jueves, 18 de diciembre de 2008

Las 65 horas

El Parlamento europeo ha tumbado el proyecto de ampliar la jornada laboral a las 65 horas semanales. Esperemos que se un derrumbe definitivo de una propuesta que ni los Gobiernos ni los ministros de Trabajo de la Unión deberían haber hecho nunca. Pero que no sólo la formularon, sino que la llevaron hasta el mismísimo Parlamento.

La jornada de cuarenta horas ha sido una conquista obrera que ha costado sangre, sudor y lágrimas -y nunca mejor dicho- y las conquistas nunca deben de tener marcha atrás. Pero lo curioso de todo esto son las razones que han esgrimido y esgrimen los defensores de ampliar la jornada a las 65 horas.

Dicen que es una forma de ser competitivos. Que en Europa perdemos competitividad con otros países emergentes que ofrecen productos muchos más baratos en su producción. Nos ha jodido. Casi siempre que se habla de competitividad se pone este ejemplo. Se oculta, sin embargo, que ese abaratamiento de la producción se produce en países con condiciones de trabajo cercanas a la esclavitud, sin derechos sindicales, con salarios de miseria.

El problema está en que los países europeos no se preocupan lo más mínimo por denunciar las condiciones de trabajo de China, India, Ceylan, países latinoamericanos, del Magreb... Prefieren llevarse allí la producción y ser cómplices de unas condiciones de vida y trabajo que repugnan a cualquier ser humano.

Dicen los defensores de ampliar la jornada que, al fin y al cabo, lo que permite esta propuesta es que sean los trabajadores los que pacten con sus empresarios las horas de trabajo. Ocultan que la igualdad de la negociación sólo se produce cuando, precisamente, las fuerzas que negocian están igualadas. Y es difícil creer que existe equilibrio negociador entre un empresario y sus trabajadores cuando sobra mano de obra, cuando la crisis sume en la desesperación a miles de familias.

Esas llamadas a la competitividad, ese camino abierto a la ruptura de la jornada, justificaría todo: el trabajo por un pedazo de pan, el trabajo infantil, la discriminación, la esclavitud. La desesperación y la necesidad llevaría a aceptar cualquier condición con tal de contar con lo imprescindible para sobrevivir. Por no hablar de las repercusiones que en la salud tiene una jornada excesiva y que empiezan a constatarse en trabajadores con jornadas prolongadas.

Lo más preocupante es que hayan sido países europeos -algunos, en teoría, con una larga experiencia democrática- quienes hayan hecho esta propuesta. Y lo mejor que, por una vez, el Parlamento europeo la haya rechazado por mayoría absoluta. Lástima que no sucediera lo mismo con la directiva de los emigrantes.

26 comentarios:

Felipe dijo...

La disputa, en todo caso, se tendría que plantear con la jornada de 35 h.para en cierta forma, utilizar esa reducción de jornada en la creacion de puestos de trabajo y cumplir con una parte de la ley de conciliación familiar, sería una buena manera de ser más competente en las funciones de cada trabajo(menos presencia, más competitivo).
Con la explotación obrera, la infantil, la exclavitud de los paises que mencionas, pasa lo mismo que con el hambre, no interesa acabar con ello, muchos de los acuerdos económicos con esos países se vendrían abajo, es cuestión de prioridades, claro esta, las prioridades suyas, no la de los que sufren y cierta medidas sufrimos los demás.
Es parte de esta economía de mercado, cada vez más neoliberal, unos curran mucho y mal pagados, para que otros se lo lleven muerto.hay ciertos asuntos en ,os que es necesaria la intervencion del estado, para poder parar abusos y diferencias entre personas y estados.
Perdona por la paranoia.
un saludo desde la ausencia temporal.
Por cierto el otro día estuve con Ismael en la Gavia, fue breve pero intenso.

DEIVID dijo...

Vengo de recoger un libro de la Librería Hojablanca...

Mila "la librera" me he dicho que cuando quieras podríamos organizar una tertulia literaria, le encanta la Poesia y ya te veia allí rodeado de otros amigos poetas de la ciudad de Toledo.

Un abrazo...

Y con respecto a lo de las 65 horas...

NO COMENT...

"Ser" dijo...

