lunes, 12 de diciembre de 2011

Dos poemas


Te reías

Me llevaste una tarde, en esa hora
en que juegan los niños y las cosas
adquieren otra luz. Yo te esperaba
sentado en nuestro bar y tu llegaste
resplandeciente, abierta. Y te reías. .

Había un secreto tuyo en esos ojos
en los que el mundo entero se caía.
Me besaste despacio sin dejarme
abrazar tu cintura. Te reías.
Y luego me tomaste de las manos.
Dijiste: ven conmigo. Y te reías.

Yo preguntaba. Inútil preguntarte.
Corrías de mi mano por la calle.
Montamos en el coche. Y te reías.
Es por aquí, dijiste. Me llevaste
por calles y por barrios. Te reías.

Entraste en un portal. Tu cuerpo breve
subía la escalera a tropezones.
Te seguía como un ciego, como el niño
que sabe que no hay nada en otros brazos.
Paraste ante una puerta. Y te reías.

Al entrar en la casa me miraste.
Me besaste con rabia. Me mordiste
los labios y tus brazos me apretaban
como si toda la vida se estuviera
cayendo entre tus pechos. Te reías.

Dijiste: es nuestra casa. Y allí mismo
contamos lentamente amor y noches.
Nuestra casa, dijiste. Y te reías.


Las cosas no marchan

Las cosas marchan bien si considero
que el médico me dice, por ejemplo,
que han bajado los índices en sangre
de la glicosilada y que parece
que tengo el colesterol muy controlado.

Las cosas marchan bien. Incluso puedo,
según receta médica, tomarme
mis vasitos de vino. Están las cosas,
los análisis de todas las miserias
de este cuerpo vencido, en plena forma.

¿Qué quieres que te diga? En estos tiempos
de fría incertidumbre juraría
que tengo el corazón y mis asuntos
en paz con esta vida y con los hombres
y soy afortunado, o eso dicen.

Sin embargo, cuando leo el periódico me asaltan
los miedos y las sombras. Y no duermo.
Y sigo por las noches tiritando
sobresaltándome el alma cuando oigo
que el hombre está muriendo en su esperanza.

Así que me detengo. Veo la lluvia
cayendo lentamente como lágrimas.
Y aquí mismo, en esta soledad de la tormenta,
me paro ante tus labios. Desearía
tenerte una vez más bajo mi cuerpo.

Porque así, la tristeza mismamente,
el dolor de los otros, esa dulce
sensación de morir cuando no hay nada
que pueda rescatarme del naufragio,
sería como el mal sueño de tu ausencia.

Y siento que en la oscura madrugada
volverá otra vez, como un perro salvaje,
la angustia de saber que los informes
de médicos y todas sus recetas
no servirán ya nunca para darme
esa felicidad de un mundo que se muere.

Las cosas no van bien. Sólo por eso
te escribo estas palabras. Duele el hombre.

***

28 comentarios:

Rocío dijo...

que grande...

CARMEN dijo...

Las cosas no van bien, pero aguantaremos como podamos.
Gracias por tus versos, como te dice Rocio eres grande, muy grande.
Besos y buena semana.

jaime dijo...

Un abrazo. Mil gracias.

eigual dijo...

Duele todo. Hasta estos versos que me encantan.

Un abrazo, amigo.

Soltando Letras dijo...

Gran poema amigo Rodolfo. Sin duda las cosas no van bien, pero soltar letras ayuda a confortar un poco el corazón, y da a esperanzas a quien las lee. Gracias y un abrazo.

Manuel Cuesta dijo...

Mi querido amigo, no acierto a decirte cuál me ha gustado más... Pero sí es cierto que en esos versos está la vida y la verdad. Esas son las cosas que realmente importan al final, los besos, las caricias, el calor que proporcionan los cuerpos, a veces... Sólo a veces nos salvan de la locura de este mundo. Que no es poca.

Sucede también con tus poemas, que son a la vez, calor y manantial de salud para librarnos de las miserias de este jodido mundo.

Esos días en los que faltan tus poemas, muchos nos sentimos tan desnudos...

Abrazos.

marialocaypeligrosa dijo...

Las cosas adquieren otra luz.Y la luz es algo que cambia segun las horas...del día
Me gustan los dos, más el primero.

Niuqech dijo...

Un par de poemas como un par de comprimidos mágicos para este lunes griposo, gracias, maestro Serrano.

