miércoles, 3 de septiembre de 2008

Abrir viejas heridas

Vuelven los de siempre y con los mismos argumentos de siempre. Dicen que el juez Garzón no debe desenterrar los cuerpos de los asesinados y sepultados en fosas olvidadas por el franquismo. Dicen que eso sólo reabrirá viejas heridas. Que eso dividirá a los españoles.El Mundo se despachaba ayer a gusto en un editorial furibundo contra el juez.

No soy hombre al que le hayan gustado siempre las decisiones de Baltasar Garzón. Y como los periodistas tenemos nuestro pasado escrito, por ahí andará alguna prueba de ello. Pero sí estoy de acuerdo con esta iniciativa, al margen de la efectividad de la misma. Que la Justicia, por fin, indague y pregunté dónde están enterrados miles y miles de españoles es un acto elemental de Justicia.

Dice El Mundo que ya no se pueden pedir responsabilidades penales por aquellos crímenes porque la ley de Amnistía puso punto final al horror del franquismo. Pero resulta que lo que buscan los hijos, los nietos de quienes fueron asesinados por defender la legalidad, es sólo justicia. Quieren saber donde llevar unas flores, quieren que sus seres queridos y recordados duerman en tierra conocida. No quieren revanchas.

Durante cuarenta años sólo hubo en este país un bando con todos los derechos: el de los vencedores. Y es verdad que hubo muertos y asesinados en el bando nacional, gentes que murieron por sus ideas, por su religión, por la barbarie. Pero ellos, sólo ellos, tuvieron reconocimiento y honores. Acabada la guerra, el franquismo buscó y pagó la exhumación de aquellos cuerpos. Los rojos nunca tuvieron derecho a ellos y las familias, las que conocían el lugar de la fosa común, acudían a escondidas a llevar unas flores o a rezar por su descanso.

Durante 40 años los caídos por Dios y por España, tuvieron lápidas en las iglesias, calles conmemorativas en las ciudades, honores y recuerdos.

Aducen ahora que remover la tierra buscando esos huesos olvidados, sólo reabrirá nuevas heridas -lo ha asegurado el señor Rajoy-. La gente como Rajoy, como Pedro J. deben pensar que no removían viejas heridas los homenajes, los funerales, las listas de caídos en los muros de las iglesias durante la larga dictadura franquista.

¿Tan terrible es que una persona quiera saber dónde está su padre, su abuelo, su tío? ¿Tan terrible es que un ser humano exija la piedad que no se tuvo entonces con ellos? ¿Tan terrible es reivindicar el recuerdo, reconocer esas muertes que nunca deberían haberse producido? Si se reconoció la muerte de quienes murieron a manos de los rojos, ¿tan terrible es pedir el mismo trato para quienes murieron a m,anos de los vencedores?

Quien habla de venganza y de revancha, de que con ello se reavivará el odio y el enfrentamiento, tal vez lo haga porque el odio, la revancha y la venganza está dentro de sus corazones.

34 comentarios:

El Tigre de Mompracem dijo...

Hola Rodolfo!.
Es muy dificil evitar reabrir viejas heridas cuando dichas heridas parece a diario que siguen abiertas.
Creo que das en el clavo respecto a lo de saber donde estan los seres queridos y recordarles.
A la mierda la política. Es algo humano, es algo de sentimientos!
Un abrazo

Jose Manuel dijo...

Nuevamente la hipocresía de esta sociedad aparece dando diferente trato a unos y a otros.

"Se van llevando la memoria,
queda en la historia una mancha, un borrón."


Lo que no alcanzo a comprender es como el juez Garzón, es capaz de saltarse todas las barreras y embarcarse en empresas tan arriesgadas, debe tener un angel de la guarda bien pertrechado.

May dijo...

No entiendo esta polémica, porque los que hablan de reabrir heridas son los que no tienen familiares enterrados en cunetas, mientras que los que si los tienen solo hablan de duelo, de llorar a los familiares y poder llevarles flores.
Que alguien me explique que heridas se van a abrir, porque yo lo único que veo, es la posibilidad de muchos de sentir que por fin sus muertos recuperan sitio y nombre y no son solo anonimos cuerpos abandonados.
Que alguien me lo expique por favor
gracias señor serrano, como siempre
un beso, may

begoyrafa dijo...

