lunes, 30 de mayo de 2011

Treinta años, tres meses y seis días

Aunque en este cuerpo, el mismo que tú amaste
hace ya treinta años, tres meses y seis días,
me quedara el sudor de aquellas noches,
el tatuaje azul del nombre que aún me callo,
o sólo el roce suave del labio y de los dedos.

Aunque no fuera este cuerpo el triste espejo
donde se rompen calendarios y relojes
y pudiera sentir, como en los días felices,
que no hay nada que valga más que tu sonrisa,
y no hay aventura mayor que darte un beso
a escondidas de todos o en un cine.

Aunque fuera yo el mismo que era entonces,
Marlon Brando en Tetiaroa,
o Gary Cooper en Hadleyville, o si Alan Ladd
no se hubiera marchado de la granja, incluso,
aunque fuera  Don Murray
con Marilyn al lado,
y aunqnue fuera el amor eterno y suave
como lo eran tus manos al amarme.

Aunque fuera todo como entonces,
esta mañana mismo te hubiera traicionado
con la muchacha
que me mira al pasar y que se mueve
lo mismo que el pecado,
igual que te movías 
hace treinta años, tres meses y seis días.

***

21 comentarios:

SONIA FIDES dijo...

"te hubiera traicionado con la niña
que me ha mirado al pasar y que se mueve
lo mismo que el pecado"


Poner en movimiento la rutina como lo haría un número 1 del tenis desplazando al adversario a lo largo y ancho de la pista, eso es lo que haces a través de estos poco versos. Gracias y un beso súper, Rodolfo.

Soltando Letras dijo...

"Que se mueve lo mismo que el pecado", sin duda hay movimientos que hacen temblar el instante más que cualquier terremoto.

Genial poema Rodolfo, un abrazo.

Antonio dijo...

Que placer despertar, cuando una mirada de mujer nos provoca. Que placer seguir amando treinta años después. Ambas forma conviven, para el delirio de cualquiera.
Enhorabuena por tener esta forma de escribir que tienes.
Un abrazo
PD Me voy esta semana a pasear a mi guitarra y a mi soledad. Ojalá me encuentre una mirada de mujer en el camino.

eigual dijo...

Te echaba de menos Rodolfo.

Precioso y preciso poema. Un beso

CARMEN dijo...

Gracias por el precioso regalo, que es, tu poema de todos los Lunes.
Genial el de hoy.
Besos y buena semana.

José Antonio Fernández dijo...

Quien es el majo que se resiste a esa mirada, nadie.
los versos finales desbordan el poema.

LoreVero dijo...

Pues no hay caso, sigues con esa mania tuya de resacatarme de (en) los Lunes...Y no dejes de hacerlo..
Miles de Besos...y dias Felices..

paz dijo...

Enhorabuena¡¡¡
Precioso poema; me ha dado la luz en un día que se presentaba oscuro.
Un abrazo.PAz
elbauldepaz.blogspot.com

Miguel Cobo dijo...

Es un poema de cine, justo en la intersección de tus vidas sincrónica y diacrónica, en el eje de tus relaciones paradigmáticas y sintagmáticas; en la frontera, en fin, de tu Dr. Jeckyll y de tu Mr. Hyde.

Un abrazo

Anónimo dijo...

precioso
gracias

Carlos dijo...

Una vez más es una maravilla, una vez más detienes el tiempo. No sé, tal vez como se detienen un instante esas caderas, aquellas de hace treinta años, o la sde esta mañana....

Gabriela clavo y canela dijo...

Fue exacto!.

saludos cordiales.

g

Jorge Encinas Martínez dijo...

Esos amores que viven en una sola mirada, o en un movimiento igual al pecado, tan fuertes como para traicionar a otros amores de treinta años, tres meses y seis días.

Genial, como siempre.

Un abrazo

MIGUEL ANGEL dijo...

Treinta años....tres años.....da lo mismo, el sentimiento al que nos transportas a todos es sin duda el mismo que describes, y seguro a más de uno nos hace recordar... Hoy mis ojos te pueden leer con más chispa todavía. Gracias, como siempre, por que haces de la vida algo distinto, y nos aportas la felicidad que necesita el jodido lunes de cada semana. Un abrazo.

Bárbara dijo...

Me encantó.
Gracias por el regalo de cada semana, haces siempre que mi semana empiece bien, en serio, gracias de todo corazón, espero poder dartelas alguna vez en persona.
Que tengas buena semana, y que alguien alegre tu semana como tu nos las alegras a nosotros.
Un beso.

Alfonso C. Cobo Espejo dijo...

Las palabras por sí solas pueden tener sentido o no. Cuando tú las unes cobran los cinco sentidos o más. un abrazo. es un placer leerte.

jaime dijo...

Gracias.

Laura dijo...

Me puso la piel de gallina...

Isa. dijo...

Es curioso cómo, para aquello que atañe el corazón, pocas veces perdemos la cuenta. Aunque ello implique operar durante treinta años, tres meses y seis días...

Me ha gustado mucho este poema.
¡Pasa una buena semana!:)

Fernanda Barbagallo dijo...

Siempre dejándonos las sensaciones en las bocas...

Abriles dijo...

" ãho " =suspiro "ã " alma "ho" verbo ir.... suspirar en lengua guaraní es que se te vaya el alma...

es lo que provocas