miércoles, 9 de octubre de 2013

De todo lo perdido

De todo lo perdido, de las cosas
que no conservo ya, me gustaría
recordar los momentos en que eras
mi única obsesión. Hace mil años.

Las palabras perdidas en la noche,
la desesperación de madrugada,
el café frío de tantos desayunos,
tus pecados y mis puntos cardinales.

El túnel de tu nombre y el espacio
donde andaban deshechas las canciones
de amor, los versos que no he escrito,
el naufragio de alcohol y cigarrillos.

La sombra entre las hojas de la parra,
tu caminar sin nadie y esos pasos
sonando en los pasillos de pensiones,
las maletas deshechas de la aurora.

De todo lo perdido en el fracaso
de los cuerpos, promesa de otros días
que jamás pronunciaste, las tabernas
del vino peleón, el sueño a solas.

La saliva del labio, el latigazo
de un pecho descubierto y esos dedos
que llamaban a urgencia y medicina
para fiebres y espejo de los ríos.

Para ya no caer en tentaciones,
para ya no vivir, para dejarme
oculto en el recuerdo para siempre
tu nombre que me mata y hoy maldigo.

3 comentarios:

Oriana Lady Strange dijo...

Algo así como: de todo lo perdido insisto en quedarme contigo.
Muy bueno!!!!
cariños...

Carlos dijo...

Un poema es bueno cuando the acerca vibrar, cuando se enreda un rato en el alma...... Y esta desde luego lo es.

CARMEN dijo...

Precioso poema.
Un abrazo bien fuerte, poeta.