Hola Rodolfo, llego a tu blog a través del balcón de Cecilia.
Hace 15 días del accidente de Barajas, maás de 100 personas muertas y unos familiares que querían identificar a sus muertos para poder honrarlos como mejor quisieran. Tan difícil es de entender que el sufrimiento de estos es similar al de aquellos que lo único que quieren saber es dónde está el cuerpo de un familiar para ir a llorarle cuando le apetezca.
Un abrazo
Rafa

Sara dijo...

Aparte de el hecho que me parece induscutible, y que nadie debiera atreverse a cuestionar, de que cualquier persona tiene el derecho de saber dónde están sus muertos y llorarles, para mí hay algo también muy importante.
Esa guerra forma parte de nuestra historia, una historia no muy lejana si tenemos en cuenta que algunos abuelos de los que aquí escribimos, como el mío, formaron parte de ella.
Y al final de la guerra pocas cosas pueden sacarse en limpio, quizá la única el ser conocedores de todos los muertos que esa guerra mató, para evitar que vuelva a producirse. Aquí, o en cualquier lugar del mundo.
Seamos realistas, pídamos lo imposible.

Aprobecho Rodolfo, para agradecerle su visita del otro día a mi blog, todo un placer. Para cuando quiera.

K@ri.- dijo...

Rodolfo: comparto tu opinion, la revancha y la venganza está dentro de sus corazones.

y las heridas nunca se cerraron, solo permanecen calladas en el corazon de cada una de las personas que respetan sus ideales y la lucha de quienes defendieron la legalidad.
un fuerte abrazo, de mi querida argentina azotada tambien por el abuso del poder; como hace muchos años atras y como hoy.
siguen subestimando a EL PUEBLO!
un beso.
K@ri.-

Cecilia Alameda Sol dijo...

Son despiadados con los asesinados que ni siquiera setenta y tantos años después permiten que se encuentren sus huesos y se honre su nombre. ¿Son tan crueles o es que esconden simpatías antiguas o se sienten hasta tal punto ligados a quienes cometieron aquellos asesinatos?

Eternamente, Yolanda dijo...

Hola Rodolfo!!!
A sus mas de 30 años, nuestra democracia deberia tener la madurez sufiente para identificar a quienes murieron por ella sin conocerla.
Que dejen de heredarse los muertos y que por fin se ocupen, como dicen las Madres de la Plza de Mayo, de parirlos.
Gracias por tu visita

Laura dijo...

Hola!
Precisamente en mi último post retomo uno que escribí hace meses, cuando salió la noticia de que Garzón tenía esta intención y que se había puesto en contacto con el Gobierno para llevarla a cabo. Ahora, al ver que la noticia cobra cuerpo e importancia, lo retomo y añado lo que los periódicos cuentan sobre ello, incluido el famoso editorial de el Mundo que tú menciobas.
Yo creo que, en el fondo, tienen miedo de que se sepan muchas cosas.
Un saludo

Maria del Sur dijo...

Me parece que es un derecho y no tiene tema de discusion, si se abren viejas heridas,como dicen, los primeros en salir "heridos" serian los familiares q buscan esta causa asiq...
Al margen que creo que esto es una obligacion, un pequeño gesto contra los que lucharon contra el franquismo...la herida no esta cerrada si no se reconoce por una identidad a cada cuerpo tirado en fosas q son reales y q nadie puede tapar...el sol no se tapa con un dedo.

lunazul dijo...

Más que reabrir heridas -que jamás cicatrizaron, empecemos por ahí-, se busca justicia, se busca una verdad para personas desaparecidas de las que nunca más se supo, se busca la calma para hijos, para nietos, para cualquier ser que perdió a alguien querido y ni siquiera les dejaron saber dónde se encontraban sus restos, porque jamás les permitieron ni buscarlos, ni darles un entierro digno.

Justo estoy viendo en las noticias a un familiar de unos fusilados que, con la voz rota, avisa a sus allegados de que acaban de encontrar los restos de 9 de los suyos, en una finca cerca de León. Esa familia, aun con todo el dolor del mundo, a partir de ahora tendrá paz. Y eso es algo que los que siguen alimentando la separación entre aquellas dos Españas, esa aplicación tan injusta de valores personales, ese empeño en que no se aplique una justicia moral, no logran entender.

No es justo, y no quieren verlo.

Siento la parrafada, Rodolfo, pero ya sabes que este tema me toca y me indigna demasiado como para callarme.

Un abrazo fuerte, y un recuerdo siempre vivo para tod@s los ausentes y sus allegados.