El caso es que existe una creencia, supongo que arraigada a esos años dictatoriales fascistas, en la que los seres humanos nos hacemos más valiosos si lo que producimos es una mayor cantidad, y no una mayor calidad...y hablo de calidad en todos los sentidos en los que se quiera interpretar, puesto que la creatividad siempre será el bien más preciado de un ser humano, siempre que respete el respeto, y no la superación a los demás.
Y digo yo: si dos cabezas piensan mejor que una, ¿por qué seguimos hablando de competitividad?.....
Ojalá llegue el día en el que se aprecie que el ser humano es mucho más grande que todo eso por lo que nos preocupamos cada día, y que a su vez, nos hace desgraciadamente pequeños.

Alicia dijo...

Me parece increible como una propuesta así ha podido llegar hasta las más altas instancias europeas, me parece absurdo. Me parece una sinrazón.
tengo entendido que la propuesta viene del Reino Unido, donde está en el poder el partido LABORALISTA... no sé.
Menos mal que por ua vez el parlamento europeo ha sido sentato y ha tumbado esta locura...

Ladrón de Guevara dijo...

Dinero y Dinero...Todo es cuestión de eso. Tal y como están los trabajos, con un sueldo mínimo que no quieren que suba, una jornada de esas características es una salvajada económica -pobres empresarios que nos explotan poco-. De ahí que la directiva sobre inmigración sea política y económicamente interesante.

CARMEN dijo...

Seguramente, los defensores de las 65 horas querían, que los que tienen trabajo, trabajen por todos, y no puedan hacer vida familiar. ¡ Menos mal que el Parlamento europeo la ha rechazado!.
Besos, Rodolfo.

Álvaro Dorian Grey dijo...

Como dices, es curioso que los que piden esas horas digan que es por ser competitivos cuando las condiciones laborables en aquellos países son horribles o ni siquiera tienen. Quizás serían mejor crear aranceles contra los países que utilizan la explotación laboral como medida para elevar el nivel económico, que no de vida.
Saludo sy salud

Fernanda Barbagallo dijo...

APLAUSOS PARA LA MAYORIA ABSOLUTA!!!!

Que locura este proyecto.
Tengo el privilegio de vivir en una ciudad donde la fuerza de la oferta y la demanda laboral van a la par y donde el empleado "negocia" su ingreso con el mejor postor. Lo que representa a nivel estadístico mucha rotación laboral, mucho rechazo de esta conducta de los viejos dueños de empresas y administradores. Por debajo se vislumbra el principio del cambio... aún con resistencia, pero la REALIDAD obliga. Si duele o no, no sé pero no tiene remedio.

Propuestas como esas son burlas a toda la humanidad.

Gema dijo...

Pues si, lástima que no sucediera lo mismo con la directiva de los emigrantes.
Besos

Sara dijo...

Desde que te he leído esta mañana Rodolfo, llevo pensando qué escribir ante algo así. Porque algo se debe escribir, aunque eso no sirva de mucho. Pero lo siento, no me salen las palabras.

Es un ejemplo más del tipo de sociedad que hemos contruido, que alimentamos cada día. Respiramos tranquilos ante la negativa del parlamento, pero desde mi punto de vista, eso no soluciona el problema, el problema de una sociedad enferma de avaricia. Yo me quejo a diario de mi trabajo, y quizás suene pretencioso, pero creo que lo hago con motivos, con firmes motivos. Pero cada día agacho la cabeza y trago. Y me pregunto por qué. Supongo que la única respuesta es miedo.

Y entonces llegan noticias como ésta y me pregunto por esas personas que trabajan en esos países competitivos, e imagino que se quejarán bastante menos de lo que yo lo hago. Quizás no por miedo, tal vez simplemente sepan que no serviría de nada.

Y es que hemos entradoen una espiral que costará mucho camino deshacer. Y me asusta, más que perder mi trabajo, me asusta ver el mundo en el que estoy viviendo.

Cecilia dijo...

Me gustaría que diputados, parlamentarios, consejeros, etc, trabajaran (de verdad, no fingiendo) 65 horas a la semana. Y que sus sueldos no fueran tan desorbitados

Mita dijo...

Es que esa idea es algo espeluznante de verdad, como si fuera el hombre una máquina de producción.
Volvamos a la poesía, a lo mejor resulta que es verdad y es un arma cargada de futuro.
Besos

Maria del Sur dijo...

