lunes, 16 de julio de 2007

Un soneto

Andaba cada día recogiendo la espera,

un abrazo con flores y una luna dormida

Cambiaba los besos por palabras y aromas.

Y encendía la casa cada noche en silencio.

Buscaba entre los taxis y los gatos de angora

las promesas cumplidas y la risa pequeña.

Andaba por la vida como quien va a los mares.

Moby Dick lo esperaba en océanos de tinta.

No pudo aguantar más el autobús del mundo.

Se dejaba querer en bares de amianto.

Hacía poesías como nieve del tiempo.

Un día llegó ella y las cosas se hicieron

verdad. Y por fin ya lo supo:

Que la vida es un sueño para no despertarse.

4 comentarios:

Lore dijo...

Siempre es "ella".

Un saludo Sr. Serrano, pasaba por aquí a agradecerle su visita a nuestro blog y a entrenenerme ojeando el suyo.

Un abrazo.

Gabriela dijo...

Me noqueó desde el primer verso, querido Sr. Serrano.¿Vienen más?
Besos
Gabriela

Ana dijo...

Gosto de sonetos e este é lindo.
Que tal ser musicado e cantado por Ismael? Fica a sugestão. Um beijo.

Alicia dijo...

que decir... solo oleeeeé!!! (muy "casi cordobesa" yo) un abrazo