lunes, 1 de diciembre de 2008

En el metro

La pasión es un barco sin piloto y sin rumbo,

relámpago que rompe un instante la noche.

Y la carne de fiebre es arena en los dedos,

el latido, un suspiro para decir tu nombre.


Luego vienen los días a recorrer tu cuerpo,

y dejar en los labios el recuerdo marino

del sudor de tu vientre, la pequeña venganza

del tiempo en los cristales empañados de besos.


Y son otros los nombres. Y otras son las palabras.

Así que, ahora, en el metro, cuando el pasado vuelve

en el rostro dormido de una mujer cualquiera


tengo miedo de nuevo a sentir en el pecho

las noches más hermosas de tu piel olvidada.

Y me oculto en las hojas, cómplices, del periódico.

18 comentarios:

Mita dijo...

Es un buen refugio siempre el papel, como los bolígrafos y los libros.
Besos, gracias por este bonito buenos dias de tu poema.

yo mismo dijo...

:) precioso.

a mí también me pasa encontrar recuerdos en rostros anónimos subidos al metro, bueno me pasaba más bien. me acordé de esa canción de tu hijo en la que ella no es ella en realidad mientras algo se tensa y se rompe en su pecho... ¿sabes? a mí me ocurrió lo contrario y ella sí era ella y ahora sigue siendo ella...

recuerdos y actualidades... la vida, ¿verdad? un abrazo, amigo.

CARMEN dijo...

Es todo un lujo, comenzar las mañanas de los Lunes, con uno de tus poemas.
Precioso como todos los que nos regalas.
Muchas gracias por saber compartir.
Un beso fuerte y que tengas buena semana.

Gema dijo...

Bonitos pensamientos los que vive usted en el metro.
Pronto se inaugurara el metro en Sevilla, seguro que cuando lo utilice, se me vendrá a la memoria los viejecitos que esperan agarrados en la estación a que llegue el metro, los niños con sus mochilas con caras de sueño, y las miradas perdidas a primera hora de la mañana.
Besos

Alicia dijo...

Preciosos y lleno de significado Rodolfo.
Muchas gracias por el poema de los lunes... siempre especial. Un beso

Ladrón de Guevara dijo...

Lunes...y tus poemas adornandos las mañanas largas, cuesta arriba.

Este me ha parecido especialmente bonito, así que gracias por escribirlo.

Un saludo.

AnaKarenina dijo...

Rodolfo, hermoso, como siempre, como cada lunes...
El recuerdo te invade a veces, y eso que viajo a diario en el metro (subte aca, en buenos aires) y nunca corrí con esa suerte de encontrar a un antiguo amor... quien dice, tal vez por el contrario... la ciudad es enorme.
Mis aplausos de manos y pies, como siempre.
Un abrazo desde mi, y tu, buenos aires querida.
Ana

Andina dijo...

uf, tener miedo de nuevo a sentir en el pecho las noches más hermosas de tu piel olvidada.
Que frase para comenzar esta semanita agitada que me espera.
Besos primaverales desde este rinconsito del mundo, donde nunca sabe a sal la piel....

Dcamps dijo...

Duele ver a esos viejos amores que el camino dejó atrás, duele saber de ellos, duele verlos con otro y duele aún más, si a ellos también les duele vernos.

Saludos maestro.

atlanthis dijo...

Precioso.
Una buena amiga (eigual, http://escriboaqui.es/) me dijo un día que si no leía las palabras que escribes (perdón por tutear) me estaría perdiendo algo realmente especial.
Bueno, en realidad no sé si lo dijo así -las cosas de la memoria-, pero es lo que siento cuando entro a veces a esta página y leo algo como ésto.

Yo creo que estarás harto de oírlo, pero gracias. Por compartir tu tiempo con el bolígrafo (virtual) y con nosotros (los que te leemos).

Si algún día tu tiempo (y vuelvo a tutera descaradamente y sin remedio) tiene unos minutos de sobra más, sería genial poder ofrecerte lo único que puedo a cambio, mis palabras y mis sueños de escritora.

Un saludo,
http://atlanthis.wordpress.com/

Fernanda Barbagallo dijo...

Tal vez el recuerdo de un gran amor o de una gran pasión sean incluso más fuerte que las llamas en que ardieron...
Cuando vienen vientos de esos tiempos, es mejor esconderse.

carmen dijo...

tomo estas palabras como un regalo para celebrar mi cumpleaños..así que ahora aunque aquí no tenemos metro, igualmente el pasado vuelve mientras viajo en el autobus.
Gracias mil!

Lucina dijo...

En el metro,con la complicidad de un periódico, recuerdo de vidrios empañados..
y mientras otros quizas bostezan rutina..
Precioso.
Un beso Rodolfo

Miedo escénico dijo...

Genial... simplemente majestuoso...
Gracias por darnos tna buen inico de semana y de mes...
Habrá que recuperar la valentía para volver las pasiones mas duraderas, y recuperar los mares de recuerdos que cada pasión desata.

Eclipse dijo...

jajaja!! esto es genialísimo... me ha arrancado sonrisas contiguas.
llego tarde al poema de lunes, pero siento que siempre estoy a tiempo para disfrutarlo.
gracias!!

Cata dijo...

cada dia me subo al metro esperando encontrarme con alguien q me reconozca... ya no me escondo... ahora sonrío... que es lo peor q me puede pasar?

besitos... la Cata

*GEORGINA* dijo...

uy q lindisimo poemaaaaa


un abrazo
georgi

Andante dijo...

Me gusta subir en el metro cuando voy a Madrid. Mañana iba a ir pues hay manifestación de CGT "Por los derechos Laborales y sociales" "Por un reparto de la riqueza y el trabajo" "Que la crisis la paguen ellos".Al final, no podré ir, pero cuando voy, me encanta ir en el metro. Observar a los demás, se me nota que no soy de aquí, que soy de "pueblo" bueno de Villa, Villa de las Ferias, pero a mí me da igual.
No tengamos miedo de sentir, que no hay nada más bello. No nos ocultemos. En el metro yo no dormiría, observaria a los demás, con una sonrisa.
Un saludo.