El argumento es para desencajar la boca...
asique eso dicen...
Che pero ni se molestan en inventar una refutacion como la gente
sin mas dice...bueno...vamos a explotarlos para nuestro propio interes...
vamos a darles con el latigo asi producen mas rapido asi nosotros nos hacemos mas grandes...
Ah! no claro...era todo por el pais y el nefasto patriotismo...
claro claro...


Con respecto a que paises con explotacion y pobreza tomaran la misma determinacion que tomó España...
Que queres que te dija...es una mancha mas al tigre...
esos paises son una ceguera de injusiticias...
esos paises no conocen la palabra justicia, ni derecho, ni respeto
ni amor a la vida, ni humanidad...

En fin, para que te voy a contar...si todo esto lo eh aprendido de vos y de otros referentes...


Un abrazo Rodolfo...



pd: Sigo buscando el libro de Biedma porque en el Ateneo no esta, no el de LAS PERSONAS DEL VERBO...
Por usados tal vez lo encuentre

eigual dijo...

La gente que ha pensado en la jornada de 65 horas, una de dos: o se aburren mucho,o no saben como quitarnos el poquito tiempo libre para ser felices, que tenemos.


Me ha gustado mucho lo que has escrito, como siempre, pero me gusta decírtelo siempre, ya lo sabes.

Un abrazo con mucho cariño.

eigual - www.escriboaqui.es

Anónimo dijo...

Por favor me podrias escribir? Quiero hablar contigo. Gracias.

siete.771@att.net

PS dijo...

Don Rodolfo, soy de Chile, conocí a su hijo en una de las noches mas lindas de mi vida, el día que pedi la mano de mi novia...

Me gustaria saber de su impresión al leer algo de mi blog...

www.cronicasdepeumayen.blogspot.com

Saludos desde Chile.
Me encantó leelo a Ud. y me gustan las letras de esas canciones en que participó Ud. Como el vals de los jubilados.

Ahhh, y si puede dígale a su hijo que me escria un comentario si tiene un minuto, llevo tiempo esperando...

Abrazos desde el sur del mundo.

lola dijo...

Aun queda por pelear....el exito serian las 35h.este ritmo de locos que llevamos es penoso , cuanto mas trabajas mas vales?????, es todo adsurdo, como dice la campaña de IU en Cordoba :"la bolsa o la vida".
Rodolfo genial.Gracias por el comentario en el blogs de Comando Cartelillo(por la ilustracion de Ismael)

El fontanero del mar dijo...

proponen 25 horas de trabajo más pero lo que nunca proponen son aumentos de salarios, eso sí, ellos se lo aumentan sin proposición previa y haciéndose el ciego antes las condiciones laborales que no sólo en otros países, sino que también aquí en España, se da en muchos lugares, como en el campo de Almería.

Cuando pase el milano dijo...

Lo que resulta sorprendente es que la Comisión hiciera suya una propuesta de este tipo y que prosperara sin que a los comisarios responsables les ocurriera nada en sus respectivos países. Que los trabajadores no nos levantáramos en protestas por todas las esquinas de Europa. Que recibiéramos la propuesta, ésta y otras de parecido signo, con esta mansedumbre.
Lo que resulta sorprendente es que estemos soportando la crisis financiera con este estoicismo que pasma sin que se exijan responsabilidades a nadie.
Ahora parece que la crisis es debida al calentamiento de la tierra o a un fenómeno atmosférico nuevo, nadie tiene la culpa. El paso siguiente será que los culpables somos los que no tenemos grandes fortunas. Por tontos. Haber aprendido a especular y a esconder los beneficios. Porque ese es el fondo de la cuestión. Han montado un toco mocho urbi et orbi y ahora les tenemos que pagar las estampitas como si fuera dinero legal. Y no pasa nada. Los gobiernos todos, de cualquier signo, pierden el trasero para que, por favor, por favor, los bancos acepten el dinero bueno. ¿Estamos tontos o qué?
¿No habíamos quedado en que el capitalismo feroz había muerto de canibalismo? ¿Donde están aquellos que tanto se deleitaron cuando la caída de los países comunistas?
Estamos parcheando un sistema caduco, que se ha demostrado incapaz de resolver los problemas de la humanidad. Un sistema que reserva el 80% de la riqueza del planeta al 20% de sus habitantes mientras desprovee de lo imprescindible al 80% de los seres humanos.
Lo sorprendente es que los responsables del desaguisado esten en paradero desconocido y nadie parezca interesado en que aparezcan. Es que, de verdad, somos un poco masocas.

eva dijo...

yo también espero que se derrumbe hace unos meses que oi la noticia, yo ayer hice 12 horas porque me pidieron si podía quedarme, y de vez en cuando, pues no importa, pero de ahi a 65 horas me niego, todos tenemos una vida propia, 8 tr4abajar, 8 dormir, y 8 familia, ocio y demás, y ahi se van las 24 horas del dia. Besitos

mera dijo...

