lunes, 14 de febrero de 2011

Días y noches

Las horas de mis días están comprometidas

con médicos, farmacias, análisis y males

nada graves. Son cosas

que me hacen vulnerable. Lo que el cuerpo

cansado y hasta viejo no soporta

de ahora hasta mañana: El corazón, el sueño

los dolores de cabeza y el estómago, sospechas

lejanas de un tumor y vagos miedos.


Mis días se deslizan entre el temor y los amigos

que, todo hay que decirlo,

andan igual que yo con sus relojes.

El cansancio y el miedo como un niño

agarrado a mi mano. Y la nostalgia

de aquellas tardes nuestras, cuando el aire

olía lo mismo que tu piel y a primavera.

Se me hace que estos días que visito

son cada vez más cortos y voraces. Y que vienen

con las hojas contadas. Y que espero

la noche como un alma que me acoge

sin un reproche, amable y dulce y triste,

lo mismo que un pecado.


En estos días, sin sol y sin palabras, me parece

que todo está ya escrito para luego. Que ya nada

podrá cambiar la vida que no espero. Y sin embargo

las noches siguen siendo mi refugio,

el insomnio se viste de belleza, me acurruco

feliz en el recuerdo de tu cuerpo

que me cura de toda enfermedad.


Bendito sea tu nombre que me salva

de todos los olvidos.


31 comentarios:

Sara dijo...

Bendito sea pues, su nombre.

Cuerpos a la deriva dijo...

Qué bonito Rodolfo. Gracias, hoy necesitaba algo bueno este lunes y qué mejor que algo escrito.

Un beso.

Joaquín Pérez Azaústre dijo...

Querido Rodolfo, este poema tuyo sí que es un regalo. Sin duda el más grande, o uno de los más grandes, de todos los tuyos. Un poema de piel y de tejidos, con belleza y verdad. Nos quedan muchos tragos, muchas noches, y también muchas tardes oliendo a primavera. Te echo de menos. Un abrazo grande amigo mío!

eigual dijo...

Estoy completamente de acuerdo con Joaquin.

Creo que este poema, es carne y hueso, se ve hasta tu alma. Se puede tocar. Se te puede ver acurrucado al recuerdo de su nombre, donde todo es calor y se puede casi sentir la paz de ese cuerpo dormido y caliente por la sangre que lo llena de vida.

Rodolfo, tengo unas ganas tremendas de verte un día y decirte, que tu poesía me inspira y me cura del sueño y de la rutina, en estos lunes, hoy lluvioso y algo frío.

Mil gracias, amigo.

Gitana ♥ dijo...

pero Rodolfo, a quien no le pasan cosillas con el cuerpo viejo y cansado . Yo trabajo en Salud , sé lo que es , También estudio al respecto , asi que no te enfermes mucho , esperame que me reciba y lo vemos , sin miedos ... tranqui :)
Un beso

LoreVero dijo...

Bendito sea ese nombre, y esos cuidados que curan el alma aun es los peores momentos...
Buena Vida y esplendidos dias!!
Miles de Besos...

Clarita dijo...

Precioso Rodolfo, como la vida misma, como la realidad de quienes nos refugiamos en cada noche, en cada cuerpo para sentir que aún estamos vivos...y, pese a que nuestros días vuelen raudos y veloces, nosotros haremos trinchera para hacerlos parar y así saborear cada segundo, cada instante de los miles que nos quedan por vivir...

Me ha encantado, gracias por amenizar otro lunes con este precioso poema!
Gracias, un besote enorme!cuídate

Joaquín López dijo...

Nos vamos oxidando sin duda alguna, pero las vivencias y los sentimientos se van quedando pegados a nuestra piel más fuerte que algunos lunares. Es más en algunos casos nos dejan cicatrices.

Pero brindo además de por lo que hayamos pasado cada uno de los aquí presentes por las cosas que nos quedan por pasar.


Un abrazo

Soltando Letras dijo...

Bendito sea, bendito sea. Precioso poema que me exhorta a valorar mi tiempo, mi vida, y mis amores. Gracias amigo.

eMiLiA dijo...

Bendito sea.

Hermoso poema para empezar la semana.

:)

jaime dijo...

Gracias.

CARMEN dijo...

Increiblemente hermoso, como muy bien te han dicho es un poema de piel y de tejidos. Muchas gracias por acompañarnos con tus poemas, todas las mañanas de los Lunes.
Cuídate mucho y que tengas muy buena semana.
Un abrazo.

rubén lapuente dijo...

Que ese leve rumor no sea nada.Que
los días con sol y con palabras te esperan.
Un abrazo

Sur dijo...

Me gustan tus poemas, muchisimo pero en algunas ocasiones desearia que, algunos, fueran de otro.

