lunes, 17 de diciembre de 2012

De allí vengo


Vengo, amor, de la noche, de la nostalgia vengo.
Cuando el mundo empezaba  en la cama deshecha.
Cuando el olvido era la certeza de un cuerpo
y en todo te buscaba y te encontraba en todo.

Desde el olvido donde se perdían tus labios
y era como un viento que todo lo barría
-esos labios soñados, esa carne caliente-,
que abatía los árboles y enterraba promesas.

Desde allí, de esas horas de alcohol y de mordiscos.
De teléfonos mudos y de espacios vacíos,
donde el cielo rompía en tormentas perfectas
y me sabías a esas uvas negras de otoño.

Para mirarte vengo. Como si todo fuera
la leyenda del loco al que amaste una noche.
Esa vieja palabra que jamás pronunciamos.
La verdad de no verte más allá de mis pasos.

Y, ahora cuando tengo, la partida perdida,
ya no existe más verso que no sea el fracaso
de este maldito instante en que empieza la noche
de un recuerdo que ahora está escrito con humo.

Recuérdame como eras en la noche sagrada.
Busca entre mis costillas la palabra más tuya.
Déjame que me tienda en tu costado cálido.
Y dame en esta noche el beso que áun me quema.

11 comentarios:

Arcangel sureño dijo...

Ya duerme uno de los últimos soles de primavera aquí en las antípodas. Te busco entre mis recuerdos, recordar viene del latín
re-cordis y quiere decir volver a pasar por el corazón, entonces te vuelvo a pasar por mi corazón. Entre una herida profunda, sombras en la noche, siluetas del tiempo, el mismo llanto que me hizo llorar tanto; todas mis ilusiones se funden en tu recuerdo y aquí se está cayendo el cielo. Llueve, las calles están hechas para mi, me pierdo en una esquina (la de las decepciones). Me siento sola y no quiero estar triste aunque el cielo llore. En el medio de mis sueños tu silencio me nombra...

Me inspira tanto leerlo, eso que es lunes otra vez sobre la ciudad y llueve

Besos

Marinero en Marte dijo...

Qué bonito e intenso, querido Rodolfo.
un abrazo.

CARMEN dijo...

Precioso, Rodolfo.
Siempre es un placer leer tus poemas.
Un abrazo.

CARMEN dijo...

Precioso, Rodolfo.
Siempre es un placer leer tus poemas.
Un abrazo.

jaime dijo...

Agradecido por este lunes en versos...

Isa. dijo...

Me quedo con los últimos versos. Perfecto el poema para este lunes gris, para el recuerdo de la noche sagrada y el deseo del beso que aún quema, como queman todos los besos que se anhelan.
Un abrazo!

JOAN dijo...

El recuerdo de una noche, de aquel calor, aquella boca...

Pasar por tu blog siempre es reconciliarse con la semana que está por venir!

Un abrazo fuerte

LoreVero dijo...

Por todos esos besos que aun nos queman...Gracias por ponerlos en palabras. Miles de Besos, Mi Poeta, y dias Felices!!

Carlos dijo...

Lo cierto, amigo, que hay besos que siempre queman, que quedan ardiendo siempre en ves a saber que lugar entre las costillas.
Maravilloso

Carlos dijo...

Lo cierto, amigo, que hay besos que siempre queman, que quedan ardiendo siempre en ves a saber que lugar entre las costillas.
Maravilloso

Vértigo dijo...

Que bonito.