Ansha dijo...

No siempre estoy de acuerdo con Garzón pero cada dia doy gracias por saber que en el mundo hay gente como el que persigue ( y muchas veces consigue ) y es fiel a sus convicciones.
Bien o mal, sencillo o dificil me parece admirable.

PD: Hoy empiezo....

http://laisladormida.blogspot.com/

Meli dijo...

Que desesperación querer saber y no poder, querer conocer y que no te dejen, querer construir tu historia (familiar, pero tambien como cioudadano de un país y su historia) y encontrar tantos velos.

En Córdoba el 24 de Julio se sentenció a BEnjamín Menendez a carcel común y perpetua. EL fue uno de los mayores responsables de las desarpariciones y torturas y multiples crímenes de lesa humanidad durante los años de la dictadura militar de los años 70. y en Agosto fue sentenciado nuevamente junto a otro funcionario público en otra provincia por cargos similares.

Aún queda mucho por construir.Queda mucho por descubrir.
Pero si acá estamos empezando a sanar, empezando a hacer justicia, empezando a reconstruir nuestra historia y nuestra identidad,empezando a creer de nuevo... uds también podrán!
un abrazo!
meli.


http://amuyen-em.blogspot.com

federico gauffin dijo...

No, no... Ese derecho no se le niega a nadie.

Arcángel Mirón dijo...

Hay que ejercitar la memoria y rescatar el recuerdo.
Siempre.

CARMEN dijo...

Ni odio, ni revancha, ni venganza, buscamos simplemente justicia y reconocimiento para nuestros familiares.
No sabes lo importante que ha sido poder seguir los últimos días de la vida de mi abuelo, revivir hasta el momento en que lo tuvieron en capilla. La lectura de su Consejo de Guerra, ha resultado dolorosa, pero a la vez gratificante. Encontrar su cuerpo sería de las cosas más importantes que me podrían pasar.
Como nieta de fusilado, todo mi agradecimiento a la iniciativa del juez Garzón.
Un fuerte abrazo.

carmen dijo...

Es un derecho vital del hombre honrar la memoria de los que murieron y poder poner un bálsamo a heridas que nunca podrán cerrar. Aunque muchos piensen que es innecesario hacerlo, es una manera de decirles a los uqe se fueron, que finalmente se hizo justicia a su memoria.

Eclipse dijo...

Como ya decía una vez yo también por aquí, hay dolores necesarios porque ayudan a sanar. Nada peor que la incertidumbre.
Por estos lados se habla de los desaparecidos, esa gente que, víctima de la dictadura, se sabe que ha muerto pero aún no existen registros de tal condición. La certeza de la muerte es también traer paz a la familia, la paz del fin de la búsqueda que aunque ya está huérfana de esperanzas, necesita un cierre, una culminación, un punto final.
Repito, hay heridas que deben sanar, ya están abiertas y deben cerrarse aunque cause algo de dolor.

Fernanda Barbagallo dijo...

Por supuesto que sí, esa frase final: somos la medida de todas las cosas.
Y el entierro de los muertos es un derecho universal de los que quedan. El dolor no se olvida con razones judiciales, seguro las heridas siguen abiertas y no han cicatrizado. No se puede reabrir lo que no fue cerrado.
Desde todas partes y por todas las malditas guerras hay una parte del mundo que sólo espera un poco de dignidad de esa otra parte del mundo que también es humana.

difistinto dijo...

Me alegro tanto de tu vuelta!!!

Me gustan tus reflexiones sensatas sobre lo que sucede alrededor y crece como las mareas abrumandonos con exceso de informacion. Llegar aqui, es una lectura agradable sobre lo sucedido.

Estoy de acuerdo con el juez Garzon y con los que dicen que se pueden abrir heridas, aun mas creo que son heridas abiertas hace tiempo y somos muchos los que nos negamos a cerrarlas como cerraron muchas bocas y almas.

Me parece inhumano existir en un pais que no conoce su historia , que es victima de un hipnotismo social ante sus anteriores generaciones.

Mi abuela ( que en paz descanse) cuando tenia mas de 70 años aun se emocionaba al recordar el dia que le dijeron que la guerra habia acabado. Sin poder evitarlo, sus ojos saltaban en lagrimas. Yo era una adolescente que excuchaba sus emociones reales, nada parecido a las series o emociones enlatadas que existen en el presente. Mi abuela hablaba de su vida, su sangre, mi sangre!!!

