lunes, 31 de diciembre de 2012

El bar de las canciones italianas

A Naranjita, que inspiró este poema, y a Susana, claro.


Comentaban que amaba los suburbios
-barrios bajos, decían- y esos bares
con las gentes sentadas a la puerta.
Botellines muy fríos y gramolas
con canciones italianas.

Comía cualquier cosa en una de esas tascas,
siempre solo. Y, ya de madrugada,
buscaba por las calles clubes turbios
de neón de colores y nombres de lugares
que nunca conociera.

Bailaba viejos tangos,
elegante y cansado, sin apenas
cambiar unas palabras con aquellas
mujeres de asfixiante perfume.

Cuando el sol recortaba
la ruina de los rotos edificios,
caminaba deprisa hacia la casa
y se entregaba al sueño
de otro tiempo feliz. No era difícil
verlo por esas calles. El cigarro
colgando de los labios. Y aquel gesto
apenas perceptible de saludo educado
cuando algunos vecinos se cruzaban
los pasos con los suyos.

Decían que hubo días, hace ya mucho tiempo,
en los que era un primor, cuando tenía
ese empaque que sólo permanece
en la mirada de aquellos caballeros
que gozaron
el calor de un cuerpo joven en sus manos.

Pero nadie sabía exactamente de sus años 
de juventud. Rumores de un pasado misterioso
en Orán. Y de una huida
de una prisión donde purgaba
un delito de celos y navaja.

Una noche caliente, con el cielo
abierto por las luces de una feria,
algunos aseguran que lo vieron,
el traje ensangrentado,
bailando como un tango,
con la vieja navaja entre los dedos,
enfrente de dos hombres. A su lado,
una mujer lloraba y él decía:
“La vida nunca es nada”. 

Hubo un tumulto
de cuerpos. Nadie supo
decir qué ocurrió luego. Al día siguiente
lo vimos en la puerta
de los bares de siempre
elegante y cansado. En la gramola
se escuchaban canciones italianas.

10 comentarios:

Marinero en Marte dijo...

Esto tiene cuerpo de canción y silueta de gran poema.

eigual dijo...

Genial!

Mis mejores deseos para este año nuevo que llega. Que el 2013 nos traiga tu poesía como ese bálsamo necesario.

Un abrazo!

CARMEN dijo...

Precioso poema, maestro.

Feliz año, que venga cargado de tus poesías todos los Lunes.
Un abrazo.

ANABELLA dijo...

Por un nuevo año cargado de bellos poemas y una mágica inspiración!!!! Felicidades!!!!

Isa. dijo...

Gran poema, esperemos que el 2013 sea un año cargado de poesía; en todos los sentidos posibles de la palabra.
¡Feliz año nuevo, Rodolfo!
:)

RECOMENZAR dijo...

Rodolfo me encantan tus escritos

jaime dijo...

¡Superior!. Mil gracias.

Carlos dijo...

"la vida nunca es nada".. Ya ves, sin embargo el poema está lleno de vida, repleto de todo.
un saludo amigo

Sara dijo...

A mí me enseñaron que la vida es una gran mentira. Que la vida nunca es nada también lo empiezo a intuir. Pero quedan sus poemas y con ellos las ganas de seguir escribiendo. Feliz año, Rodolfo, de corazón. Debe decirme dónde puedo conseguir algún libro de poemas que me falta...

NaranjitaHz dijo...

Gracias por tu altruismo poético. Es un regalo para las emociones.

Un beso fuerte, y espero conocerte muy pronto.