Los españoles fuimos mano de obra barata. Navegaba en una compañía alemana con bandera de Singapur (1977). Ante un par de quejas mías el Jefe de flota me dijo que por mi sueldo contrataba a tres indues con título inglés. Me marché ese mismo día con un: Hágalo. No volví a navegar. Ahora ya no son indues, ya son chinos, ex-sovieticos y filipinos. Volvemos a las andadas.

JUAN MANUEL VELA dijo...

la estructura de la casa europea padece de aluminosis, bajo una buen apariencia, mejores palabras de sus burócratas y sin fin de principios (que luego son pocos y muy flexibles), vemos que sus entrañas reales estan cimentadas a base de malas acciones, la avaricia de los pocos para los muchos, y la hipocresís (el mismo grupo que hoy se felicita de su exito hace unos meses apoyo la directiva de la verguenza). En definitiva el secuestrod e la democracia es obra de ese ser sin rostro pero que acecha a toda la civilizacion y, mujeres y hombres de bien: el capitalismo.

Hoy no se ha ganado solo se ha aplazado el partido.

AHT ez dijo...

no sé cómo va a ir el mundo con este ritmo...todo es trabajar, dinero, comprar. Los placeres más divinos ni se compran ni se venden, una buena conversación con amigos, un beso de buenas noches,...

por cierto, las navidades en vuestra casa tienen que ser la leche ¿no?, con tanto talento rodeando la mesa, digo ;)

maria jose dijo...

Las 65 horas...Me daban terror.Habría que trabajar 10 horas de lunes a sábado y todavía sobrarían 5 para el domingo.

Yo no estaba muy convencida de que el parlamento europeo desestimara la idea.Me alegro infinito de que la haya rechazado y haya puesto las cosas en su lugar.

Anoche fue el concierto de Ismael en Madrid.Yo no pude estar alli,pero sí mi hijo,que también fue a la firma de discos en el fnac.Seguro que disfrutó muchísimo.Ya me contará.

Un abrazo.

Marta dijo...

Hola! Suerte que el Parlamento europeo no aprobó la jornada de 65 horas ...Y yo me pregunto ¿Los ministros de Trabajo de la Unión también iban a trabajar 65 horas a la semana?...¡Hay que ver! . Muchas propuestas para exigir más a los trabajadores/as pero apenas para favorecerlos..¡ Ais!

Besos Rodolfo :-)

Andante dijo...

Tuvieron la osadía de llevarlo al Parlamento. Y el Parlamento dijo ¡NO! Es de estas veces, que dices, ¡bueno, parece que funciona el sentido común, que éste se impone a la locura del mercado y de las reglas de la OMC.
Yo soy de las que piensan que, como el trabajo es un bien escaso, pues tenemos que trabajar menos, para que otros puedan trabajar un poquito más. ¡Vamos! que el trabajo hay que repartirlo, como la riqueza.
Me cabreo cuando me dicen que hay que ser competitivos. Hay que ser persona, primero y darse cuenta de que en esas condiciones laborales, ¿quién se ocupa de nuestros hijos? ¿quién de nuestros mayores? ¿qué tiempo nos queda para hacer la tarea humana más importante que ninguna otra especie puede hacer, la tarea de pensar? ¿cómo, en qué rato nos podemos enriquecer como personas?.
Un buen día, ¡ya era hora! en medio de tanto alboroto, de tanto caos.
¡Buena reflexión! Rodolfo, que comparto al cien por cien.
Pienso que no tardando, los emigrantes seremos nosotros, si seguimos dejando que se deslocalice la producción, y con ello que deslocalicen nuestras vidas, y las de los nuestros.
Deseo equivocarme.
Un saludo, siempre solidario.