Hay muchas "leyendas" en todos los lugares de españa sobre lugares de afusilamiento. Es tiempo de responsabilizarse con nuestra verdadera historia, es tiempo de pedir a todos los jubilados que salgan a la calle a contar sus experiencias!!!!

¿Quien les escucha?

¿Quien alivia su llanto?


Gracias por promover la verdadera historia,
Besos

Mon (hija de militar pero rica en paz)

Andina dijo...

Abrir viejas heridas? Cuando se cerraron, cuando cicatrizaron y pasaron a ser viejas?
A mi modo de pensar que una persona no tenga derecho a saber dónde está su padre, su abuelo, su tío; Que un ser humano deba exigir la piedad que no se tuvo entonces con ellos; que las personas no tengan los mismos derechos ni aun muertas, para mi eso es tan grave como el abuso de poder mismo, como el asesinato mismo....a mi forma de parecer es una etapa mas de las atrocidades que cometerion esos asesinos encubiertos por los que ellos llamaban gobernar.

María de Jesús dijo...

Antes que nada...Gracias!!!!! Gracias por haberte dado una vuelta por mi mundo y porque me llenaste el alma de alegría y me cargaste la vida de energía, tu gesto me da fuerza para seguir en este camino que caminamos juntos...de verdad, gracias, y siempre siempre serás bienvenido, igual que todos quienes forman parte de esta tarea de transformar el estado de cosas día a día...
La ley de Amnistía pudo haber puesto punto final al horror del franquismo, pero el horror del franquismo seguirá latente para siempre en la vida de muchos que hasta el día de hoy no saben dónde están sus seres amados. Se les ha quitado el derecho inquebrantable de la identidad, se les ha hecho humo parte de la existencia, parte de ellos mismos, parte de sus raíces...Al dolor de la muerte se suma el de la desaparición, el del arrebatamiento, y no hay ley humana que repare tanta humillación...El plan neoliberal sigue consumándose, ahora (en el tiempo del "después") imponiendo la táctica del olvido, del "cerrar viejas heridas"...no existen las heridas viejas, las heridas permanecen siempre abiertas porque dejan cicatrices, y esas cicatrices cuentan historias, hacen la historia...Enfrentar el dolor nos hace fuertes para seguir luchando por vivir, por respirar cada día...si surgen enfrentamientos es porque ese dolor no pudo reconciliarse, porque hay verdades por decir que necesitan ser dichas de una vez por todas, para que no vuelvan a tajear nuestra integridad, para que ejercitemos la memoria y no olvidemos, porque el olvido es ausencia, y la muerte y la impunidad siguen presentes tanto o más que antes...

eva dijo...

totalmente de acuerdo, por lo menos tener el cuerpo de los seres queridos y poder llevarles unas flores y llorarles, y no tiene nada que ver con la política que nos quieren hacer creer.
Un beso

Alicia dijo...

Mi abuela murió hace unos días sin saber el lugar donde yacía su padre, fusilado en el cementerio del Este al poco de terminar la guerra, cuando ella era una niña de 14 años. Y ahora Garzón va a intentar ayudar a que personas como mi abuela sepan dnde estan los suyos, me parece una idea maravillosa, justa y necesaria.
¡Cómo le habria gustado a mi abuela oir esta noticia!

Anacronista dijo...

Una entrada bastante triste la de hoy; fría realidad. No me agrada saber que aún no se tiene el corazón para comprender a las familias de las personas que dejaron sus vidas buscando la anhelada democracia... Un paralelismo con los detenidos desaparecidos de Chile, ahora que se acerca el 11 de Septiembre y las manifestaciones en mi país no se harán esperar y es que a pesar de que aún se exigen cosas el avance estuvo y aquellos que perdieron la vida fueron motor de la revolución y a veces simples inocentes que se equivocaron de lugar...
Un beso Rodolfo.

Lucina dijo...

Simplemente un Espacio, saber que esta ahi y despojarse de esa incertidumbre que duele. Comenzar un duelo. Poder llorarle y por fin descansar en Paz.

Besos Rodolfo

Gema dijo...

Comparto lo que comentas Rodolfo
Poder identificar a los familiares y amigos fallecidos y tenerlos cerca es un derecho y nadie debe impedirlo.
Gracias por tus aportaciones siempre ciertas.

Jubei dijo...

