lunes, 2 de junio de 2008

Paraíso

En cada muro está tu nombre escrito.

Recorro los espacios,

donde fuimos un día voz y besos.

Te podría decir: “Fue en esta esquina”.

O pararme un instante en el recuerdo

de tus labios de frío.

La vuelta de las cosas ya no hiere.

Y en las tardes azules

Este Madrid contiene las palabras,

cuando Dios era el roce de tus manos,

anuncio de tu piel.

Cuando la vida era un trago urgente

y delicado. Y el futuro

los sesenta segundos de la muerte

de un tumulto de cuerpos.

Paraíso ganado.

¿Me recuerdas?

30 comentarios:

Alicia dijo...

"¿Me recuerdas?"
Gracias por este paraíso en el infierno del lunes. Un beso Rodolfo.
Alicia

lunazul dijo...

Amanecer con algo tan hermoso siempre es de agradecer.. :)

Un abrazo.

CARMEN dijo...

No puede haber mejor comienzo de semana, que entrar en tu blog y encontrar uno te tus poemas.
Un abrazo.

My dijo...

"cuando la vida era un trago urgente y delicado"..
se me ha hecho un nudo en la garganta, hoy sólo siento las voces del ayer.. pero ya.. ya no me encuentro.

un abrazo muy fuerte.. gracias.. ;)

Eva Galve dijo...

Ya le dije que ya tengo su libro en mi poder. Lo leo sentada en la cama con la luz de la mesilla iluminando el suelo para que no haya demasiada luz. Los poemas son geniales, algunos ya los había leído aquí en el blog; pero otros... Los leo y me emociono me imagino yo también con mi padre, con ese amor... Y lo releo y me vuelvo a emocionar. Paso las páginas y vuelvo al principio. Me encantan.
Leo que estas cansado y es normal el tiempo pasa y cada vez las historias vividas son más y pesan. Y es bueno al fin y al cabo indica que se está aprovechando la vida, tu vida.

Un saludo

Regina dijo...

"Este Madrid contiene las palabras,

cuando Dios era el roce de tus manos,

anuncio de tu piel"

ves, Rodolfo? ya me vuelven a faltar palabras para describir lo maravillosamente hermoso que es este poema. Más que palabras, un abrazo creo que te transmitiría más cómo me han dejado estas palabras tuyas.

Gracias.

Un abrazo pues.

montse dijo...

Después de estar leyendo en la tarde de ayer "al oeste hay apaches" hoy vuelves a sorprenderme. Se necesita mucho arte para escribir como tu lo haces.

Gracias.

Anónimo dijo...

El paraiso,

La sal,
es de quien besa
la espalda del mar,
El paraíso es de aquél,
que sembró estos árboles,
donde se posa la divinad,
de amar.


PD, Rodolfo Muy bello tu poema,
Paola desde Argentina

Arcángel Mirón dijo...

Cuánta melancolía. ¿Estás seguro de que la vuela de las cosas ya no hiere? Me alegro por vos.

:)

Un abrazo.

Sara dijo...

Cómo iba a olvidarte?

Verónica dijo...

Como siempre precioso. Como siempre, un gusto leer tús líneas. Echaba de menos tús poesías.

Un beso Rodolfo

Cecilia dijo...

Yo sí te recuerdo.
De unos tiempos buenos.

Sebas dijo...

Rodolfo, cuando leo tus escritos siento volar en mi mundo, es realmente maravilloso. Gracias

Margarita dijo...

Tus poemas le dan calorcito a estas frías mañanas cerca de la montaña.
Un beso chileno

eigual dijo...

Uffff....sin respiración me he quedado...

PRECIOSO...infinitamente precioso...

Un abrazo Rodolfo

sondelaloma dijo...

Gracias por éstos escritos, la verdad me llego al alma.¿será que me recuerdas? No creo, pero me gusto mucho.Esperaba encontrarme con algo así en tu blog.
Un abrazo

Francisco alvarez dijo...

Maravilloso poema Rodolfo,
me da gusto leerlo , me deja algo...parecido a cuando salgo a caminar y regreso lleno de ciudad.

