jueves, 25 de septiembre de 2008

Rouco

Vuelve el prelado Rouco a separar las dos Españas. Para él, según ha dicho, es una mala idea la Ley de la memoria Histórica porque trae a los jóvenes la idea de la Guerra Civil. El cinismo de algunos eclesiásticos resulta descorazonador.

Está en contra de la Memoria Histórica mientras su propia Iglesia canoniza a espuertas a los asesinados en el bando nacional. Ellos sí merecen un reconocimiento, a ellos sí hay que sacarles del olvido y colocarlos en los altares. A los rojos, no. Los rojos no sólo no merecen -evidentemente- ocupar un lugar en la Iglesia, es que se les niega siquiera una tumba decente, se les niega el recuerdo.

El cardenal Rouco se queda tan ancho y tan cristiano después de estas declaraciones carentes de cualquier sentimiento cristiano. La Iglesia -resulta cansado repetirlo- apoyó un golpe de Estado sangriento, alentó la represión durante y después de la guerra y mantuvo encendida la llama del odio organizando misas y requiems sólo por los muertos de su propio bando. Por no citar los capellanes castrenses que llegaban incluso a dar el tiro de gracia a los ejecutados.

Un represaliado me hablaba del Cura Verdugo, un capellán de prisión que no se perdía ni una ejecución y que con su propia pistola remetaba a los fusilados.

A Rouco, tan insigne prelado, habría que recordarle que todos los muertos son iguales y todos tienen el derecho a una tumba, unas flores, un recuerdo. La Iglesia ha mantenido viva la masacre con sus canonizaciones multitudinarias y esas listas de ignominia colgadas en las Iglesias, esas de Caidos por Dios y por España, que sólo recogían los muertos del bando nacional.

Al cardenal le parece mal la Ley de la Memoria Histórica porque trae esos recuerdos de la Guerra Civil a los jóvenes. ¿Y qué? Los jóvenes deben de saber que en este país ocurrió una tragedia horrible, que se mataron hermanos, que se enfrentó un mismo pueblo, que hubo una represión feroz en la que, gozosa y ardientemente, participó la Iglesia, la que predicaba el amor, el perdón y la reconciliación y que sigue negando el derecho de cualquier familia a enterrar dignamente a sus muertos. Los jóvenes deben conocer todo eso para evitar que se repita tal monstruosidad.

Rouco despierta los viejos demonios de las dos Españas negando a unos el recuerdo y el reconocimiento y erigiéndose en el árbitro y mentor de lo que se puede o no se puede hacer. Demos paz a los muertos. A todos. Y reconozcamos y demos a todos la piedad del recuerdo.


31 comentarios:

Sara dijo...

Es muy triste Rodolfo, pero hace ya bastante tiempo que tengo la sensación, simplemente con ver el telediario, que hay muertos de primera y de segunda. Que no es lo mismo morir en una parte del planeta a hacerlo en otra.

Y esto es más de lo mismo, no valen lo mismo los muertos de un bando que los del otro. Y mientras de vez en cuando nos sueltan eso de que los jóvenes no tienen ni idea de la historia de su país...

Y lo triste es que no lo piensa solamente el sr. Rouco, sino que, como digo, cada día lo vemos en los telediarios. Y los muertos, parece, cada día tienen menos valor.

Un abrazo, Rodolfo.

Ladrón de Guevara dijo...

Lo más triste de todo es ver como el recuerdo sólo favorece a algunos. Como España no da cuartel a todos, ni descanso, ni recuerdo, ni JUSTICIA.

Para mi lo más triste de que se pongan en contra de la Ley de la Memoria Histórica es que, de ser contraria la situación, la iglesia lucharía por el justo reconocimiento.

Triste es que la mitad de la sociedad esté en contra de cerrar heridas...

Sara dijo...

Recibo los besos, Rodolfo, y los guardo como el mayor de mis tesoros.

Sara

Cecilia dijo...

Comprensión, grandeza de espíritu, fraternidad, compasión, solidaridad, etc.¿Caben Rouco y sus acólitos lo que significan esas palabras?
Estos tipos se van al infierno (a su infierno) fijo, fijo.