Salud¡

JOAN dijo...

Inmenso Rodolfo!

El primer poema es fresco y vital, como la risa de la musa, y su sorpresa final, tan grata y entrañable, tan necesaria y protectora. El segundo muerde fuerte al corazón, en estos días que asesinos de esperanza se visten de gobiernos y recortes. Pero sé que ahí estaremos, batallando en las trincheras!

Una abraçada amic, como siempre desde Barcelona!

Dcamps dijo...

Inolvidables las risas de las mujeres que algunas vez nos amaron, que alguna vez amamos. Inolvidables, quizás aún más, si me permite una infracción la expresión, las risas de las mujeres que nos amaron y nunca volvimos a ver.

Saludos maestro! Feliz de tener el libro ya entre mis manos, fue un buen regalo de cumpleaños hecho por mi hermana. Saludos a todos!

Wanderer dijo...

Maravillosos

Horacio Holiveira dijo...

Increible, Rodolfo, como siempre. Como siempre, duele el hombre.

JAVIER RETA dijo...

Me quedo con el segundo poema, quizá por estos días de frío, quizá por tantos retenes militares que cercan mi ciudad, que no siendo Bagdad parece espacio de guerra

Isa. dijo...

Vaya sorpresa, dos poemas este lunes.
Me gusta esa risa como caudal incontrolado, quizás sea lo que nos quede cuando las cosas no marchen bien... quién sabe.
Un saludo! :)

rubén lapuente dijo...

La poesía que queremos leer, maestro.
Un abrazo

Miguel Cobo dijo...

Comentario al 1º: Su risa te hace libre, te pone alas y, al menos, soledades te quita.

Comentario al 2º: I-den-ti-fi-ca-ción ple-na.

MIGUEL ANGEL dijo...

Al finalde un día cansado, fatigoso y tristón, al menos un aliento de esperanza con tus versos...harán que mañana salga de nuevo el sol? Probablemente no, pero su recuerdo perdurará en mis retinas y harán que de nuevo coja al toro por los cuernos. Feliz lunes...o lo que de el queda

valeria dijo...

Me gustó mucho!

Ana dijo...

Maravillos Rodolfo.
El primero me encantó.
El segundo, me estrujó el alma... encantándome también!

Fernanda Barbagallo dijo...

Leo uno y el otro, hermosos ambos Rodolfo. Un abrazo gigante!

Liedchen dijo...

El primero es de los emocionantes... El segundo, de los cotidianos...

Abrazos.

carmen.-

Jorge Encinas Martínez dijo...

Me hiciste volar en una nube a ese tiempo pasado que también pasé... y me remataste cuando estaba confiado, con ese tiempo que también estoy pasando.

Dos verdaderas joyas.

Un abrazo

Marlon dijo...

muy grande.

poesía para tiempos de crisis. aunque las cosas no vayan bien. creemos.

Hibiscus dijo...

Hacía mucho que no podía invertir mi tiempo en leer todos los blogs que sigo, pero hoy he sacado un ratito y me encuentro con esto: dos poemas impresionantes. Uno por el tono de tristeza y empatía que desprende, y el otro porque es una preciosa historia que se dibuja en mi mente de cabo a rabo.
Precioso Rodolfo, como siempre.
Un abrazo,
Cristina

Anónimo dijo...

Great site you've got here.. It's hard to find high-quality
writing like yours nowadays. I seriously appreciate people like you!
Take care!!
My blog ... soccer transfer news january

Anónimo dijo...

Hey There. I discovered your weblog the usage of msn.
That is a really smartly written article. I'll be sure to bookmark it and come back to read extra of your helpful info. Thank you for the post. I will definitely comeback.
Look at my web-site colonias

Anónimo dijo...

you're really a excellent webmaster. The web site loading velocity is incredible. It kind of feels that you're doing any distinctive trick.
Moreover, The contents are masterpiece. you've done a fantastic job in this topic!
My webpage pizza games for girls

Anónimo dijo...

Today, I went to the beachfront with my kids.
I found a sea shell and gave it to my 4 year old daughter and
said "You can hear the ocean if you put this to your ear." She put the shell to her ear and screamed.
There was a hermit crab inside and it pinched her ear. She never wants to go back!
LoL I know this is completely off topic but I had to tell someone!
Visit my web site ; pizza games boys online