ahora mismo soy incapaz de concetrarme en la lectura. Memoria de pez. No recuerdo lo que ponía en la página anterior, o incluso tengo que releer los poemas de Benedetti pq no los pillo.... y sé que soy yo, que estoy en plena astenia.
Pero como en "sucede que a veces" que nos canta Ismael, pues una va y descubre a Bergia en Cedaceros 4, y se engancha a él, y con él sueño con los ojos abiertos,y con él disfruto muchísimo, y con él tengo nostalgia de un Madrid que casi no conozco y acabo sonriendo... oyes.
Bueno, eso y planificar un camino de Santiago para julio, aunque no consigo engañar a nadie que lo quiera hacer conmigo. Están todos cansados, jajaja.
Mil besos valencianos. OLGA.

yraya dijo...

Me uno al lado de los que están cansados, pero lejos de ser un cansancio físico que lo es, también es psíquico, no sé, como si todo en esta vida lo tuviera hecho o me faltara muchas cosas por hacer...será la edad.
Un saludo y buen fin de semana.
Ahhh, por cierto muchas gracias por estar en Nueva Tribuna.

eigual dijo...

Yo hoy he podido ver el cansancio en una mujer de unos 80 años y en un hombre de unos 90. Él hombre, con una joroba enorme acuestas, a dejado atrás el banco en el que se encontraba sentado para ir a sentarse al lado de la anciana. Al hombre, llegar hasta la mujer le ha costado un gran esfuerzo, lo mismo quizá, que le puede haber costado llegar hasta ese pequeño parque en el que nos hallábamos. Sin embargo, cuando el hombre se ha sentado al lado de la mujer, ésta, ni lo ha mirado. Y no en ese momento. Sino en todo el rato, ni tan siquiera por el efecto que supone el peso de un cuerpo lleno de vida y tristeza en un banco, viejo, de madera.

Que pases buen día Rodolfo.

Anónimo dijo...

Pero qué pasa!!!!?. Todos tenemos días de cansancio y hasta de melancolía. Hay que reposar, y tomarse el tiempo, pero recordá que todo pasa, y este cansancio es temporal... Desde aquí, ánimo y son estados que tenemos que pasar todos, así que a darles ese lugar porque son necesarios, para recopilar, revisar, etc. Como decimos aquí Vamo'arriba,eh!.Que te quiero mucho como tantos de este blog y REPOSA. UN BESO APRETADO Y UN ABRAZO.ANA (MONTEVIDEO)

Eclipse dijo...

a ver, bajo la estrella azul
cuántas estrellas cansadas
beben el café ya viejo
de otra mañana
mientras a sus pies se rinden las galaxias
y las aves de rapiña roban las crías
de otras almas.

salud, Rodolfo! el solo hecho de que escribas eso te hace menos viejo y menos cansado, o al menos un fiel combatiente que da esperanzas a otros.

olga 73 dijo...

jajajaja
acabo de ver las fotos de Bergia en el nuevo blog de Regina. Yo hoy nombr�ndolo aqu� y mira por donde me lo encuentro disfrazado de Barney....
Pues eso, un showman adorable. El pelirrojo m�s interesante que he visto �ltimamente por ah�..... Siempre es un placer echar unas risas con ellos en esas veladas despu�s de alg�n concierto. Gente encantadora la que rodea a Ismael. Puedes estar tranquilo Rodolfo, que seguro est� en buena compa�a.
Un beso desde aqu� para todos, en especial para Ismael y Carol que siempre nos miman.
OLGA.
pd.: y sigo esperando tu libro. Bendito Correos Valenciano......

Alicia dijo...

Estar cansado es normal amigo, este me de mayo tan lluvioso, el ajetreo de la vida, la ciudad, el tráfico... todo. Pero pasa, creo que estás lleno de energia.

sondelaloma dijo...

Es verdad que hay momentos en que uno se siente cansado pero pienso que no es problema de años.Tener mayor edad significa ser alguien muy sabio de la vida.
PS:Me gusto mucho tu blog, un abrazo y espero seguir en contacto.

Benjuí dijo...

Me ha gustado que afrontes un tema que parece asustar a la gente de nuestra edad.
Sí: nos cansamos más a menudo y más por menos. Es normal. Necesitamos bajar el ritmo, y eso nos duele... Pero la mente continúa viva; es cuestión, entonces, de cambiar paulatinamente unas actividades por otras y no dejar que la vivencia del paso del tiempo nos estropee el presente.
Un abrazo.

