miércoles, 23 de mayo de 2007

Votar

En un par de días se producirán dos acontecimientos íntimamente relacionados: se acabará la campaña electoral, por fin, y habrá que ir a votar. El primer acontecimiento es una maravilla. Dejaremos de escuchar barbaridades, de ver sonrisas, de recibir esta lluvia con bioencimas (perdona, Pablo) de promesas, absurdos, medias verdades y mentiras completas. Podremos abrir el periódico y dejar de leer lo mismo, de ver lo mismo.

El segundo acontecimiento es más peliagudo. Lejos de mí aconsejar la abstención, pero, por los sondeos, parece que se va a producir una de las mayores huidas de las urnas que se recuerdan. Votaré. Aunque me sienta cada vez más ajeno a los políticos, aunque sienta que ellos están cada día más lejos de los ciudadanos, aunque confirme, cada día, cada momentos, que los políticos forman una casta aparte, que viven su vida ajenos a los avatares de la ciudadanía.

Legislan por nosotros. Deciden qué es bueno y qué es malo. Nos marcan las fronteras. Fijan nuestros horarios. Nos señalan qué debemos comprar, beber, fumar, A quien debemos a mar y a quien debemos rezar. Pero no saben nada de nosotros y, lo peor, es que tampoco les interesa saber algo. Vivimos mundos diferentes, problemas diferentes. Amores diferentes.

Bueno. Pues, a pesar de ello, hay que votar, maldita sea. Hay que votar. Yo, al menos, iré el domingo a hacerlo. Ha costado demasiado ganar el derecho para ahora no ejercerlo.

9 comentarios:

Margarida dijo...

No hay que olvidar que estos comicios son municipales, a pesar de que los GRANDES líderes (y hasta ex-presidentes que presumen de conducir borrachos de vino)por ahí andan cizañando y apoyando candidatos como si supiesen de la realidad de cada ciudad o pueblo que visitan...se puede decir que van a figurar. Pero como decía en mi inicio, elegiremos a nuestros alcaldes y aquí, Sr Rodolfo, tengo que decir que sí son políticos más cercarnos y que si quieren, conocen perfectamente a sus vecinos y necesidades, ¡claro que yo hablo desde un pueblo! y fíjense si nuestro alcalde conoce todo cuanto he mencionado, que ha elaborado, junto con su equipo, el Plan General de Ordenación Municipal, aprobado anteayer por TODOS los grupos (sííí! incluído el PP y "otro" que se formó a causa de una escisión con los populares). Y aunque esto suene a cantonés, lo cierto, es que TIENEN la obligación de saber de los ciudadanos, de sus carencias, de sus necesidades y de buscar soluciones a sus problemas, sino, díganme: ¿para que carallo se presentan?.

Joaquina dijo...

Coincido con Margarita, la elección de los alcaldes es más cercana a la democracia que otro tipo de lecciones ya que éstos normalmente conocen de primera mano las necesidades de los ciudadanos de us municipio -en las ciudades esto es más difícil que ocurra, pero si se rodean de buenos gestores es posible conseguirlo-. Otra cosa es que algunos alcaldes pasen por alto las necesidades de sus ciudados -sociales, sanitarias, culturales, etc.- y las del municipio que gobiernan y se empeñen en proteger a los de su círculo más estrecho y en urbanizar hasta el centro de la plaza del pueblo.

txilibrin dijo...

Yooo me voy hasta Bilbao para votar allí, creo que es algo que tengo que hacer, aunque esté desencantada. Y sobre todo, por no aguantar a los etarras dando el coñazo en los colegios electorales. Pero bueno, con el DNI vasco todo solucionado :P (me rio por no llorar...)

Abril dijo...

Tienes razón, la lucha ha sido demasiado larga como para que dejemos pasar por alto el momento de levantar la voz aunque de antemano pensemos que no sirve para nada, y sin embargo, en mi ilusa e incluso infantil percepción del mundo me gusta pensar que sí tengo quien me escuche, que mi voto si que sirve para algo aunque sea para con pasitos muy pequeños ir comiendole terreno a los que tienen el dinero pero no las ideas.

VICTOR ALFARO dijo...

Amigo Rodolfo, a mi no me cuesta votar. Sobre todo cuando algunos listos dicen que "cualquier voto que no vaya al PP dará alas a ETA". Votaré. Y, al menos en Madrid, creo que tu amigo Angel Pérez tiene mi confianza. Lástima que Gallardón parezca (y sea) imbatible.
Respecto a la Comunidad, no puedo entender como en 4 años Espe-jode-lo-que-somos haya conseguido pasar de ser una pringailla a la namber güan.
Surrealista.
Abrazos grandes, maestro. Gracias por los trocitos de tu novela, por tus reflexiones, y por los retratos de tus amigos. Gracias

Eduardo Cassano dijo...

Yo, lo siento. Soy demasiado pesimsta para que la cosa cambie (ojo, he sido, proablemente, más optimista que nadie).

Opino que en España, con borrachos como Aznar, irresponsables como Rajoy (sólo pensar en el Prestige..), me duele la cabeza-

Lo cierto es que a mí, personalmente, me da absoltamente igual. Y lo digo ahora, cuando en teoría da igual quien gane. Para mí este es un deporte y debe ganar el mejor.

Que conste como tal que refejo mi dirección real.

síl dijo...

reconozco que he sido de las personas más pesadas con el tema de votar... pero, cada vez, me cuesta más defender esa opición... creo que me sigo apoyando en esto que dices de "con lo que ha costado"... pero, me siento engañada por los políticos y por el sistema... si en el fondo los que mandan son los que tienen el poder económico!!!
aún y así, iré a votar... y votaré a un partido... como son las municipales creo que debo escoger quien quiero que gobierne en mi pueblo...
lo que no sé es si votaré a algún partido en las siguientes elecciones...

buena jornada electoral :)
saludos!

sproket99 dijo...

Completamente de acuerdo. ¡Hay que votar! Y hay que votar al político en el que tengamos depositada nuestra confianza. A ver si nos levantamos el lunes con nuestro particular "Ensayo sobre la lucidez" y diciendo claro a los políticos de este pais que no somos tan estúpidos como para apoyarles en sus tejemanejes.

Gemma dijo...

Camarada Rodolfo, por fin mañana a las urnas(digo por fin porque estamos ya cansados de tanta campaña electoral). Han sido dos semanas por no decir que estamos tres años aguantando la bazofia que sale por boca de algunos políticos y que no sé si lo que pretenden es que los ciudadanos vayan a votar, o por el contrario que dejen de hacerlo. Lo que tengo claro es que como bien dices ha costado mucho como para no ejercer este derecho, aunque ya desencantados por tantas mentiras, por tantas promesas incumplidas. Soy valenciana y me da vergüenza tanto la corrupción de Fabra y cía. como la ceguera de tantos valencianos... pensar que Valencia fue capital de la República, ¿dónde estamos?En fin espero que mañana algo cambie, lo deseo porque es vergonzoso, aunque no tengo el antídoto para la ceguera que ha sumido a tantos valencianos. SALUD Y REPÚBLICA.