viernes, 13 de junio de 2008

Lo masculino, lo femenino

Nunca me han preocupado las distinciones del lenguaje entre lo masculino y lo femenino. Por eso, la verdad es que lo de miembros y miembras me trae un poco sin cuidado, si no fuera por lo que subyace en la polémica generada en torno a lo de "miembros y miembras" que dejó caer el otro días la señora ministra.

Estoy seguro, además, de que muchas de las denominaciones que el lenguaje tiene para algunas actividades, proceden de una visión machista de nuestra expresiones, habladas y escritas. Porque es cierto que algunas profesiones sólo se entendían si las desarrollaba un hombre. Así que bien está que se hayan corregido cosas como juez o jueza, ya implantadas en el lenguaje cotidiano. Más difícil de aceptar es que ese afán por la igualdad lleve a expresiones que, en ocasiones rozan el ridículo o, cuando menos, la exageración.

No parece muy justificable, por ejemplo, lo de jóvenes y jóvenas, si no provienen de un deseo de ironizar. En nuestro lenguaje jóvenes es común para ambos sexos y si vamos a una corrección total de la lengua habríamos de decir "jóvenos" y "jóvenas". Y en el lado contrario, utilizaríamos "poetos" y poetas" o "periodistos y periodistas".

Así que me parece a mí que lo de "miembros y miembras" sólo puede entenderse desde la ironía o la broma. Y prefiero pensar que las iniciativas por la igualdad de la ministra no sólo tendrá entre sus objetivos la de igualar de esta manera, curiosa manera, el lenguaje. Porque si no, en la otra acepción que el diccionario da a "miembro", habría que pensar que cuando se hable de brazos se dirá "miembros" y cuando se refiera a piernas, se utilizará "miembras".

Y llegando al absurdo, para igualarnos del todo, a cada órgano (u órgana) de nuestro cuerpo le daríamos tratamientos distintos, dependiendo del sexo: corazona, estomaga, etcétera.

Sé que es una exageración. Pero también lo es lo de miembra. El lenguaje se cambia y se enriquece por el uso que de él se hace, no porque nos empeñemos en cambiar apelativos que, en muchas ocasiones, nada tienen que ver con el machismo. Otras cosas hay más urgentes en la lucha por la igualdad que meter con calzador el femenino en palabras que acaban en "o" sin que se refieran exactamente al sexo de cada uno.

Pero, en fin. Tampoco pasa nada. Y tampoco hay por qué desautorizar la valía de la ministra Aído sólo porque se haya permitido una expresión cuyo único pecado sea lo mal que suena.


30 comentarios:

aroa dijo...

Uff... a mí me chirrían los términos/as... pero ayer, en la Asamblea de Madrid, hubo que escuchar a Güemes decir: señorías y señoríos, socialistas y socialistos, ... etc, imagínate, con muuuucha sorna.
La grada socialista, ofendida, se levantó y hasta a la presidenta de la cámara le dio la risa.
Yo levanté la cabeza del objetivo de la cámara alucinada. Me pareció un colegio aquello. Justo en el día en que hacen 25 años, tanta mofa.
No sé, Rodolfo, qué teatral es todo.
Le escribí el viernes pasado un email a nueva tribuna, no sé si le llegó.
Un abrazo.

JUAN MANUEL VELA dijo...

Comparto la valoración de la "verguenza" colectiva que ayer tuvimos que sufirir los presentes en la romería del 25 aniversario.
A mi personalmente me preocupa más el hecho de crear un ministerio sin un programa de actuación lo sufientemente claro que la autocampaña gratuita que la ministra ha realizado para que sepamos de su existencia.

Me parece que este ministerio puede ser necesario si realiza un labor trasversal a todos los ministerios, si hubieran vinculado a la vicepresidencia "desarrollo sostenible" con iguales cometidos de trasversalidad en la acción general del gobierno hubiera sido la leche. Ahora con la una crisis hasta el tuetano espero que no quieran distraernos.
un saludo.

CARMEN dijo...

Totalmente de acuerdo, creo que poco tiene que ver la igualdad con la mala utilización del lenguaje, aunque lo hagan adrede, a mi me suena a incultura.
Deberían preocuparse más l@s señ@s ministr@s de lo que ocurre en el país y dejar el tema de la lengua, para la Real Academia.
Un abrazo

Felipe dijo...

Igualdad, ambiguedad de palabras. Yo la cambiaría por respeto.
Hoy he leido en el periódico, como una empresa es condenada por vejar a una empleada: "niñata, maleducada, consentida" y cosas más fuertes que no voy a transcribir.
No creo que sea un problema el lenguaje, más bien la educación y el respeto.
Sin respeto no puede haber igualdad.
Un saludo

Álvaro Dorian Grey dijo...