DEIVID dijo...

Tengo unas fotos de un Homenaje a los Republicanos de mi pueblo y sus alrededores.
Algunas escenas, fotografiadas y no fotografiadas, ponen los pelos de punta.

Hombres y mujeres que tienen la "suerte" de que sus familiares tengan un sitio donde poder reunirse a horrar su memoria.


Conocer la historia nos hace saber de donde venimos, por qué estamos aquí, y hacia donde nos podremos dirigir en un futuro.

Un abrazo

CARMEN dijo...

Seguramente, que para el cardenal Rouco, los rojos, seguimos siendo esos "demonios con cuernos", sin derecho a nada, ni siquiera al recuerdo.
Pero por mucho que les pese, en este país, como dice tu hijo Ismael, en su canción "Nana para un niño indígena", estamos empezando a escribir la verdad de la historia los vencidos.
Un abrazo, Rodolfo.

Maria del Sur dijo...

y pero claro q no hay que recordar, a ver si todavia termino por confirmar las HEREJIAS de la iglesia catolica...no les conviene recordar, pero sus argumentos para no hacerlo son un poco...ridiculos
Ahora la frutilla del postre es que idolatren la parte que les conviene..con que desfachatez actua la iglesia catolica...da asco mucho asco

maria jose dijo...

Rouco representa la Iglesia que está más lejos de Cristo.

Si hubiera vivido durante la guerra civil,Cristo hubiera sido republicano o si viviese ahora,seguro que comentaría en este blog y estaría a favor de que la Ley de Memoria Histórica devolviera la dignidad a los que la perdieron porque se la arrancaron a tiros.

Me gustaría muchísimo que por una vez la Iglesia defendiera la JUSTICIA.

Álvaro Dorian Grey dijo...

Cada día los siervos de Dios están más lejos de él y este señor cada vez está más cercano al arcangel expulsado.
Que diferencia hay entre un radical islámico y este señor; ninguna.
Saludos y salud

May dijo...

Que triste y que poco me sorprende.
Y claro, entonces pienso en mis padres que son muy catolicos y que ante las cosas que dice este hombre se horrorizan, y no pueden estar más lejos de su posicion, y claro no puedo dejar de pensar, que al menos en la iglesia hay más voces que las de este señor (a pesar del ruido que haga)
Pero aún asi, que triste que tanto tiempo despues, esta gente sigan pensando lo mismo, que ellos tenian razon en todo y los demas no podemos ni siquiera reclamar...
"tristes guerras, tristes
sino es el amor la empresa"
como diria el poeta (espero que no me haya fallado la memoria),
Un saludo

Eternamente, Yolanda dijo...

Rouco Varela, Ruco Varela..., pero quien es este tio, me suena pero no caigo....., ufff, DIOS!!, COMO ESTOY DE LA MEMORIA HISTORICA!!!!

Y ahora en serio, como dice mi abuela (que dicho sea de paso estuvo en la carcel por estraperlo), el que se pica..., ajos come.
Un saludo, Rodolfo

Felipe dijo...

cOMPARTO AL CIEN POR CIENTO TU CRÍTICA, YA ESTA BIEN DE LA DOBLE MORAL.
UN SALUDO

Laura dijo...

LAmentable, Rodolfo. Yo empiezo ya a cabrearme de oír sandeces de la boca de alguien que, presumiblemente, tiene una influencia o poder de los que llamamos fácticos, para clomo.
Ayer escuché sus declaraciones acerca de la Memoria Histórica así como aquellas dirigidas hacia la interrupción voluntaria del embarazo.
Cambiando de tema y yendo a otro plano más alegre y esperanzador, hoy puede que te guste el post que he publicado. No dudes en pasarte si puedes.
Un saludo afectuoso entre tanto cabreo que nos agarramos.

María de Jesús dijo...

