lunes, 21 de febrero de 2011

Hace 25 años

Fue una tarde de aquellas. Todas

las señales –incluso las de tráfico-,

me llevaban derecho hasta tus labios.

Cruzábamos semáforos y besos.

Yo, pendiente de ti. Tú no decías

nada y me mirabas. Yo, en tus ojos,

buscaba un nuevo verso. Tú tenías

la edad en la que todo es importante.


Veíamos la tarde allá, a lo lejos

como un manchón naranja.

Hacía muy poco

que tu piel conocía cada una

de las yemas de mis dedos. Y tus pechos

sabían de mi boca y mi saliva.

Eran sólo dos cuerpos intentando

reconocerse en cada nuevo abrazo.


A penas si teníamos recuerdos

comunes que salvar de la tormenta

de carne contra carne que en la noche

recorría las venas. Nada iba

más allá de un deseo y la locura

de un encuentro en camas y en hoteles

donde el amor jamás estuvo escrito.


Andábamos en una de esas tardes

con el cansancio suave que nos deja

la pasión ya vencida. Me miraste

y me dijiste: “Me moriré si un día

dejas que me enamore de ti. Nunca me dejes

amarte más allá de estos momentos”.

Me besaste.

Y supe que yo estaba

perdido y sin remedio. Como ahora.

Igual que he estado en estos

últimos veinticinco años. Sin remedio.


32 comentarios:

Cuerpos a la deriva dijo...

"Me moriré si un día dejas que me enamore de ti." Precioso poema Rodolfo.

Un beso.
Loreto.

Sara dijo...

Esta historia me suena de algo, aunque creo que el final no tiene mucho en común. Somos muchos los que nos perdemos sin remedio. Un abrazo, Rodolfo. Y gracias.

CARMEN dijo...

Precioso, Rodolfo.
Eres un gran poeta.
Besos y buena semana.

Salva dijo...

Qué maravilla de poema, amigo Rodolfo. No dejas de emocionarme.

Hibiscus dijo...

Curioso que me identifique tantísimo con este poema. Increíblemente precioso e increíblemente real.

Precioso, de verdad.

Un abrazo,
Cristina.

LoreVero dijo...

Toda una vida en esos 25 años...
Gracias por tanto...
Miles de Besos..

marialocaypeligrosa dijo...

Creo que es el más bonito que he leido hasta ahora.
Un besin,
I.

eigual dijo...

El valor de que te digan eso no tiene precio, como tampoco lo tiene versos como estos.

Te felicito Rodolfo, una vez más, plasmas la realidad de la vida de mucha gente, en palabras y versos.

Un abrazo, mi amigo.

Marinero en Marte dijo...

que vengan otros 25 años para que hagas otro poema tan hermoso como éste.

laura dijo...

Que poema más excitante, Rodolfo.

Soltando Letras dijo...

Precioso poema. "Perdido y sin remedio" que gran verdad.

Musaraña dijo...

Irremediablemente enamorado, una dulce condena con la que pasar los dias.

Buen lunes!

paz dijo...

Me ha encantado, como siempre.
un abrazo.Paz
elbauldepaz.blogspot.com

Zeru Gorriak dijo...

Qué bueno que no hiciera caso

jaime dijo...

Gracias, Rodolfo.

Miguel Cobo dijo...

Uno anda perdido en un constante ir y venir "de su corazón a sus asuntos", cuando descubre unos versos con los que identificarse y recrearse desde la curiosidad y el interés iniciales hasta el deslumbramiento actual. He perdido veinticinco años sin leerlo y estoy dispuesto a recuperarlos. Irremediablemente.

Carlos dijo...

Una vez más nos deleitas el Lunes, nos calmas un rato del dolor propio y del ajeno. Una vez más haces que muchisimos ojos se enternezcan leyendote.
una vez más Enhorabuena por el poema

Nieves LM dijo...