A veces, el intentar igualar lo inigualable resulta más cómico y absurdo que efectivo. Este es un caso / casa claro/ clara.
Saludos/saludas y salud.

difistinto dijo...

Seamos un poco sensatos y no compliquemos el lenguaje que ya esta muy dificil esto de escribir bien.

Prke yo dgo si es mjor dcir mimbro o mimbra o si mjor ns aljms d tdo y aprndmos a no liarns .

¿cmbiar ls trminos?

No, porfavor. Vamos a dejarlo tal cual está.


Uff!

maria jose dijo...

Espero que la nueva ministra no se quede en lo anecdótico y en lo superficial.Las mujeres merecemos y exigimos respeto e igualdad de oportunidades,que supongo no conseguiremos con tonterías como ésta.
Pero yo sí creo que a veces el lenguaje es sexista:si algo es bueno es"cojonudo" y si es malo es un "coñazo". En fin,no se le puede poner a todo el femenino y me parece que tampoco es tan importante.
Las medidas de igualdad espero que se refieran a cosas importantes que hagan crecer a los niños onsiderando a las niñas como sus iguales,como sus futuras compañeras de vida y de trabajo,y no como objetos que un día les pertenecerán.Esto sí es sero.

Saludos y buen fin de semana.

Carlos F. dijo...

Rodolfo, me pongo en contacto con usted no por el artículo, sino porque estaría muy agradecido si me facilitar una dirección de correo donde poder escribirle personalmente sobre un libro que me gustaría hacerle llegar.
Un saludo compañero.

Arcángel Mirón dijo...

Esta exageración lo único que logra es invalidar las correcciones lógicas.

federico gauffin dijo...

Esa distinción de género, lo único que aporta es ridiculizar aún más la supuesta posición de inferioridad de la mujer.
No creo que la mujer sea oprimida o - en este caso - excluída de las reglas de la morfología. Es más, están ganando terreno en todo. Ahora, en Argentina (y también en otros países) tenemos una presidentA... Frívola, pero presidenta al fin.

Anónimo dijo...

Terminar la semana con tan buen humor es bárbaro. Gracias por la "humorada", es realmente gracioso. Yo creo que vamos ganando muchos espacios,estoy conforme, aunque siempre hay que hacer algo más. A mi por ejemplo, me pasa que no me siento excluída,me hacen sentir bien en casi todos lados, algunas veces en el tránsito algún machista, se "calienta" cuando lo paso a toda velocidad (en zona permitida, claro está). Conozco mujeres que suelen autoexcluirse,hay que valorarse, muchas veces pasa por el concepto que tengamos de nosotras mismas. En fín a ganar los lugares que faltan en paz y con paso firme. Y a no deformar el lenguaje, Gracias... ANA.
Ah! recomiendo desde aquí el nuevo hit de Ignacio Copani Cacerola de Teflón está en Perfil.com. Besos y buen fin de...

olga 73 dijo...

He leído hoy lo del "miembro". Voy algo atrasada, lo sé, pero esta es mi vida ahora...........
Comentar que he visto a la ministra en un par de apariciones públicas, (una de ellas con Nicole Kidman vía satélite) y me pareció ya un poco cansino el discurso de: "todos y todas" "nosotros, nosotras". En fín que lo alargaba más de lo necesario con lo que para mí son tonterías.
El problema de las mujeres no lo soluciona eso, como no lo solucionan los pasos de peatones con falda. Sí, sí, os lo juro. Y se han empezado ya a cambiar algunos porque era discriminatorio. Y yo sólo pienso en el dinero que se nos va a todos en semejante parida.
Lo siento mucho, porque supongo que tendré, como mujer mucho que agradecerle a las feministas, pero oye, que no me siento representada nunca por ellas. Y a veces hasta paso vergüenza ajena.
Que no soporto ver a la ministra con la barrigota dándose viajes con un séquito de médicos (que pagamos todos), incorporándose a los dos meses y diciendo que va a compartir 50% con su marido la crianza.
Ja! Pues yo estoy a favor de que den la baja desde el quinto mes, que amplien la baja maternal con el sueldo casi íntegro a poder ser, que además proporcionen trabajos con horarios que te permitan compatibilizar la maternidad y la subsistencia, que faciliten guarderías, a poder ser públicas o al menos concertadas...
Me niego a que mi marido le dé la teta a mis niños, porque eso lo quiero hacer yo. Porque soy mujer, porque me han dado el regalo de gestar y parir, y quiero que se trate como lo que es, como un milagro, y no como algo que puedo hacer igual que un hombre. No, yo soy capaz de más y quiero disfrutarlo. Aunque el Estado me pague dos chachas, una de día y otra de noche.
No entiendo cómo se regala así una maravilla como la maternidad. Como si no fuera nada. Y en nombre del feminismo.
Manda co......!!!!
Ale, ya me he quedado a gustito para el finde. A disfrutar!
Besos valencianos Rodolfo. OLGA.