Sos un hombre joven para tener un cuerpo viejo...
Es verdad que existe un deterioro del cuerpo con los años, y un factor biológico y hereditario pero también siempre creí que existe un factor psicológico; no digo que uno se invente las enfermedades pero sí que son consecuencias de como vivimos, como nos tomamos la vida, las cosas que se nos agolpan en el pecho...

En fin.

un abrazo y sin miedo y con ganas que queda por andar...ver crecer a tu nieto, tus hijos...

un abrazo =)

flux dijo...

Veo a un hombre esculpido en pasión. Con ideales que suenan a música y el corazón abierto y expuesto a que cualquiera meta su mano y lo arranque de cuajo.
Te miro y me da vértigo de lo que podrías ser capaz, aún exhausto.

Elena dijo...

Tu poema como un cuadro al que no le hace falta ningún color, ni un árbol... al cual no le sobra ningún detalle...

Me ha gustado mucho.


Saludos"

Liedchen dijo...

Sí que es de carne y hueso, sí que encierra mucha verdad..

Un abrazo

carmen.-

Carlos dijo...

El recuerdo, en ocasiones viene a herirnos, o a salvarnos por los lugares que menos lo esperamos. Es cierto. Y tu lo has expresado de modo maravilloso

Zeru Gorriak dijo...

me emocioné...

Andina dijo...

Aunque me niegue a festejar a lo yankilandia el día de los enamorados, aunque me niegue y reniegue de tanto alboroto comercial....
Cómo negarme y resistirme, si te leo.
Besitos.
Y gracias...por hacerme entender con cada palabra que el amor no es una utopía inalcanzable.

LUCIERNAGAS DE CIUDAD dijo...

"Bendito sea tu nombre que me salva
de todos los olvidos."

Escalofrios...

Petons Rodolfo!

Manuel Cuesta dijo...

Bendito seas tú, amigo mío. Que 10 minutos antes de que me llamaras había leído este poema de lunes y no te he dicho nada. Que gustazo oir tu voz, compañero del alma, compañero y que ilusión que el viernes pasado en la comida llegases con la entrevista recién salida del horno entre tus manos, para que yo la leyera. Como bien apunta Azaústre, nos quedan muchos tragos, muchas noches... Y muchas tardes brindando con los ojos llenos de música.

Nos vemos pronto, guapo!

Fernanda Barbagallo dijo...

Bendito sea ese otro ombligo que acaricio y no es el mío,
puesto que sobre él sí es verdad que se alza y gira el mundo, y aunque no lo acaricie ya.

Si estuve vivo acaso y en casa, fue en ese pequeño planeta que ardía en tu panza sobre el que aún gravito.

Respirando entre palabras. dijo...

Benditas tus manos que escriben tu sentir.
Precioso!
Sabes cual es el mayor dolor? el del alma.Consérvala sana, y no permitas que ningún dolor afecte lo que aún conservas intacta.
Besitos

Jorge Encinas Martínez dijo...

Bendito sea su nombre y todo lo que nos salva de todos los olvidos; bendito sea el aire que olía lo mismo que su piel y a primavera; benditos sean esos días, cada vez más cortos y voraces.

Bendita sea tu pluma, tan llena y tan profunda, tan viva y melancólica

Nieves LM dijo...

bendito el amor que enferma y todo lo cura. Besos.

Salva dijo...

Maravilloso poema el que has parido este lunes, amigo Rodolfo. Y esos últimos versos, buff, impresionantes.

Un fuerte abrazo.

laura dijo...

Rodolfo, Rodolfo, Por qué pones tu atención en tu cuerpo? El cuerpo no vale nada. Por qué pones atención en el pasado? Tienes un presente, solo tienes que pintarlo de colores más alegres.

Marinero en Marte dijo...

ojalá que, aunque tus días sean cortos y voraces, tus noches de refugio sean eternas.

MIGUEL ANGEL dijo...

Me acurruco

feliz en el recuerdo de tu cuerpo

que me cura de toda enfermedad.

Que frase tan profunda y bella...y cuantas veces yo he hecho lo mismo.....protegiendo de mis miedos a mi propio corazón... como tu bién dices... Grande, como siempre, sincero y cercano, uno siente como suyas todas tus palabras, y tu lo haces intencionadamente para que cada uno de nosotros seamos parte de tus escritos. Grande, el abrazo, muy grande el corazón.

Anónimo dijo...

Este poema, casualmente se ha identificado con mi presente hoy que se ha ido mi abuelo una persona entrañable, para mi es un día de dolor y a la vez de reflexión sobre la vida.
Gracias Rodolfo .
Una vez mas aquella alumna del sagrado corazón de tafira que de vez en cuando se pasea por aqui buscando tus versos .