Precioso, no tengo otras palabras

Jorge Encinas Martínez dijo...

Cómo me suena esa historia: "Tú tenías la edad en la que todo es importante". Y yo también soy de los perdidos y sin remedio.

Versos hermosos.

Un abrazo

eMiLiA dijo...

Sin remedio.

Es bueno sentirme menos sola al leerte.

Un abrazo!

Anónimo dijo...

Qué despliegue de medios...
Besos apabullados.

Liedchen dijo...

Estas historias, siempre me parecieron hechas del amor más puro...

Gracias!

Un abrazo

carmen.-

Flor... dijo...

Rodolfo.... me has hecho llorar una vez mas.... es que tus poemas me atraviezan hasta los huesos...!!!!
GRACIAS...!!!!!! me has hecho recordar que sigo viva, a pesar de los silencios...!!!
un abrazo enorme...!!!!

Gregorio Kolbe dijo...

Si a veces uno quisiera que la vida fuese tan sólo un atropello, un abrir y cerrar de ojos sin cavilaciones, como el vuelo de las metrallas o el ruido de un salto mortal...

Es éste un precioso poema, don Rodolfo. Gracias por él.

Un gran abrazo.

Alfonso C. Cobo Espejo dijo...

He llegado a su blog a través de mi padre, Miguel Cobo, y me he quedado maravillado con su poema "Hace 25 años". Es puro sentimiento. Es un placer leerlo y releerlo y uno recuerda (o se imagina) situaciones similares que le han sucedido. Y es bonito.

Si tuviera que elegir algún verso (creo que no podría), me quedaría con el cruce de semáforos y besos o con esa edad en que todo es importante.

Gracias.

Alfonso Cobo

Un abrazo

Clarita dijo...

Precioso Rodolfo, sin más que añadir, sólo desear volver a perderme en tus hermosos versos...

Un besote enorme. cuídate y felíz semana

Lucina dijo...

Dígame,
acaso hay un cansancio más dulce?

La belleza se hace presente en estos versos.
Un beso Rodolfo

MARIAN dijo...

¡precioso! afortunada a la que vaya dirigido, un saludo

Anónimo vocacional dijo...

que el petroleo suba por la inestabilidad es, al menos, discutible, aunque hay quienes pensamos que sube más por la desvergüenza y avaricia de los especuladores que por motivos reales y mesurables.

pero ¿qué significa que en este preciso momento la gasolina cueste hoy MAS QUE NUNCA mientras el petroleo, aunque caro, no?

sencillo, significa que hay personas que cuanto peor le vaya a los demas, mejor les va a ellos; que a más sangre, e intestinos, de gente inocente derramados y esparcidos, más riqueza acumula

y la mayoría de ellos, aparentan ser decentes cuando se visten bien para ir a sus despachos, o a cenar, o incluso A MISA, al parecer a ponerse delante de su dios a rezar.

Roxana dijo...

La poesía entre tantas cualidades es también capaz de hacernos enamorar reviviendo con el pensamiento lo que pasó en nuestro corazón y en nuestra piel.
Gracias Rodolfo por recomendarnos también a Fernando, que ha tenido una excelente idea al citar a poetas que admiramos todos.
Un abrazo cálido y austral.

Valeria dijo...

Eran sólo dos cuerpos intentando
reconocerse en cada nuevo abrazo.
Sólo eso...
Qué delicia de poema. Esta noche soñaré con semáforos y besos, sus besos...

Itziar dijo...

Gracias Rodolfo por la noche de ayer en Pamplona. Fue un deleite, un placer para los sentidos escucharte.

Como much@s otr@s, acudí a la cita principalmente con la esperanza de que Ismael nos regalara algún acorde. Y una vez más vibré con sus letras y ese timbre de voz inconfundible.

Pero lo mejor de la noche fue descubrir tus poemas. Un hallazgo inesperado, una grata sorpresa.

Gracias.