Anónimo dijo...

Olá Rodolfo!

Sabe bem, de vez em quando, ler um artigo assim, bem humurado, que nos faça rir um pouco (mesmo que seja à custa dos disparates das/os ministras/os). Essa de membras, em português soa ainda pior!
Um abraço e bom fim de semana.
Ana

Eclipse dijo...

me reí bastante, no conocía la noticia, pero en seguida se me vino a la mente cierta gente que conozco que hace uso (con la mejor de las intenciones, al menos) de esos terminos diferenciadores.
Por mi parte, me rechina muchísimo que alguien llegue a llamarme poetisa. Definitivamente, creo que la palabra poeta es única. Pero bueno, esto quizá sea más manía que otra cosa, me da igual que esté bien o que esté mal el término.

eva dijo...

Lo de miembra me suena ridículo, hay palabras que se han cambiado como jueza y no quedan mal, pero miembra...
Que enseñen a escribir un poco mejor a los niños de hoy en día que cometen unos crímenes enormes al escribir, aunque yo creo que si leyesen un poco más escribirían mejor.
Un saludo

Cecilia Alameda dijo...

Y a mí que me huele que la ministra erró y convirtió el error en una gracieta...!

Laura dijo...

Hombre, desautorizarla no. Pero evitar agarrarse un cabreo por el detalle que ha tenido después, asimilando su nuevo término a la inclusión de otras palabras como "guay" sólo quiere decir una cosa: si rectificar es de sabios, esta señora, no parece serlo.
Por lo demás, estoy de acuerdo con lo expuesto.
¡Saludos!

federico gauffin dijo...

Hoy sábado 14 de junio, es el "Día Internacional del Blogger". ¡FELICITACIONES PARA VOS, RODOLFO, Y PARA TODOS LOS BLOGGERS QUE PASEN POR ACÁ!

sondelaloma dijo...

La verdad,creo que hay otras cosas porque preocuparnos en la vida. Pero respeto la opinión de los hombres y las mujeres, de los niños y las niñas.
Un abrazo, t espero por mi blog.

Rateta miracels dijo...

y la última de Bono??
http://rusknini.blogspot.com/2008/06/un-hombre-de-izquierdas.html

Maria del Sur dijo...

Te leo y en algunos versos me parece escuchar a tu hijo, Ismael...
fue por el quien ayer en su anteultimo recital por Bs As...mejor dicho por capital, se a confesado y por fin a dicho de quien eran esos versos que se encontraban en una botella q fue arrojada al mar...son tuyos...
Me gusto mucho desde la primera vez que lo escuche y hasta pense grabarlo a el recitandolo para luego reescribirlo...
total...q luego le pregunte como se llamaba el libro y me tiro dos nombres...solo llegue a anotar: "Especial para Cocteles"
en fin... me dijo q aca en Argentina duda q se consiga...pero tengo la esperanza de q en España sea mas accesible y le pueda pedir a un familiar q me lo envie...
pero el caso es que necesito saber si este es el libro q contiene dichos versos...
y cual es la editorial...o si me puedes orientar en donde lo pueden buscar...
saludos y disculpa las molestias
de hacerme llegar alguna linea de ayuda para la busqueda te estare agradecida
mi mail es saxo.sur@hotmail.com

Maria del Sur dijo...

El relato dice algo asi... por si no tienes ni idea de lo q te estoy hablando en el mensaje anterior

han pasado x meses, x dias y x horas...
despues dice ya nadie me dice.."estas loco?! a que se debe tanta alegria?!"
despues cuenta como el naufrago escribe frases en la orilla del mar y luego son borradas por la marea y las vuelve a escribir
finalmente relata q aparece un barco q quizas lo buscaba para rescatarlo...y el apaga el fuego para q no lo vean...no se quiere ir de ahi, encontro su lugar...

bueno eso es todo
un abrazo

Anónimo dijo...

En Argentina también existe un problema de géneros de palabras desde que asumió la señora presidenta que no acepta que se le diga la señora presidente del país.. ¿cuál es la diferencia? Ninguna, la cuestión más allá de cómo se la denomine es ver sus acciones, que por el momento son casi nefastas. En sus discursos debemos escuchar el eterno agradecimiento a LAS COMPAÑERAS DE GÉNERO como si fuese incondicional ese apoyo sólo por el hecho de ser mujer... a ver cuándo el mundo se entera de que somos todos iguales y que sólo la calidad es la que nos ayudará a ser mejores personas y personos si lo quieren así...

joaquina dijo...