Casualmente uno de los ultimos libros que leí es el del periodista argentino Horacio Verbitsky titulado "Doble Juego", que habla de la complicidad de la Iglesia Católica en los años de la dictadura de los años 70 en nuestro país...ya sea por cobardía, por conveniencia o poder, muchos crímenes fueron callados, oculatdos y hasta apoyados, aparte de promulgar la "santificación" de los terribles verdugos del pueblo que ejercían la autoridad en ese fatídico momento, los muy descarados eran fotografiados muchas veces comulgando en misas y de la mano de obispos y cardenales...los llamados "sacerdotes tercermundistas", que predicaban entre los pobres y postergados de la sociedad y llegaban a lugares que nadie se atrevía a considerar como habitables, fueron perseguidos hasta la muerte, ejecutados en su mayoría y exterminados de la Iglesia por no convenir y algunos tan sólo por hablar en contra del régimen opresor y concientizar de la lucha a los pobres...uno no puede entender que gente que supuestamente dedica su vida a la difusión del amor y la fraternidad hayan sido y sean aún hoy, con ejemplos como el que citaste, sembradores de tanta destrucción y muerte, y que encima de todo la disfracen con sus falsas prédicas...una vez más, no al olvido!

Gema dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Gema dijo...

De nuevo totalmente deacuerdo contigo
Te invito a pasear cuando quieras por mi recién estrenado blog, estoy empezando, hay poquito, pero lo iremos completando con el tiempo

http://grevoloteo.blogpost.com

Niuqech Madhatter dijo...

Siguen pensando que se quiere venganza porque ellos la quieren para con los que aniquilaron a fuerza de sacrificio lo que ya tenían tan bien montado.

Siguen queriendo una sola España que puedan controlar, y siguen pensando que guardan la verdad absoluta.

Siguen hablando de amor cuando no saben lo que es. Así acaben sus días sin saberlo.


Un abrazo y ese poquito de república que nunca falta.

Sole dijo...

Iglesia, Iglesia...por algo la cruz y la espada,no?? siempre la Iglesia estuvo ligada a los ejercitos y al poder politico, asi es en Argentina tambien.
Cuanta razon tenes...y que claridad y estilo al explicarlo, hermoso leerte siempre.

Espero estes mejor,

Besos

tekakwitha dijo...

La iglesia parece algo así como una casta de locos retrógados con ideas sacadas de la invención que van modificando la palabra de Dios y readaptándose a las situaciones históricas según le interesa a la gente que les financia, no creo que Dios si existe, ya sea diosa, un cúmulo de energias o un enano de los bosques, le guste este comportamiento de vender una doctrina de la ceguera, basada por cierto en el miedo, a quien quiera comprarla.

En cuanto a la memoria histórica, creo en la reconciliación, pero no en igualar a los bandos, unos luchaban por un sistema legal, los otros se abrieron paso contra la legalidad y reprimieron a los perdedores durante décadas, no es lo mismo matar en fuego abierto que tener como consigna utilizar la violencia para imponer una posición.

eva dijo...

Rouco sólo ve lo que a él le interesa, y lo bueno sólo es lo suyo, hay muertos de 1º y de 2º, y lo peor es que hay mucha gente como él. Besos

LiLü,, dijo...

Ke fuerte este tema
lo vi en la tele y el diario
cuanta hipocrecia!!
de parte de la iglesia, en su momento..y ahora
tmb de parte de algunas personas k creen ke solo hay k idiotizar y olvidar.
asi no se crea conciencia
asi no se aprende de los errores si se olvidan.

Pasa en España, en Arg, en todos lados..
ke no se repita
cuanto miedo da pensar k si nosotros no nos movemos, no nos expresamos, no decidimos, podria volver a pasar.
esperemos k no
nunk mas!

Saludos sr Serrano!
=)

Carla

Damián dijo...

Estimado Rodolfo, te reconozco una feroz valentía en tus opiniones públicas. Estoy deacuerdo contigo en las intenciones que marcas y en la catalogación que empleas con las personalidades que citas. Amén a tu discurso y Amén al descanso eterno de todos los que dejaron de ser, izquierdos y derechos.
Y porqué iban a tener que doblemente humillados. Humillados al morir, humillados al pretender que caigan en el más profundo pozo del olvido.
Un enorme abrazo para usted, amigo Rodolfo, cargado con toda la admiración que siento hacia sus sensibles y valientes intenciones.

mera dijo...

