lunes, 7 de enero de 2008

Una vieja lata

En una vieja caja de galletas

Despiertas mi pasado
y cierras mi presente.
Me traes voces,
nombres viejos apenas recordados,
un aroma
a cigarrillos rubios y resecos.

Me disipas las sombras y distingo
una sonrisa en medio de la niebla,
extraños ecos
del reloj de la Audiencia.

Ahora, en este mismo instante
daría cualquier cosa
porque fuera el futuro
la foto encontrada en esta caja.

18 comentarios:

CARMEN dijo...

Cortita,pero intensa.
Preciosa como todas las que escribes.
No se, pero creo que los magos de oriente te han traido este año muchos recuerdos.
Un abrazo.

Marinero en Marte dijo...

joer que ritmo de actualizar has cogido hoy. ole!
me gustan estos poemas y relatos que traen recuerdos, yo como lector egoistamente los hago míos y robo en ellos retazos que me traen a mí recuerdos propios.
muy lindo rodolfo. muy.

(la taberna la busqué esta mediodía porque ponías en otro post que para comprar el libro de 1 a 3, asi que estuve por alli a las dos y algo. Pero sólo ví un bar con un farolillo que no recuerdo el nombre y otra taberna que hacía esquina muy castiza. quizá era esa, pero yo buscaba una "taberna de tomas" y no me cuadraba ninguna. pero bueno, el libro lo buscaré en la librería y la taberna la buscaré para tomarme una caña algún día de esos que uno se pierde por las calles de latina y lavapies para poder encontrarse a uno mismo).

Anónimo dijo...

En Andalucía y más en Córdoba esa lata de la que nos hablas siempre era de Carne de membrillo.
No sabría decir que transmite más recuerdos si la lata o las fotos del interior. meriendas con pan jugando a la lima o en una excursión al campo, cuando el campo quedaba a pocos metros de donde vivíamos.

....sariTa!!!* dijo...

Una vez más he de decir que me encanta.
Un saludo.

Sonia Fides dijo...

"Ahora, en este mismo instante
daría cualquier cosa
porque fuera el futuro
la foto encontrada en esta caja.".. Un gesto valiente. Seguro que va a ser una pasada pasear por el nuevo camino poético que planteas en estos versos.

Un abrazo

Anónimo dijo...

Me encanta toda la conversación que se ha generado con sus últimos escritos, querido Sr. Serrano.

Aquí lo único que falta es que fijemos un día y una hora para que nos encontremos todos donde Tomás. ¡Por temas no nos quedamos!

Abrazos

Gabriela

Margarita dijo...

La nostalgia nos espera siempre tras los aromas y las imágenes. Hermosas palabras, como siempre, aunque he de reconocer que éstas me han humedecido los ojos. Un beso.

Anónimo dijo...

Maestro Serrano Senior:

Siempre con vuestro permiso "regio", este joven aprendiz, que tanto os admira, ha tirado de su maltrecha lira para ofrecerte unos versos...

Allá van...

Son tus sonetos, Don Serrano,
un vermú astado de melancolía,
un calcetín tierno y gastado,
un golpe añorado de ternura...

Son tus sonetos, viejo plumilla,
son de palabras que a tod@s unen,
un sol feliz enemigo de nubes, prueba superada, golpe de vida...

Son tus entradas, dúctil poeta,
una razón que alegra mañanas,
un guiño de dama en Malasaña,

un corazón noble que nos espera,
instantes con eco de audiencia,
aroma de jazmín, jardín en calma.

Antoine

Anónimo dijo...

"Vértigo, que el mundo pare..."

Eduardo Cassano dijo...

Bonito poema Rodolfo, también el soneto de Antoine.

Además, voto a favor de la propuesta de Gabriela de encontrarnos en el bar de Tomás. Yo voy a estar en Madrid el fin de semana del 19-20 de este mes. Te animo a que nos convoques a todos Rodolfo, seguro que seremos unos cuantos :)

Saludos.

yo mismo dijo...

a veces tengo miedo de otro presente, me asusta ver pasar el tiempo y no recordar... espero que eso no pase jamás. a ti no te ocurre, amigo, siempre compartes con nosotros un dulce e intenso recuerdo.

un abrazo.

Paseando por tu nube dijo...

Cuanto nos hacen vivir y revivir esas viejas cajas, yo que soy de mirar demasiado atrás aún tengo una que llevo conmigo en todas mis mudanzas, con los años ya casi ni puedo cerrarla, son muchos ya los recuerdos que me guarda.
Que bonito poema con invitación al recuerdo.
Un beso

silvana melo dijo...

Hola Rodolfo, llegué aquí a través de blogs entrañables y amigos como el de AROA. Me atrae lo que escribís; yo amo la poesía y también soy periodista. Pero en pleno ejercicio. sólo que muy pero muy lejos de tu escritorio: en el sur de los sures de América. Me va a gustar volver por aquí y te invito a visitar mis tierras del pajaro sin luz. Un abrazo enorme

Miguelton dijo...

Quién sabe. El tiempo da vueltas en redondo. Igualico que en Macondo :)

ALBERTO LÓPEZ dijo...

Me ha venido a la memoria las cajas de lata que había en casa de mi abuela. Una de mantequilla con unas vaquitas en un verde prado, una de galletas con flores y una viaja caja de zapatos que tenía en lo alto de un armario con el dibujo de un Cocker. Recuerdos en blanco y negro pero con ese aroma que pedura a través de los años.

Anónimo dijo...

"Despiertas mi pasado
y cierras mi presente"
e por tudo isso já vale a pena estar vivo...porque "a vida é feita de pequenos nadas"!

Um abraço português. Ana

Azul78 dijo...

Mi abuela, tenía una lata grande, en la que guardaba las fotos de toda la familia... según fueron pasando los años, fue ampliandose la lista de los "este no me acuerdo quien es"...

A mi siempre me gustó sacar la lata, sentarme en el sofá, y decirle "abuela, vemos las fotos?"... la cara y los ojos que ponía entonces mientras respondía que sí, no se me olvidarán en la vida...

Imagino que la echo de menos...

Un abrazo

Jor dijo...

GRACIAS RODOLFO!

Mil Gracias por esas palabras...