domingo, 18 de noviembre de 2007

Gregorio

Un amigo de este blog, querido amigo, Gregorio Gordo, estuvo ayer en el programa de Tele 5, La Noria. En teoría iban a hablar de la República. Al final, terminaron hablando de la separación de los Duques de Lugo. Gregorio estaba perdido entre el hijo bastardo de Alfonso XIII, un tal don Leandro que ha tenido a bien ponerse un loock de personaje del siglo XIX y defender, con más voluntad que acierto, a su familia Los Borbones, y personajes de las tertulias del corazón, periodistas venidos a menos... y la locura.

Aquello era un desatino. El tal don Leandro, famoso por haber escrito un libro sobre su padre el rey, y defender la pureza de la sangre real (que ya me dirás cómo puede hacerlo quien se ha hecho conocido por ser hijo ilegítimo de un rey) estaba orgullosísimo de su sobrino Juan Carlos y defendía que el Rey podía hacer con el dinero que le damos todos, lo que "le diera la gana".

Con él, otros, como Jiménez Arnau, que, a través de sus comentarios jocosos y disparates que no venían a cuento, buscaba y encontraba los aplausos de un público que había ido a divertirse. Gregorio Gordo, el hombre, dirigente de IU, andaba sin saber por donde acabaría aquello. Cortó muy bien algunas bromas, pero, lo que él decía no interesaba nadie.

Insistía en lo absurdo de una Monarquía a estas alturas de la película. Pero estaba claro que lo que allí interesaba era lo del famoso divorcio temporal, el cese, o como lo quieran llamar.

No insistiré en el tema de la Monarquía.Pero sí conviene dejar constancia de lo que, al menos a mí, me parece un peligro: esta ola de intentar desprestigiar la Monarquía, desprestigiando de paso la República. El tema es muy sutil. Y da la sensación de que quienes lanzan tonterías sobre la Monarquía lo que en el fondo están haciendo es afianzándola, colocándola en una situación de victimismo que viene muy bien para ocultar el verdadero debate sobre Rey o República.

La Monarquía no tiene sentido. Pero no porque la hija del Rey se separe o porque el Rey lance un "por qué no te callas", o por que el Príncipe se haya casado con una plebeya. El debate es si es normal que en el siglo XXI debe de existir un jefe de Estado por las únicas razones de la sangre, de la herencia. Que, por cierto, tal y como han sido los reyes y Reinas de este país, vete a saber qué sangres se mezclan en sus venas.

La Monarquía merece un debate en serio. Y no vale decir que a Juan Carlos lo elegimos con la Constitución. Es cierto que en el texto nos venía la cuota de Rey. Pero ni los españoles de ahora son los de antes, ni la situación es la misma. Yo podría estar de acuerdo con la Monarquía si, cada cuatro años, eligiéramos el Rey, libre y democráticamente. Aún en el supuesto de que al Rey se le eligió en el referendum constitucional, hoy la mayoría de españoles son otros y no participaron en aquella consulta.

La verdad es que si al Rey se le eligiera cada cuatro años, no se llamaría Rey, se llamaría Presidente de la República, que es lo que gente como Gregorio Gordo, intentó explicar y no le dejaron. Un abrazo, Gregorio. Estoy seguro de que algún día, nosotros o nuestros hijos, irán a votar por un Presidente de la República. Y si no, al tiempo.

13 comentarios:

Abril dijo...

Buenos dias Rodolfo:

Es una pena que en los medios se frivolice todo y que conviertan temas de debate muy interesantes en tardes de circo, pero yo pienso que el problema reside en que siempre nos interesa mucho mas la vida de los demás que la nuestra.
Yo tambien espero poder elegir dentro de poco a un presidente de la republica cada cuatro años, y además llamarlo ciudadano presidente y no exelentisimo ni ilustrisimo, ni ningun otro "isimo" que me repatean muchisimo.
Te lo he dicho muchas veces, pero leer tu blog es lo mejor del dia, un abrazo
Hasta mañana

CARMEN dijo...

Haber si es verdad y pronto podemos decir, ¡viva la tercera republica!.
Un abrazo, siempre es un placer leer lo que escribe.

Ana dijo...

Caro Rodolfo!

Há um poema português de António Gedeão que se intitula "Lágrima de preta", que bem se poderia aplicar ao "sangue real".
Não posso falar muito sobre monarquia porque nasci já numa república (ainda que às vezes "de bananas"), mas penso que é absurdo nos tempos que correm haver reis, com a desculpa que esse sangue corre nas veias, que é a família que se prolonga...Como se não tivessemos rodos uma família. Será que as famílias miseráveis devem continuar miseráveis porque é uma herança? Como podem essas famílias (ditas reais)viver tranquilas à custa de quem trabalha vidas inteiras? O que fazem para serem tão bem vistas? Que exemplos de rigor, desempenho no trabalho, podem dar para os exigir aos outros?
Há milhares de coisas neste mundo que não fazem qualquer sentido e que por isso nos entristecem e nos enchem de raiva. Antes fossem tardes de circo, porque aí os protagonistas, de certo, são pessoas empenhadas, que nos deslumbram mas à custa do seu trabalho.
Talvez um dia haja mudanças.
Força e optimismo para seguir em frente! Boa semana de trabalho, desde esta república vizinha.
Um abraço. Ana

Javi dijo...