Llegado aquí he quedado sorprendido leyendo a tanta gente que coincide. Dan ganas de montar un partido con ideología. Al menos en este tema... Ha sido un placer.

Roxana dijo...

No debemos olvidar ni ocultar lo que pasó,ni en España ni en Argentina.Cuanto dolor produce el recordar,pero la juventud debe saber para no volver a cometer los mismos errores.Personalmente pienso que no podemos poner en la misma bolsa a todos,sepamos diferenciar.Que triunfe la verdad y pongamos nuestro compromiso con nombre y apellido sin miedo.Le pido perdón a todos los desaparecidos por tanto olvido.
roxanagalli_62@hotmail.com

Alatriste dijo...

Amén.
Se puede decir más alto, pero no más claro. Tus palabras están cargadas de razón.
Nada más que hay que seguir la historia de Lorca y el entierro "tan digno" del que disfruta.
Los muertos, tampoco son iguales.
Un abrazo.

U.B dijo...

Los que quieren hacer oídos sordos son los que más tienen que callar, como siempre. Que se dediquen a rezar y dejen de dar por saco en la vida política de este país.

Andina dijo...

La memoria es el unico arma que tiene la humanidad para no cometer los mismos errores, para no sufrir las mismas crueldades, para evolucionar. Indudablemente a todos los tiranos les conviene la desmemoria, asi pueden cometer intencionalmente los mismos errores, las mismas crueldades e involucionar, mientras mas desmemoriado es un pueblo mas fuertes los tiranos que repiten una y otra vez las mismas acciones. Es nuestra obligación y nuestro derecho recordar y hacer recordar, transmitir de generación en generación los hechos que nos beneficiarion y los que nos perjudicaron. Creo yo, humildemente con mis pocos años, que la memoria es un derecho del que nadie, nadie, nadie puede ser privado.

(andrea) dijo...

"los pueblos que olvidan su historia están condenados a repetirla"

¿Será que es parte inalienable de todas las sociedades ese grupo de gente que trata de borrarnos la memoria?
Lo vivo a diario, más ultimamente, cuando por fin en mi país se está empezando a hacer justicia después de la masacre de los ´70.
Es terrible como ya no conmueve una muerte más; es terrible como ese grupo inalienable le da a cada situación el tinte que le conviene.

Creo que se trata de encontrar justicia, de unir las manos de todos por un mejor mundo. De reconocer en cada uno a un igual, de ese trato igual, de no perder la memoria. De aprender de los errores. De que no vuelvan a repetirse.

Azul dijo...

Vi parte de una intervención de Rouco, no puedo negar que me crispó los nervios... esas actitudes siempre logran eso...

La hipocresía y el doble rasero son sus armas... haz lo que yo digo, no lo que yo hago...

Y aun, se le ve hablar de ciertos temas con una amplia sonrisa... y aun, se permiten el lujo de hablar de ética, cuando es justo lo que más excasea por sus fueros...

Triste el asunto, cada vez, un poco más triste...

Anónimo dijo...

El Sr. Serrano vuelve a las andadas y pontifica sobre las decisiones de miembros de la Iglesia Católica.
¿A usted que le importa la Iglesia?

Dice sandeces como que rapidamente se apuntaron al bando llamado Nacional. Hombre, claro. El otro bando fusilaba sacerdotes, violaba monjas y quemaba obras de arte en nombre del pueblo (sic).
Otra afirmacion demagógica es que la Iglesia no deja enterrar ciertos cadaveres en los cementerios ¿Es que en la Almudena preguntan ahora si el muerto es de derechas o izquierdas para enterrar o no?
Si es usted ateo deje en paz a los creyentes y si es antimonarquico deje en paz a los que creemos que este es un buen Rey.
Deje usted de meterse con todo el mundo y piense algo positivo que solucione los graves problemas que las mamarrachadas de Zapatero estan costando a este pais (Ahora,segun Pepiño, España)

Sun dijo...

Lo que dice Sara en el primer comentario es una verdad como un templo: basta con mirar cuanto tiempo se le concede en los telediarios a las desgracias causadas por desastres naturales en China o países de centro América y Latinoamérica, y cuanto se les concede a las inundaciones de EEUU.