lunes, 19 de diciembre de 2011

Una historia

Yo la recuerdo aún. Había en sus ojos
una cierta tristeza, como si todo fuera
una página escrita por un loco. Y en la fiesta
no hubiera ni licor ni cigarrillos.
Me había dicho unos minutos antes
no sé qué de un amigo que no había
acudido a la cita. Conversamos
de esas cosas que se hablan cuando nada
promete una aventura apasionante.

Era hermosa. Tal vez, como son todas
las mujeres que alguna vez hallamos
sin nombre ni país en nuestra cama.
Me contaba de libros y poemas y decía
que se encontraba mal. No conocía
al dueño de la casa. “No sé qué hago
en esta fiesta absurda”. Y sonreía.

Fumamos un cigarro, mientras alguien
cantaba a gritos, y mal, una ranchera.
Le propuse marcharnos y salimos
hasta la noche fría y a la calle.
En un bar de suburbio emborrachamos
su corazón y el mío. 
Era muy tarde para hablar y muy temprano
para llevarla, vencida, hasta la cama.
Así que nos quedamos. Y las horas 
acercaron sus labios y sus brazos.
Me llevó hasta su casa. En la cocina,
con un café cargado y el cansancio
de tantos cigarrillos, me besó muy despacio.

Amanecía.
A tropezones bajé por la escalera.
Supe entonces
que el amor nunca es como queremos,
ni siquiera remotamente se parece
a lo que alguna vez leímos en los libros.
Pero os juro que habría dado
un trozo de mi vida porque ella
me hubiera dicho: “Esperé siempre, amor,
una noche como ésta”. Pero sólo me dijo:
“Estoy cansada. Te llamo cualquier día”.

***

21 comentarios:

Isa. dijo...

Precioso el poema de este lunes. Pero me surge una cuestión, ¿entra esta historia de amor dentro de "lo que alguna vez leímos en los libros" (o poemas) y debemos esperar que nunca ocurra...?

Por cierto, me ha encantado eso de "Era muy tarde para hablar y muy temprano para llevarla, vencida, hasta la cama".

Un saludo, y que pases buena semana! :)

eigual dijo...

Puf... maravilloso poema.

Justo la dosis que necesitaba para llenarme de ilusión y energía poética y seguir en este feliz lunes.

Un abrazo.

CARMEN dijo...

Bonita historia y bonito poema.
Gracias por llenar de poesía todos los Lunes.
Un abrazo y buena semana.

LoreVero dijo...

"Conversamos
de esas cosas que se hablan cuando nada promete una aventura apasionante"...y esas son las palabras que arañan el alma...
No Amamos como queremos, sino como podemos y quizas hasta como nos dejan.
Gracias por cada Lunes, por cambiarle el color a este dia.
Miles de Besos y dias felices.

Marinero en Marte dijo...

El amor nunca es como queremos, cierto.
Lindo poema

Anónimo dijo...

(Yo también daría) un trozo de mi vida porque ella
me hubiera dicho: “Esperé siempre, amor,
una noche como ésta”. Pero sólo me dijo:
“Estoy cansada......”.
gracias por tan bellas palabras......
AF.FM

Isiss Wilde dijo...

"Pero os juro que habría dado
un trozo de mi vida porque ella
me hubiera dicho: “Esperé siempre, amor,
una noche como ésta”. Pero sólo me dijo:
“Estoy cansada. Te llamo cualquier día”...
ufff demasiado!!...senti un flashback...bello!!

Isiss Wilde dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Carlos dijo...

El poema es precioso. La vida es asi de prosaica, de dura, de dicifil.. de maravillosa cuando bajas esas escaleras, aún algo más viejo y cansado

JOAN dijo...

Que grande eres Rodolfo, como lo es también la historia q acabas de contarnos, de regalarnos! Una bonita noche de palabras, secretos y vasos que se vaciaban, aunque el final no fuera el q el tópico suplicara!

Por cierto, genial iniciativa la de la exposición que nos contaste!

Un fuerte abrazo!

Roxana dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Roxana dijo...

Este lunes tiene la pereza de los últimos días del año y que bueno leer poesía que hagan pensar en el amor, en lo que no fue o pudo ser...
Un saludo grande Rodolfo, y que viva la poesía esa apasionada nave que nos lleva lejos.

MIGUEL ANGEL dijo...

Un nuevo día, muy frío en Avila....y en el ocaso, el calor de tus poemas hacen que nos refugiemos en el hogar de la dulzura de tus palabras.
Como siempre, tus versos nos abrazan como el abrazo de un padre,y que reconforta y refugia de los miedos.
Recibo el abrazo de tus palabras, recibe tu el nuestro.

Anabella dijo...

Me encantan tus poemas porque al leerlos voy recreando en imágenes eso que me contás y siempre encuentro un rinconcito en que puedo reconocerme. Gracias!

Miguel Cobo dijo...

Seres vencidos por el tiempo, sobreviven a su derrota con el agridulce sabor de los recuerdos. Porque algún día el verbo se hizo carne y habitó entre nosotros.

Un abrazo desde el penúltimo rellano, amigo.

P dijo...

Yo nunca esperé una frase de esas, más bien me arrepiento de no haberla dicho a tiempo... Esperé siempre, amor, una noche como ésta. Por eso de ahora en adelante, me arrepentiré de lo que hago y no de lo que nunca hice. Gracias

Dcamps dijo...

Me recuerda tanto a las viejas películas de Woody Allen, sincericidas y crudas. El protagonista termina derrotado por el amor y sus verdades.

Excelente.

Un abrazo, maestro.

an dijo...

bello :)

Diego Escribano C. dijo...

Me gusta el poema.
Abrazos desde Bolivia

Hibiscus dijo...

Una maravilla. Yo daría un trozo de mi vida por tantas cosas... que moriría en un instante.
Un abrazo.

José Antonio Fernández dijo...

Muy buen poema!Y el final del mismo es muy cierto. Así es la vida.
Felices días!!