domingo, 17 de octubre de 2010

Te quiero y no te quiero

Te quiero y no te quiero.
A ver cómo me explico.
Te quiero cada día al levantarme.
No te quiero
de noche, cuando eres
un recuerdo difuso y muy lejano.

Te quiero cuando miro a una muchacha
y te imagino haciendo las cosas cotidianas.
No te quiero
al recordar cuando te fuiste.

Te quiero a cada instante, cuando pienso
en tus besos de ayer. Y no te quiero
cuando pienso en los besos
que ahora das a otro.

Te quiero en la taberna, cuando pido
lo mismo que bebía de tus labios.
No te quiero en esa borrachera
de tu cuerpo vencido en el deseo
de otras manos.

Te quiero cuando sueño que aún me quieres.
No te quiero
cuando viene tu nombre como una pesadilla
y marca cada una de sus letras
en esas cicatrices de mi pecho.

Te quiero y no te quiero cuando
maldigo y te maldigo en esta absurda
razón de tu recuerdo. Las palabras
que aún te sigo escribiendo cada tarde.

28 comentarios:

Niuqech Madhatter dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Niuqech Madhatter dijo...

Creo que me acabo de cargar mi propio comentario, viva "el internel" y los patosos como yo.

En fín, decía que me encanta el ni contigo ni sin tí del amor. Ese caos y esa imperfección que generan la tragicomedia perfecta.


Salud (y un poquito de república)

Laura dijo...

Que lindo es comenzar un domingo leyendolo Rodolfo. Desde Argentina, un abrazo enorme =)

Quijo dijo...

Y es que querer y no querer, sólo se diferencia por una fina linea que las une y las separa...

Me encantó! Un abrazo :)

emmagunst dijo...

me levanto queriéndote y me acuesto odiándote (eso le dije el otro día) y este poema me da tranquilidad, saberme no tan loca. Gracias Rodolfo!

Utopia dijo...

El lunes se ha adelantado un día para ofrecernos este maravilloso poema. El amor es como el desamor.

Isa. dijo...

Chapeau, Rodolfo.

Yo también soy de las que quieren y, a la vez, no quieren.
Le quiero (con permiso del verbo) cada vez que compartimos algo, y dejo de quererle cuando pienso los kilómetros que nos separan de poder compartir algo más. Pero, entonces, vuelvo a quererle, de manera casi inevitable, cuando me doy cuenta de que él es el culpable de mis sonrisas. Y luego me pregunto si alguien más sonreirá por el mismo motivo y me da por no quererle...
Y así se me pasan los días, entre el juego de querer y no querer, hasta que le vuelvo a ver y, simplemente, me dejo llevar...

En serio, cada vez más me pierdo y me encuentro en tus poemas. Sigue así.

¡Qué pases un buen domingo!
:)

llueve rocío... dijo...

Te quiero cuando sueño que aún me quieres. No te quiero
cuando viene tu nombre como una pesadilla
a marcarme cada letra tu nombre en la cicatrices de mi pecho.



Hay heridas que parece que no quieren cerrarse nunca...

Me encanta como escribes.

Julen dijo...

Paradojas que nos depara el olvido. Al final el amor y el odio son los sentimientos - o las pasiones- más poderosas. De ahí que cuando una relación se acaba la frontera entre ambos se difumina.

Precioso el poema. Un abrazo, Rodolfo!

Diego Álvarez dijo...

Y lo mismo me pasa a mí. Bellísimo poema y espejo. Gracias.

ayelenvallaris dijo...

mi querido amigo, estoy leyendo un libro, descubriendo a un filosofo moderno, leo: La felicidad, desesperadamente - André Comte-Sponville...
y recorde cuando hablaba de estar enamorados, plantea algo asi como que uno se enamora del sujero (sobretodo) cuando no lo tiene y esa busque es un deseo de felicidad... al tenerlo viene la pareja y el aburrimiento (perdida de felicidad).... al leer Te quiero y no te quiero recorde eso! y es verdad...
cariños desde este lado del Rio!
ah! me encantaria tener un libro tuyo y no puedo encontrar por estos lados....

Cristina dijo...

El amor y su ambivalencia, esa montaña rusa que tan bien has plasmado en estos versos.