El lenguaje español si es machista, porque la Real Academia de la Lengua Española lo es -o lo era hasta hace muy pocos años, donde era imposible que una mujer accediera a ocupar un sillón del insignie organismo-. Pasaos sino por el diccionario oficial de la RAE y vereis algunas muestras de ese lenguaje tan defensor de las caracerísticas masculinas de lo bueno.
Otra cosa ya es exagerar lingüísticamente hablando; creo que los términos de una lengua tienen una etimología concreta y para modernizar un lenguaje es imprescindible remitirse a aquella. Y me pregunto a qué viene esa razón de opinar que la "a" es siempre un indicador femenino, aunque bien mirado -debe ser porque soy mujer- estoy a favor de la adopción por el género masculino de la sensibilidad femenina para resolver los conflictos.

Ernesto Allende Cafrune dijo...

Me agrada leer el sentido de tu post.

Menos mal. Por lo visto, existe una corriente progre de apoyar a la ministra por el hecho de serlo, tal cual es.

Pues si, Dª Bibiana ha ido o ida a cometer un fallo o falla. De Valencia o Valencio.

La estúpidez y la adulación no conocen límites.

Saludos.

Anónimo dijo...

Lo siento yo estoy con Joaquina!
No me meto en si la Ministra hace más o menos, y en que tal como lo hizo quizás no fuera acertado, pero pienso que hay muchos campos de batalla aun por resolver y para mi el lenguaje es personal, importante y significativo, por no decir que es un mundo complejo y que en el residen muchos de los valores que inconscientemente son la base de nuetsras relaciones, parecen detalles sin mayor importancia, pero en los detalles reside muchas veces lo más importante, yo escribo como quiero, y respeto cualquier otra persona como quiera y no soy exigente, pero no por ello creo que el lenguaje es importante y me parece rídiculo que se mofen de esa apreciación
Martes

Samuel Villena dijo...

Esto es algo que llevo pensando mucho tiempo. Siempre me ha parecido absurdas ese tipo de distinciones. Es más, crea distinción en algo en lo que éramos iguales.

Rodolfo, te eché de menos en la feria del libro. Nos vemos.

Andante dijo...

La igualdad que yo quiero es la efectiva. Es la de que se me pague igual por el mismo trabajo realizado, con independencia de que yo sea hombre o mujer.

La igualdad que yo quiero es que no se haga un trato sexista desde el nacimiento, marcando a las niñas en las orejas, o poniéndoles trajecitos de color rosa, diciéndoles que tienen que ser frágiles, y permitirles las lágrimas y a ellos decirles que tienen que ser valientes y osados, príncipes azules, y no tener derecho si quiera, a que una furtiva lágrima asome por sus ojillos. Pues también deseo que puedan ser "presidentes de la república de mis pensamientos".

La igualdad que yo quiero, es que la sociedad comprenda que estamos en el Siglo XXI, y que los hombres y las mujeres somos las dos caras de una misma moneda.

Cómo quieran llamar a eso, me da igual.

De hecho yo soy andante, y quizá alguien haya pensado que soy un hombre.

Pues las mujeres también caminamos, y buscamos la igualdad real, que obvia las formas y se queda con los contenidos. Y andante es el que anda, por la vida, sin pausa, pero sin prisa.


Un saludo.

Anónimo dijo...

Ufff...yo sí que voy muy atrasada en los comentarios, pero estoy de exámenes y el mundo me gira distinto.
Como mujer me parece un poco insultante el tema de la "miembra"...ocupándose de esas chorradas me supera: ¿cómo se puede poner a hacer juegos de palabras con las alarmantes estadísitcas de la violencia de género? (por citar una sola de las múltiples injusticias que sufren las mujeres cada día). Con esta actitud, el Ministerio de Igualdad no hace más que frivolizar el amchismo, y darle la razón a los muchos que piensan que ese Ministerio no tiene sentido. Desde luego, si su lista de prioridades sigue la línea que ha marcado su "miembra" principal, yo también empezaré a pensar que el Ministerio de Igualdad es totalmente inútil (es más, contraproducente) para la causa en cuestión.
Además, no creo que la gente utilice el lenguaje de forma machista , de hecho, en mi día a día a veces sucede totalmente lo contrario. En mi Facultad, la de Medicina( que hace unos años era eminentemente masculina), el 80% de estudiantes somos mujeres. Los profesores y profesoras, por ello, cuando se dirigen a la clase lo hacen en femenino. Seguro que la Ministra estaría muy satisfecha de saber que para mi, ser miembro de mi facultad no es un motivo de discriminación.
Jet

janadrian dijo...

jajajajajajajaja es como si se cambiara la palabra "negro" por 'africano' o 'afroamericano' por motivos racistas ¿no? jajajajajaja

No sé, llegar a un café y pedir "un café" y que el mesero dijera "afroamericano?" y se contestara "por favor" jajajaja