La verdad es que a mi parecer Gregorio no sabía muy bien donde se metía y le engañaron bien engañado.
De los errores de aprende,con eso hemos aprendido que TELECINCO = BASURA.
Un abrazo Rodolfo
-javi-

yo mismo dijo...

yo, que algo sé de este mundillo en el que empiezo, también sé que ese jordi y su programa no son buenos consejeros. de hecho, nunca se saca nada en claro de esos nidos de pájaros en los que se convierte un débate que quiere ser serio en un escenario de tal calaña y menos si aparece ese jimmy por algún sitio.

a parte de esto, en una reciente conversación referente al ¿por qué no te callas? del rey, alquien me espetó muy rotundo que habíamos elegido a su majestad en la constitución, que lo habían dicho en cuatro, y pensé que algo de razón había en aquello pero que yo, que nací mediados los 80, no había tenido nada que ver en esa votación y que ¿quién no iba a votar un texto que proclamaba las libertades y la estabilidad que durante cuarenta años no se habían tenido?, aunque lo del rey como jefe de estado fuera algo que quizá sobrase...

de nuevo vuelvo a darte la razón, rodolfo. creo que hay muchos que antes de hablar, deberían callarse, como dice tu hijo.

Margarida dijo...

¿Y dices que el programa se llama "La Noria"? (Yo es que estoy desconectada TOTAL de la tele) pero con ese título tan sugerente...¿que queréis? Ya de por sí suena a Feria total,y el simbolismo de "dar vueltas y vueltas" sin llegar a ningún lado también ya lo dice todo. EN fin, que lo siento por Gregorio, porque sé lo jodido que es intentar hablar de cosas serias y que te tomen a cachondeo. Pa la próxima ya lo sabe. Besos. (Ana, já resta pouco!!!!)

Gregorio Gordo dijo...

LLevo un rato delante del ordenador, intentando transmitir mi agradecimiento por tus palabras.Estar en medio de la pista de ese circo, con algunos de los profesionales de vivir del cuento, si ha merecido la pena por algo, ha sido por recibir tus palabras de solidaridad y afecto. Gracias Rodolfo.Imagino que algún amigo común te tuvo que contar la experiencia astral por la que iba a pasar. Eso incrementa mi agradecimiento, por que ya hay que hacer esfuerzos para asistir a tan intelectual debate, donde la testosterona, los comentarios machistas y el insulto, es lo mas inteligente que es capaz de decir, alguno de los vividores que hacen caja por esos programas. Espero al menos, que alguna persona de las que pasan o frecuentan ese programa, prestase alguna atención a lo que intentaba transmitir, con mayor o menor acierto, y le hiciese reflexionar al menos unos instantes.
Mi mas profundo agradecimiento por tus palabras y por tu amistad.
Un fuerte abrazo Rodolfo.
Salud y República.

joRdiX dijo...

Salud y república, sin duda, siempre, porque es el sistema menos malo de todos y porque es el más democrático, pero hay que escoger el foro, sino es predicar en el desierto. No vi el programa pero cuando ha dicho que el que es me puedo imaginar el circo. y lo de don Leandro, en fin, ahora le da rédito defender a quienes le negaron, en el fondo creo que la monarquía le trae al pairo, pero saca unos buenos "calerons",y como buen borbón (o sea mitad real mitad...)a vivir del cuento, y que siga rodando la noria.

Ana dijo...

Yo ví el programa y fue un poco vergonzoso cómo los contertulios "expertos en temas reales" buscaban el aplauso fácil mediante un discurso vacío y populista.
Gregorio Gordo estaba fuera de lugar en ese "debate", sus argumentos razonados chocaban frontalmente con las estupideces de un ex-franco y un borbón bastardo.
¿Qué le pasa a la gente, sólo queremos pan y circo?
Espero ser yo (y mi generación) los que votemos por nuestro futuro, a mí nadie me ha preguntado todavía si quiero ser súbdita por la gracia de dios y del caudillo.....
Salud y República

Azul78 dijo...

Hay quien no busca argumentos, porque eso hace pensar y no conviene...

Asistimos a tiempos raros, en los que ser Republicano es quemar fotos del rey ... con eso se resume todo...

En cuanto a lo de la campaña... la verdad no se quien la está orquestando, pero creo que se equivocan... radikalizar las posturas, NUNCA es la solución viable... pero en fin...

Un saludo Rodolfo

Anónimo dijo...

¡Qué le hubiera costado a Gregorio "tombolear" un poco!, también lo hizo el Rey en Santiago de Chile. De todas formas hay programas a los que no conviene ir, ni de público.
¿El tal Leandro es real o es un figurante!, si es de verdad la monarquía se ha convertido en una parada de los monstruos digna de ser conservada en una reserva de
la biosfera, ¡Dios, qué gente!

Saludos, Rafael

UB dijo...

Querido Rodolfo:

Veremos lo que ocurre cuando reine el Príncipito Valiente. Es muy simple, sólo hace tiempo...
Bueno, de momento tendremos que conformarnos con la República Independiente de Nuestra Casa.

Un abrazo tricolor.

Luisa Miñana dijo...

Yo estoy bastante cansada de que actualmente todo se aborde con un tono de frivolidad insustancial. y algunos programas hay que meterlos en la cueva y no arrimarse nunca.

En cuanto al debate del que hablas, yo lo tengo claro, pues por sensibilidad y por pensamiento me considero republicana. Aunque reconozco que cada momento histórico requiere sus equilibrios. Lo importante es saber ver cuándo ha cambiado ese tiempo histórico.

Un abrazo