Liedchen dijo...

Amor eterna contradicción...
O no se han fijado que un corazón no es más que un signo de interrogación (?) mirándose al espejo???

Un abrazo

carmen.-

silvia dijo...

Así es el amor como una llama que te guía y te ilumina en la oscuridad...pero a veces se convierte en una llama abrasadora que te quema el alma...y te deja huellas que te recuerdan lo que fue.
¿Quién puede negarse al embrujo de su encanto?
Todos caemos rendidos a sus pies. ¿Que sería de la vida sin el amor?

Un abrazo desde el Sur

Roxana dijo...

Otro lunes para suspirar de tu mano Rodolfo, así cambia esta realidad desesperada.
Un saludo, hermoso poema.

LVI dijo...

Señor Rodolfo, acabo de ver su nombre en la moderación de comentarios de mi blog casi abandonado y aún no me lo creo.

Sé que no es muy fácil impresionar a un escritor de su talla, así que sólo le digo que ha sido un verdadero honor que se haya molestado en escribirme, pues a pesar de que no me pierdo sus poemas, nunca me he atrevido a comentarle alguno (quizá porque me dejan sin palabras). Sin embargo, puede estar seguro de que las sensaciones que me producen, pocos autores aparte, lo logran.

Gracias... Un abrazo.

My dijo...

una vez más..
me emocionas..
me dejas muda,
absorta en tus versos
dibujando en mi memoria
el retazo que guardo de ti.

te abrazo Rodolfo.
duermo cada noche con tu ballena blanca, recorro tus poemas de principio a fin.

eres grande.
tienes magia.
llegas dentro.
me haces sentir.

Elena dijo...

he conseguido:
Que me duelas por la tarde, y desee herirme contigo lanza de piedra, y guardar cada lasca con que me atraviesas si me abrazas si tan solo me sostienes...



He paseado por tu jardín... me he detenido y respirado profundamente....
saludos!

Nieves LM dijo...

Querer y no querer a la vez. Puede darse el caso sin volverse loco. Precioso el poema. Un beso.

Noray dijo...

¡Qué preciosidad!


Entre el te quiero y no te quiero
quizás encontremos tiempo para el amor.



Un abrazo.

marialocaypeligrosa dijo...

Sr. Rodolfo: creo que lo explicó bastante bien, jajaja. Y encima ha quedado precioso!
Un besin,
I.

Paseando por tu nube dijo...

No es navidad pero, siento que vuelvo a casa, y justo hoy que hablas del querer y no querer.
Mi vida siempre ha sido bamboleada por los puntos cardinales de mis sentimientos.
Ay Rodolfo, que gusto me da volver a leerte, reencontrarte, escribirte.. espero que ésta vida caótica q me envuelve, no me separe mas de tus líneas.
Cuánto reconforta volver a abrazar a los amigos, por eso hoy mi abrazo es mas fuerte que nunca.
...y sí, le haré el boca a boca a mi blog, para que vuelva a tener vida.

Alan Gino dijo...

es hermoso maestro Serrano, ahora me paso algo asi, me dejo mi novia y es un bajon, porque la extraño una banda y la amo demasiado. Pero buieno, subi una que se llama El ocaso vuelve, ya la habia escrito, pero la subi porque creo q no la habia subido.
Bueno muchas gracias por regalarnos arte!

CARMEN dijo...

Ya estoy de vuelta, tenía ganas de leer tu poesía, como siempre muy bonita. Me gusta mucho como escribes.
Besos.

Lucina dijo...

Las contradicciones nuestras de cada día...

un beso de domingo

Cecis ... funámbula dijo...

Nunca mejor dicho...es tal cual...
Por que a la vera del amor siempre camina agazapado el abandono...?

Raquel Llopart dijo...

Maravilloso poema!!,
Cuanto apego a la ausencia de un amor...
Hace poquito sigo su blog, y desde Rosario, Argentina, mis felicitaciones, y mi agradecimiento por todo lo que transmiten sus palabras, su sentir.
GRACIAS!!
Un abrazo!!

El Sosegado dijo...

El amor no se entiende de otro modo, uno no sabe si da de más o de menos.