viernes, 20 de julio de 2007

Un retrato

Dejo unos versos para el fin de semana:

Un retrato

Siempre acababa en playas de emoción y de ausencia,

tenía el alma limpia como un niño o un pájaro

y bebía de un verso de azúcar y de lluvia.


Caminaba entre luces sabiendo que la vida

era un suspiro dentro de un viento huracanado

y que siempre podría refugiarse en la noche.


Odiaba los relojes, las guerras y los lunes.

Y en sus manos tenía los surcos y los trigos

y un pequeño unicornio descansando en su palma.


El mundo era difícil. Le dolían las lágrimas

de los niños en fotos que habían ganado el Pulitzer.

Y amaba las películas viejas en blanco y negro.


Nunca supo por qué la paz no estaba nunca

entre los pobres más pobres. Sospechaba

que alguien la había metido en las cuentas corrientes.


Y preguntó en el banco el valor de los besos

para poder pagar con ellos la tristeza.

Pero no consiguió que le dieran un crédito.


Supo entonces que todo tenía un alto precio

y que nunca sería millonario y jamás

podría extender cheques de paz a todo el mundo.

10 comentarios:

Eduardo Cassano dijo...

Precioso poema Rodolfo :)

PD: Te has enterado de la censura de El Jueves? Indignante, espero con ansía uno de tus artículos al respecto.

Saludos.

Ana dijo...

Quanta inspiração! Que bonito.
Apesar de triste, o retrato ficou lindo! Bom fim de semana.

Salva dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Salva dijo...

Rodolfo,

me alegro de haber dado con tu blog. Dicen que nunca es tarde si la dicha es buena, y está claro que tu dicha es muy buena. Me han gustado especialmente tus tres primeras estrofas. Preciosas.

"Odiaba los relojes, las guerras y los lunes."

Fíjate, como yo.

Un saludo.

Fernando dijo...

Pero como Brecht debemos esperar a los hombres que luchan toda la vida y que son los imprescindibles...soy de la teoría que conseguir las pequeñas libertades cuestan años...pero esos centimetros en un descuido se convierten en metros de perdida...abrazos.

Nuria dijo...

muy bueno.

Joaquina dijo...

Me permito la libertad -citándote como autor, eso por supuesto- de reproducir tu poema Retrato en mi blog. Me ha encantado.
Saludos,

SONIA dijo...

Rodolfo sus versos siempre tienen el aliciente para el que lee de poder aprovechar cada rincón de la vida que para ellos crea y recrea. Nada se escapa, todo posee la medida exacta del que sabe mirar y sobre todo del que tiene el poder que otorga saber hacerlo. Son versos que desfilan sobre la cuerda floja del que advierte del peligro de detenerse a mirar, pero al mismo tiempo, el oficio le proporciona el estar a salvo del abismo siempre. Mirar el dolor es peligroso pero más peligroso es no hacerlo.

Saludos y gracias por la deferencia que ha tenido al añadirme a su blog.

Gastón Martorelli dijo...

Rodolfo...

Me llamo Gastón, y te digo desde Argentina, que tu poema es excelente.
No hacía falta que yo te lo dijera, porque creo que es una obviedad tu creatividad y sensibilidad a la hora de escribir. Y eso hace, justamente, tu belleza en los escritos.

Saludos... Gastón

PD: Me gustaría, con todo respeto, que Usted, ingrese a mi humilde blog. En el mismo escribo cosas que veo de la vida, aunque no he vivido mucho (tengo 17 años). Y quiero que sepa que Usted y sus hijos son mi inspiración.

Le dejo la dirección del blog:
cuarto-menguante.blogspot.com

Espero que pase y me comente que le parece, ya que para mí sería un honor leer una crítica suya sobre lo que escribo.

Gastón Martorelli dijo...

Rodolfo...

Otra vez yo!...

Esta vez quiero agradecerte infinitamente por tu comentario... para mi significa mucho lo que has hecho.

Espero que esto no se corte, y que sigas escribiendo!

Un abrzo fuerte

Desde Buenos Aires, Argentina...

Gastón Martorelli