La Casa Del Blog dijo...

Madrid va demasiado deprisa para nosotros Rodolfo ;)

Copio aquí una iniciativa que puede interesar a todos los bloggers:

Hice un directorio de blogs para reunir blogs interesantes de habla hispana. Entra y agrega tu blog en mi blog. Te pondré un enlace y descubrirás muchos otros blogs interesantes.

Siempre me ha encantado leer blogs y por eso me decidí a hacer este.

Gutiérrez dijo...

En verdad muchas veces la ciudad me hace pensar si está ahi para vivirla, o para sufrirla. No sé si seré yo que no me adapto a los continuos cambios o realmente no quiero adaptarme y prefiero quedarme en esos momentos y lugares que tantas dichas me brindaron. Como olvidar esos bares que despertaron cierta dudosa madurez entre amigos llenos de esperanzas. Hoy todos en tan distintas actividades. Por eso sé que es verdad eso de arrancarse por ahi entre lo sueños y cruzar los oceanos para meterse a un oscuro bar donde un marinero cuenta sus historias y proezas.
Bueno Rodolfo, llegué a tu blog por una amiga que continuamente visita el mío y me ayuda a mejorar constantemente el diario vivir. Saludos y muchas gracias por escribir "Esas pequeñas cosas" que contradicen lo que dije en un principio: La ciudad esta para vivirla a concho.
Chau.

Gutiérrez dijo...

En verdad muchas veces la ciudad me hace pensar si está ahi para vivirla, o para sufrirla. No sé si seré yo que no me adapto a los continuos cambios o realmente no quiero adaptarme y prefiero quedarme en esos momentos y lugares que tantas dichas me brindaron. Como olvidar esos bares que despertaron cierta dudosa madurez entre amigos llenos de esperanzas. Hoy todos en tan distintas actividades. Por eso sé que es verdad eso de arrancarse por ahi entre lo sueños y cruzar los oceanos para meterse a un oscuro bar donde un marinero cuenta sus historias y proezas.
Bueno Rodolfo, llegué a tu blog por una amiga que continuamente visita el mío y me ayuda a mejorar constantemente el diario vivir. Saludos y muchas gracias por escribir "Esas pequeñas cosas" que contradicen lo que dije en un principio: La ciudad esta para vivirla a concho.
Chau.

Andante dijo...

Nada mejor para evadirse que utilizar la imaginación. O romper por unos días con la rutina diaria. Haciendo algo diferente. O ir al cine a ver una película de aventuras, o escuchar a Tim Wethers.
O sencillamente, no hacer nada, a veces conviene no hacer nada, para reponer también, energías.
He recibido especial para cócteles, me tomaré uno.
Un saludo.

Anónimo dijo...

Uma pausa no trabalho, uma fuga para um lugar onde possamos sentir-nos anónimos, um "dolce fare niente" e por certo as forças recuperam.
Boa semana.Um abraço. Ana

lunazul dijo...

Es muy sano desconectar de poco en poco para volver a la rutina con las pilas cargadas, con la mirada más brillante, con la sonrisa en los labios.

Creo que a tod@s nos pasa a menudo :)

Un abrazo fuerte.

My dijo...

cansanda..
me siento cansada..
egoistamente cansada..
cansada hasta cansarme de mi misma.. cansada hasta que siento cómo escapa mi último aliento y entonces,
recobro de golpe la vida.

Marlon dijo...

Don Rodolfo, calma y paz. Y tómese unos días de vacaciones!! Y ya verá como recarga las pilas.

Inés dijo...

detrás....ESTÁ TODO...

no pierdas "la fe":)

un saludo

Inés

Cata dijo...

Pasé a leerte, y me encontre con este post que lleva un tiempo aquí...mi querido poeta, si no nos cansaramos de la vida, aunque fuera un rato ¿Cómo encontrariamos nuevos caminos? Si no nos sintieramos aburridos... como sabríamos que estamos vivos?no te canses aún, que te queda por ver todo lo que has cosechado en este tiempo... y nos falta tomarnos el tinto tan esperado y prometido... por ahora te dejo mi abrazo... mira a lo lejos, ahí al otro lado del charco... estoy... te leo, te acompaño y te admiro...gracias por todo...lo sabes... Cata