Yo estoy de acuerdo en que todas estas familias tienen que saber donde estan enterrados aquellos seres que dieron su vida por defender sus creencias o sus vidas. Sin embargo, me hace reflexionar sobre si esta tarea no esta en el terreno de los historiadores y no en el de los jueces. ¿Por que el juez Garzón no dedica este tiempo y esfuerzo en cerrar todos los frentes que tiene abiertos? Siempre me enseñaron que primero debia acabar una tarea para comenzar otra. Creo que la justicia esta actualmente bastante desbordada...

Andrómeda dijo...

No puedo decir que sienta lo mismo que las personas a las que aludes porque, que yo sepa, no tengo familiares caídos en ninguno de los dos bandos. Afortunadamente mis muertos descansan en lugares conocidos. Pero soy capaz de comprender la necesidad de tener un sitio donde ir a llorar o dejar unas flores, como hace mi madre en el aniversario de la muerte de mi abuela. Por eso no me parece mal que se busque y se entierre como Dios manda a los otros caídos si con ello se consuela a los que hoy siguen en pie. Las heridas cicatrizadas no tienen por qué volver a abrirse y a lo mejor sirve para cerrar otras. Si no se busca venganza, no hace daño a nadie.

Yo no sé cómo lo harán, ni con qué intenciones verdaderas, ni en qué medida conseguirán el apoyo de los resentidos en lugar de los desconsolados. Sólo opino que, si esas razones son ciertas, me parecerá bien. Ya no para que descansen en paz los que murieron sino para que lo hagan cada noche los que aún siguen vivos.

Un saludo

Poeta Despierto dijo...

Un gran amigo mio, que fue mi profesor en bachillerato me dijo que la histotia es lenta pero justa...y poco a poco y pese a quien pese se va haciendo hueco la verdad y el reconocimiento.
Como decia Eneko en su dibujo: "la herida quiere que se recuerde y el cuchillon quiere que se olvide".

Lo mas grave es que el cuchillo sigue representando a ciudadanos en el Parlamento y la herida casi entierra a hurtadillas a sus muertos en pequeños ataúdes, cubieros con bandera tricolor, para que el cuchillo no monte en cólera y no se enfade.

Dejen paso a la historia que viene con ganas de futuro....

Un abrazo Rodolfo

Regina dijo...

Saber permite perdonar.
Y perdonar permite cicatrizar.
Y eso es lo que todos buscamos, ¿no?
Que deje de doler.

Un abrazo.

Rachel dijo...

Hola Rodolfo, hace 3 años tuve la suerte de participar en un campo de trabajo sobre la recuperación de la memoria histórica en Aroche, un pequeño pueblecito de Huelva. La verdad es que lo que viví y sentí conociendo a aquella gente y su historia no puedo describirlo con palabras, pero puedo decir que aquellas personas simplemente querían enterrar a sus muertos. A sus padres, a sus madres, a sus hermanos...Fué tan duro escuchar todo aquello...tan duro y tan necesario para todos, sobre todo para nosotros, para los jóvenes, para los que no lo hemos vivido, y tampoco nadie se a molestado en contárnos la verdad. Entrevistando a represaliados durante el franquismo pude ver que aún tenían miedo y decían, esto lo repetían todos, que iban a morir sin poder desenterrar de la cuneta a sus muertos. Se escribió un libro sobre nuestra experiencia: "Aroche, la historia silenciada"Y tengo pocos orgullos como el que tuve por participar de aquella experiencia. A quienes dicen que no hay que urgar en el pasado les recomiendo que se den una vuelta por aquél pueblo, o por cualquier pueblo de españa, y que se atrevan a mirar a los ojos a uno de esos ancinos y decirles porqué no pueden buscar y enterrar si lo desean a sus familiares.
Si las viejas heridas se reabren será que no estaban tan bien cerradas. Se trata simplemente de justicia y de contar la historia como fué y no como nos la contaron.
Un Abrazo.

Anónimo dijo...

chapeau!
desafortunadamentelas heridas se cerraron socialmente hace muchos años cuando les cerraron tb la boca a aquellos que podían contarlo. pero en el seno de cada familia afectada, esas heridas jamás dejaron de sangrar.Por desagracia ya,justicia poca se les puede dar,pero¿tan difícil es dejarles conocer la verdad?

ALMAYCIUDAD dijo...

Dicen que es abrir viejas heridas y yo digo que, en realidad, es ayudar a cerrarlas de una vez por todas.