martes, 1 de octubre de 2013

Días oscuros

Días oscuros, mi amor, los que vivimos.
Perdida ya la lucha, nos dejamos
en medio de la sombra horas felices.
El hombre está perdido en la caverna,
donde la voz ausente nos persigue.

El pan de cada día y la esperanza
es un recuerdo vago de un pasado
en el que fuimos ángeles de fuego.
Para ti, para ellos, en el miedo
ocultamos la sombra. Fuimos niños.

La esperanza de nuevas primaveras
se deshace en los días del invierno.
Salgamos a la plaza, conquistemos
las calles habitadas por el sueño.
Y tú en medio de todo. Inevitable.

Por mucho que lo nieguen los diarios,
estamos junto al mar, tenemos manos
para arrancar la piedra y la palabra.
Un resplandor de auroras se perfila
en la noche amenazada de tormentas.

Que venga hasta nosotros nuevamente
el deseo de ser, la hierba fresca,
el corazón abierto hacia los otros.
No podrán con nosotros. Aún podemos
volver al paraíso y al futuro.

9 comentarios:

jaime dijo...

Hermoso. Gracias por el empujón...

Anónimo dijo...

No podrán cn nosotros. Aún podemos volver alparaíso y al futuro... qué palabras de ánimo .. gracias por tus letras..

eres el mejor ♡
sandra

Isa Motos. dijo...

El deseo de ser, eso es lo importante...

CARMEN dijo...

No podrán con nosotros... eso espero, Rodolfo.
Ya de regreso, vuelvo como siempre a tus poemas.
Un fuerte abrazo

Gabriela Garcia Sanchez dijo...

Si sus hijos cuentan todo eso en una canción que viene a mi memoria quiere decir que esos ángeles de fuego traerán nuevas auroras y limpiaran la plaza.
Saludos maestro

Sara dijo...

Saldremos a la plaza, conquistaremos calles para no dejar que el invierno paralice nuestro sueño. Saldremos, acompañados de poemas con los que seguir luchando. Abrazos, Rodolfo.

Marisa dijo...

Días de luscofusco.
No peores que los pasados
ni mejores de los que vendrán
vivir para contar
otros vivir para aprender
y, los menos, para olvidar.

Saludos

Suso dijo...

Tal vez porque estamos a tiempo, porque seguimos vivos y existimos, porque no todo está escrito, solo por eso merece la pena abrir las puertas y ventanas y seguir luchando en estos tiempos oscuros e inciertos, donde abrazarse a los versos, la música, el cine, los libros, parece hacernos mas llevadero los días grises.

Te abrazo maestro, una semana más.
Nos vemos en el camino... como siempre.

Vesper dijo...

Recién descubro con asombro tus versos, no me han podido llegar en mejor momento. Gracias por tu animo cons-(o no)-ciente.

Un saludo, muy inspirador