domingo, 23 de diciembre de 2012

Canción de amor


Te tiendes y me ofreces
tu carne suave. Cierras
los ojos y suspiras y me esperas.
Muy despacio
me acerco y te sonrío.
Hay un temblor pequeño
que me llega lo mismo que si fuera
un trocito de brisa.

Acaricio despacio
tu piel. Y me detengo
un instante. Esperas silenciosa
-y juraría que con algo de miedo-
que entre en ti.

Respiras lentamente. Yo te miro.
Mis manos colocadas en tu vientre.
Digo: “Ahora”.
Y clavo lentamente
la aguja. ¿Te ha dolido?,
pregunto. “Casi nada”.
Te beso con cuidado
Y tiro la inyección en la cocina.


13 comentarios:

Marinero en Marte dijo...

La dulzura del amor cotidiano. Entrañable y hermoso poema.

Antonio dijo...

No me esperaba ese final y sin embargo. me ha encantado. Abrazos Rodolfo

Suso dijo...

Transmite muy bien el amor en las cosas rutinarias del día a día, en un amor maduro, en envejecer juntos el uno en el otro.
Felices fiestas maestro.

Marisa dijo...

Cuántas cosas entraña ese “casi”.

Un abrazo.

CARMEN dijo...

Eres un amor, ademáss de un genio, Rodolfo.
Un fuerte abrazo y felices fiestas

CARMEN dijo...

Eres un amor, ademáss de un genio, Rodolfo.
Un fuerte abrazo y felices fiestas

Nerea dijo...

Felices fiesta, poeta.

Delicado amor.

Nerea.

Anónimo dijo...


Espero que tu amor esté mucho mejor y que esa ternura perdure siempre. Un ejemplo y la prueba de que realmente existe ese amor, aunque algunos no hayamos tenido la paciencia o la fuerza suficiente para conservarlo o la suerte de encontrarlo. Tal vez en el 2013. Un placer leerte como siempre. Felices fiestas Rodolfo, para ti y para los que bien te quieren y bien te siguen....

Más besos

Ana

jaime dijo...

Gracias.

Isa. dijo...

Supongo que, como tantos otros, no me esperaba ese final... pero me ha gustado, me ha gustado mucho. En tus poemas siempre das una esperanza a ese amor "que no vende tanto", al amor maduro, al del tiempo, al cotidiano, das una esperanza al siempre frente al instante, a la locura... no sé, tal vez no me haya explicado muy bien, pero me han gustado mucho tus palabras.
Un abrazo, Rodolfo y, por supuesto, ¡felices fiestas! :)

Carlos dijo...

Una vez más, hermoso. Sorprendente esta vez.
un saludo amigo

JOAN dijo...

Eres muy grande Rodolfo!

Que belleza de poema, con la cotidianidad preciosa del amor, ese amor cálido y abundante en complicidades, en detalles de la convivencia de los años.
Amar es esto; compartir el atardecer más bello en la playa más alejada, comprar juntos en el supermercado, cuidar del otro, fregar juntos los platos.

Un abrazo fuerte y buena entrada al 2013!

ana-lili.over-blog.es dijo...

¡Me llega,Rodolfo!!!,algo que se vive,pero que se puede sobrellevar con buenos cuidados y amor (un abrazo)¡Feliz 2013 para ti,tu flia y todos tus seguidores/as!!!)