Pdt:Para el concierto de su hijo ismael en Santiago le entregé un libro de poemas que lo Titulé "Wanko" "poesía y rarezas cotidianas", para entregarlo tuve que luchar con 20 guardias y logre que se lo pasaran , pero no pude decirle que se lo prestará a usted cuando llegara a españa. Así que le dice a su hijo que el libro es para la familia serrano, para que se lo pide prestado.Despues me dice que tal le parece y esas cosas.

Eclipse dijo...

"Cuando la vida era un trago urgente y delicado"

sencillez que solo se puede responder con una lágrima asomando.

Un abrazo grande, Rodolfo.

difistinto dijo...

Si, te recuerdo
es el tintineo de una maquina de escribir aromas de menta.

Es el recuerdo de una respiracion
cortada por el tiempo del metro en tus pies.

Es una mañana
una simple mañana
que vivimos al igual sin saber
que no estamos solos en el recuerdo.


Besos poeta , gracias por estar aqui.

Montse

Anónimo dijo...

Para quando o meu "paraíso ganado"?
Por enquanto muitas recordações ainda me atormentam.
Um poema nostálgico e com a serenidade de quem já percorreu o caminho em que "a vida era um trago urgente e delicado".
Nada melhor que um poema para recuperar do cansaço do lado feio da vida. Um abraço desde Setúbal.

Cecis ... funámbula dijo...

"...cuando Dios era el roce de tus manos..." que maravilla Rodolfo, aunque no deberia extrañarme...pero como todo, lo dices tan bien...tan como quisiera decirlo uno...
Gracias...una vez mas, por la enorme generosidad de iluminarnos con tus palabras
Un abrazo calido desde mi corazon, en este Buenos Aires helado...

yo mismo dijo...

me encantan... para qué mentir. me hipnotizan tus versos de recuerdos que están lejos y a la vez tan cerca. es un placer venir aquí, aunque ahora no escriba tan a menudo. los finales de curso siempre agotan y hastían.

pero ¿sabes? hoy te escribo por tu hijo. que no sé como lo hace pero siempre está en mis momentos difíciles, siempre me consuela y me invita a seguir, a no perder la esperanza. y más en estos días amargos. fue una lástima no tener valor para decírselo aquella tarde en la fnac... te lo digo a ti, que quizá me conozcas un poco más.

gracias, rodolfo.

Paseando por tu nube dijo...

Cómo no recordar? ese beso fugaz, esa esquina, esos paraisos... quedaron tatuados en los sentimientos.
Un beso

Álvaro Dorian Grey dijo...

Gracias por esta poesía que em hace pensar en aquellas esquinas.
saludos y salud

ilsa dijo...

cómo no voy a recordarte en este silencio

cómo voy a olvidar que un día recibiste mis besos
como el mejor tesoro no inventado

cómo borrar esas huellas que abrigaron
los pasos que dimos con los pies enlazados

cómo echar a un lado las caricias de tus cielos
la dulzura de tus brazos

cómo dejar atrás los recuerdos sin recordar
que cumplir años es ir soltando lastre
es ir dejando los semáforos rotos
los vagones a oscuras
la vida echa pedazos



bah!! Por decir algo.

Rodolfo; es un poema precioso.

Andante dijo...

El roce de las manos, es el roce que aún, por suerte, se mantiene. El amor perdura, y aunque ha de afianzarse día a día, se nutre de voces y besos.
Muy bello.
Un saludo.

Un beso dijo...

Sin palabras.

Abril dijo...

Madrid siempre es testigo de grandes amores y sus consecuentes trágedias, todavia miro de reojo la baldosa en el que me beso la primera vez cuando entro corriendo al metro.

Siempre es un placer pasar por aqui y encontrarme cosas bonitas, gracias.

Muchisimos besos.

Victor Castillo dijo...

Rodolfo Serrano:

Genial, simplemente genial.

Suerte y abrazos.

Jor dijo...

Yo como te explico Rodolfo.
Como puedo llegar a explicarte que tus palabras llegaron en el momento justo, en el momento preciso.
Llegaron justo a tiempo para recibir la lágrima que buscaba justificaciones para salir.

Faro solidario en ausencia de paz, acreedor de un talento tan unico y tan universal. gracias. hoy te digo eso. mil gracias...